Una de las hipótesis impulsa la búsqueda de Theresia sin vida

388

Francisco Raúl Figueroa, el imputado por la desaparición de la mujer estará 30 días en la cárcel de Victoria, tal como publicó EL DIARIO este martes.

 

Redacción / EL DIARIO

Este martes se realizó la audiencia de medidas de coerción, donde Fiscalía pidió 30 días en la cárcel. La defensa pública solicitó, que estuviese 15 días en el Hospital Escuela de Salud Mental, en Paraná. Investigan la participación de más involucrados. El crecimiento patrimonial que complicaría a Figueroa.

 

[email protected]

 

Francisco Raúl Figueroa, jubilado de 54 años, está imputado por la desaparición de Theresia Pinter, de 78 años. Filmaciones exhiben que es la última persona que estuvo con ella. Fue el 16 de diciembre de 2019 cuando ambos salieron de un banco de retirar 11.487 dólares de la cuenta de la mujer.

Caso Theresia Pinter: prisión preventiva para el taxista

 

El juez de Garantías N°5, Mauricio Mayer, resolvió dictar la prisión preventiva de Figueroa. La medida de coerción se ejecutará en la cárcel de Victoria por el plazo de 30 días. Figueroa, jubilado de la Municipalidad de 54 años que manejaba un remís, está imputado de los delitos de Privación ilegítima de la libertad agravada y Robo. Se le atribuye la responsabilidad de haber privado de la libertad a Theresia Pinter, de 78 años, el 16 de diciembre a las 12:50, luego de extraer 11.487 dólares de un banco ubicado en calle Monte Caseros, en Paraná. Fiscalía sostiene que tras haberla privado libertad, la llevó en el taxi y le sustrajo la suma que retiró de su cuenta bancaria, teniéndola oculta en un lugar aún no determinado. Por antecedentes de padecimientos mentales, el juez ordenó que el imputado sea abordado por profesionales de la salud.

En la audiencia de este martes con el magistrado presidiendo los actos por videoconferencia, el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull, solicitó que el imputado sea alojado en la Unidad Penal N°1 de Paraná.

Alegó que se configuran los riesgos procesales de peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación. El defensor público, Fernando Callejo, pidió que sea alojado en el Hospital Escuela de Salud Mental durante 15 días. Fundó su pedido en el informe de una psiquiatra del Cuerpo Médico Forense que tras abordar al imputado, prescribió una “posible intervención terapéutica”. Tras la decisión del juez, la defensa pidió que Figueroa sea alojado en el penal de Victoria porque tendría problemas de vieja data con internos de la Unidad Penal N°1.

Mayer, fiel a su estilo, le explicó al imputado que su decisión no consistía en una “medida de fondo” sino de una “instrumental, procesal, que se aplica para garantizar los fines del proceso” y así poder llegar a la verdad. Señaló que está acreditada a partir de la investigación de la Policía la desaparición de Pinter y que se la vio por última vez con el imputado. Consideró que la defensa planteó la duda sobre la vinculación con el hecho, pero le manifestó que había indicios que sostenían lo contrario. También, en relación a los riesgos procesales, sostuvo que hay “solidaridades que no se han establecido”, en relación a la supuesta participación de terceras personas aún no identificadas que habrían participado en el hecho.

El imputado por la desaparición de la mujer estará 30 días en la cárcel de Victoria

El juez destacó que se trata de un caso “grave, está en juego la vida de una persona, se la está buscando pero hay sospechas serias que esté fallecida”. La peor hipótesis se fundaría en que desde aquel 16 de diciembre, Pinter no ha dado señales de ningún tipo. Sus cuentas bancarias no registran movimientos, su familia de Córdoba, de donde es oriunda, no sabe nada de ella y dejó en un hotel de La Paz, donde acudía frecuentemente y se quedaba por períodos de tres meses, un bolso con una importante suma de dinero en dólares, efectivo por el que no regresó ni mandó a alguien a buscar, habida cuenta que no sacó dinero de sus cuentas bancarias y tras casi seis meses, necesitaría del efectivo para moverse y vivir. Mayer especuló que “esto nos hace sospechar que esté sin vida”.

Crecimiento patrimonial

El fiscal hizo hincapié en el “notorio e intempestivo crecimiento patrimonial (del imputado) que le permitió en poco tiempo construir una casa nueva”. Destacó que Figueroa es un jubilado municipal que manejaba un remis que “15 días después de la desaparición emprende remodelación que deja casi nueva su casa. En el barrio se comentaba la casa que se estaba haciendo y pasaban a ver los muebles, les llamaba la atención lo rápido con que se estaba realizando”.

La defensa planteó que “ayer (por el lunes) Figueroa declaró ante Fiscalía la procedencia de sus bienes, dijo que era municipal, que sufrió accidente, se incapacitó, recibe 17.000 pesos de pensión, se subió a un taxi y percibe más de 30.000 pesos por mes, logrando un ingreso de más de 50.000 por mes; también dijo que en su vida construyó tres casas”.

El fiscal consideró que sería inapropiado dictar un arresto domiciliario cuando “Fiscalía investiga si la mujer puede hallarse sin vida en alguna de esas viviendas”.