11.1 C
Paraná
martes, julio 14, 2020
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Bares y restaurantes: el movimiento de clientes es reducido

    El viernes y el sábado la municipalidad de Paraná realizó controles en los locales gastronómicos pero no se detectaron infracciones a las disposiciones de prevención y protocolo. El movimiento de clientes no fue masivo.

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

    Bares, restaurantes, pizzerías y otros establecimientos gastronómicos tuvieron su primer fin de semana de actividad luego de dos meses de cuarentena y restricciones por la pandemia de Covid19.

    La semana pasada el gobierno provincial habilitó la reapertura y dispuso un protocolo de funcionamiento que, básicamente, establece la obligatoriedad de ocupación de los locales solamente a la mitad de su capacidad habitual, distanciamiento entre las mesas y sillas, y estrictas medidas de higienes y desinfección.

    La municipalidad de Paraná realizó controles el viernes y sábado por la noche para verificar el cumplimiento de esas medidas. Según pudo saber EL DIARIO no se detectaron infracciones y en la gran mayoría de los negocios hubo un cumplimiento estricto de las normas.

    También se pudo advertir que el movimiento de gente no fue masivo y la demanda de lugares en bares y comedores fue mucho menor a la que suele haber en fines de semana de tiempos anteriores a la cuarentena. Además de la distancia entre mesas, la recomendación fue que los clientes se mantuviesen sentados en sus lugares sin deambular.

    Por otra parte, no todos los establecimientos gastronómicos abrieron sus puertas. Es que a muchos la medida de habilitar el funcionamiento los tomó de sorpresa y no estaban preparados para hacerlo. En cambio, hubo otros que ya venían trabajando con la modalidad de envío y contaban con la mercadería necesaria y los medios de funcionamiento.

    Asimismo, en algunos bares del centro manifestaron a EL DIARIO que debido al nuevo horario corrido de comercio la actividad se está centrando a media mañana y el mediodía, mientras que decae mucho a la tarde y noche. Además, el movimiento se ha visto afectado por la falta de transporte público.

    POSCUARENTENA. En diálogo con EL DIARIO, Marcelo Barsuglia de la Asociación Hotelera Gastronómica de Paraná hizo un repaso sobre el panorama con el que se encontraron en el primer fin de semana de actividad, poscuarentena.

    “No tenemos hecho un relevamiento total desde la asociación, tenemos datos de algunos lugares como Live Rock, 501, Peñón del Águila. En estos días van a empezar a abrir otros locales. La medida se dio de un momento para otro y por ahí la gente no estaba organizada como para funcionar. Hay que hacer compras, limpiar, poner en marcha la actividad. Hay muchos restaurantes que no estaban trabajando ni con delivery”, describió el empresario gastronómico.

    “El movimiento no fue demasiado multitudinario, no es que la gente salió en forma masiva a consumir. El solo hecho de que los negocios estén habilitados al 50% de su capacidad es una medida restrictiva que hay que cumplir a rajatabla. Estamos en una etapa de ver cómo funciona todo, de aplicar los protocolos. Hay que poner mucho énfasis en eso, en cuidar a los clientes, a los empleados, a cuidarnos todos”, fundamentó.

    También, Barsuglia se refirió a las nuevas medidas que se deben implementar como prevención: “Todo esto es nuevo, el hecho de que vas a un restaurante y tenés que usar alcohol en gel, son todas medidas que antes no se cumplían. Hay gente que le va a costar adaptarse a esta modalidad, que no está acostumbrada a usar barbijo y ahora la gran mayoría de la gente lo hace. Todas esas cosas son nuevas y la gente va a tener un período de adaptación”.

    Pero, entendió que en lo que respecta a los bares y comedores “no resulta complicado aplicarlas porque el personal enseguida las incorpora. En el caso de nuestro establecimiento, tenemos todos los afiches informativos sobre la aplicación del protocolo. Sobre el uso de los tapabocas, los delantales, el lavado permanente de manos que es fundamental. Lo fundamental es mantener el distanciamiento y el lavado de mano como dos temas excluyentes”, subrayó.

    Agregó además que están funcionando con el horario que se dispuso: de 7 a 23 horas. “Hay negocios que les conviene empezar más tarde, o hacer dos turnos como en el caso de los restaurantes”, aclaró.

    SITUACIÓN ECONÓMICA. Al ser consultado sobre la situación en la que se encuentran los establecimientos gastronómicos luego de tanto tiempo de inactividad, Barsuglia respondió: “Al trabajar a un 50% de la capacidad bajan a la mitad los ingresos, porque hay menos cantidad de cubiertos. Tampoco tenemos una expectativa de que vamos a trabajar en forma normal. Esto es como una aspirina para una enfermedad muy compleja. La situación es muy preocupante para la gastronomía y en lo que se refiere a la hotelería es peor. Va a ser muy difícil que vuelvan a funcionar en forma inmediata. Hoy están habilitados a trabajar con los exceptuados que vienen por trabajo o por una cuestión familiar. La situación es muy complicada. Hay hoteles que tienen muchas habitaciones y la ocupación es mínima. Es muy difícil mantener una estructura así. En gastronomía vemos con preocupación la situación porque hay una gran incertidumbre sobre hasta cuándo vamos a tener este tipo de medidas.

    Si bien poco a poco el gobierno provincial ha liberado actividades. En el caso de gastronomía, hay otras circunstancias que son agravantes como por ejemplo que no haya transporte público”.

    Finalmente, en relación a cuántas personas por mesas se permite ingresar a los establecimientos, Barsuglia manifestó: “La disposición es que se puede ingresar hasta el 50% de la capacidad del lugar. Un restaurante que tiene 200 cubiertos debe trabajar con 100. La disposición es que entre el respaldo de una silla y otra debe haber un metro y medio de distancia. La medida más importante es el distanciamiento entre la gente que está dentro del local. Y dos metros entre las mesas. Cuando la gente se sienta en una mesa tiene que tener una distancia como mínimo de un metro para que no estén codo a codo”.

     

    Bares y comedores se preparan para volver

     

     

    Lo más leído