5.6 C
Paraná
viernes, julio 3, 2020
  • Paraná
Más

    En el barrio Maccarone sueñan con un comedor comunitario

    Un centenar de residentes del barrio Maccarone recibe la merienda gracias a una red de contención que constituyeron los vecinos y la Comisión Vecinal. Lo recibido por estas personas muchas veces es la única comida a la que acceden en el día. Los voluntarios desearían ofrecer una propuesta más integral, pero necesitan del aporte de particulares y organizaciones.

     

    Valeria Robin | [email protected]

     

    La frase de la novela Los tres Mosqueteros, “todos para unos y uno para todos”, tiene su correlato en numerosos barrios de la ciudad. En sectores más tranquilos y en otros en que la inseguridad es un fenómeno más corriente, grupos de vecinos se organizan en redes para ver cómo llenar la olla y asegurarse que a nadie le falte el plato de comida, el vaso de leche por la tarde, el abrigo y la asistencia médica.

    Uno de los barrios que se ajusta a esa regla es Maccarone, en el extremo del Arroyo La Santiagueña, con el bulevar Moreno como eje vertebrador de las viviendas sencillas.

    Este sector de la ciudad, de trabajadores, empleadas, obreros y buscavidas, ya sabía lo que era vivir con lo justo y a veces con menos. Pero por la cuarentena, la pandemia ha complicado aún más las cosas.

    En efecto, tras las sucesivas extensiones de la cuarentena, y con ella el aislamiento obligatorio como forma de frenar la curva de contagio del Covid 19, la sociedad en general, y los barrios pobres en particular se vieron empujados a reorganizarse para afrontar la emergencia. En este escenario, los merenderos que funcionan en la ciudad se vieron forzados a multiplicar el trabajo, y en otros casos, fue la pandemia el empujón necesario para poner en marcha la asistencia que, por distintas razones, no se había logrado materializar hasta estos días.

    El diálogo que mantuvo EL DIARIO con el presidente de la Vecinal Barrio Maccarone, Jesús Gómez, sirvió para repasar el trabajo hecho hasta ahora y los proyectos que se enmarcan en un futuro próximo.

    “La situación del barrio es compleja porque muchos no están pudiendo salir a trabajar, por la pandemia, y la mayoría de los vecinos son albañiles o viven de trabajos informales y changas”, describió el entrevistado, antes de decir que “muchos de los puestos de frutas y verduras que se veían en el centro son administrados por personas de nuestro barrio”, informó.

    Para hacernos una idea, geográficamente el barrio Maccarone comprende ocho manzanas, ubicadas entre las arterias Simón Bolívar, Laurencena, Güemes, y Moreno. El Merendero Los Juniors, en particular, funciona en la Escuela María Reina Inmaculada, ubicada en calle Dorrego.

    Ante una consulta de EL DIARIO, Gómez expresó que “la emergencia nos ha puesto en una situación muy precaria y estamos preocupados por los que no tienen, por eso pusimos en marcha el merendero Los Juniors, para poder pasar esta situación entre todos”. En ese sentido, indicó que “son unas 60 personas que, de sábado a lunes, van retirar la leche para la familia; es decir que en total son unas 160 personas que hoy por hoy tienen al menos una copa de leche por semana gracias a la colaboración del municipio y los vecinos”.

     

    CODO A CODO

    Del relato del entrevistado se desprende que las necesidades de la Vecinal Barrio Maccarone y los demás barrios son asuntos que se resuelven en racimo. “Los vecinos de la ciudad de otras zonas también colaboran; por ejemplo, para el 25 de Mayo convocamos al Centro de Salud Selig Golding, y a la Vecinal del barrio Yatay para repartir la leche”, indicó el entrevistado.

    Más tarde Gómez indicó que “como nosotros no tenemos comedor, cuando nos traen fideo y arroz, los donamos a otros merenderos porque entre todos nos ayudamos y articulamos tareas entre vecinos y presidentes de vecinales”.

    “¿Qué sucedió con los proyectos en danza, una vez que se decretó la cuarentena?”, quiso saber EL DIARIO. “Teníamos programado dar apoyo escolar, y hacer actividades deportivas, que tuvimos que postergar para más adelante porque nos vimos obligados a parar todas las actividades”, explicó el entrevistado sin dejar de comentar que “de todas formas hemos tenido comunicación a través de videoconferencia con el director del Instituto Becario, Sebastián Bértoli, con el Secretario de Desarrollo Social de la Municipalidad, Nicolás Mathieu, y con los encargados del Centro de salud Selig Golding”.

    Ante una consulta puntual, Gómez indicó que, antes de la pandemia “habíamos tenido contacto con el Instituto del Becario para llevar al barrio, por primera vez, el programa Educando en movimiento, una propuesta que brinda apoyo escolar y actividades de educación física y recreación”. En esa línea el vecinalista aseguró que pese a las contingencias “seguimos articulando actividades con el Centro de salud y la escuela María Reina Inmaculada”. Fue entonces cuando contó que “contamos con el polideportivo de la escuela; que es grande, pero le falta iluminación; y estamos trabajando para poder hacer la colocación de iluminarias”.

     

    ALIANZAS

    Desde un tiempo a esta parte, la Corriente Clasista Combativa se ha sumado a las tareas que lleva adelante la Comisión Vecinal del barrio Maccarone, que está representada por Jesús Gómez desde septiembre de 2019. “Con la CCC estamos trabajando en conjunto; además de recibir a los vecinos que retiran la leche, salimos a repartir la merienda a los adultos mayores, casa por casa”, indicó.

    Luego agregó que dentro de los proyectos compartidos está el de “acondicionar la escuela para que cuando los chicos vuelvan a las clases tengan el aula limpia, con su dispenser de alcohol en gel en la entrada de cada aula, y los baños en condiciones”.

    Ante una inquietud periodística, Gómez también se mostró conforme con las tareas articuladas con distintas áreas municipales y las organizaciones civiles de la ciudad. “Siempre tuvimos respuesta del municipio, por ejemplo, cuando solicitamos la instalación de iluminarias, nos arreglaron postes y colocaron focos y también con la poda de árboles”.

    En un momento de la entrevista, Gómez especificó que la Secretaría de Desarrollo social de la Municipalidad les ha brindado mucha ayuda y ha orientado en la toma de decisiones. “El equipo de Nicolás Mathieu, nos está dando una gran ayuda y muchas ideas”, indicó, no sin dejar de lado que también, “el diputado provincial, Julio Solanas, está siempre a disposición para brindarnos ayuda, a través de alimentos y productos de limpieza, que hoy más que nunca necesitamos”.

    Luego agregó que, “la red Paraná Solidaria nos ayuda también y nos trae ropa, leche y comida, para los adultos mayores”.

    Fue entonces cuando consideró que, “es muy valioso que se conozca cómo es nuestro barrio, y qué características tiene nuestra población; sobre todo en estos tiempos donde los que menos tenemos hemos sido los más afectados”. En esa línea, indicó que “cuando podemos contar nuestra realidad nos sentimos valorados”.

     

    Motivación

    “En la Vecinal trabajamos por la gente que viene a retirar la leche, por los niños y los adultos mayores”, expresó el entrevistado antes de compartir una anécdota. “Una siesta estábamos preparando galletitas caseras, y se acerca al merendero una nena a preguntar si ese día se iba a repartir la leche. Le contestamos que sí, pero que faltaban dos horas, y ella nos dijo que volvería porque desde la mañana temprano que no había nada para comer en su casa”, relató Gómez antes de decir que “los casos como este son lo que nos da fuerza para no bajar los brazos, sobre todo en estos tiempos difíciles donde la necesidad es mucha y la contención es clave”.

    En otro tramo de la entrevista evaluó que “un vaso de leche puede parecer poco, pero para algunas personas es el único alimento que tienen durante el día”. Luego, añadió que entre los anhelos está el de fundar un comedor. “Ojalá tuviéramos fondos suficientes para brindar un plato de comida para que algunas personas puedan comer una o dos veces a la semana para que por lo menos no se sientan tan solos ni aislados del mundo. Deseamos poder brindar el alimento del día y la noche en un futuro próximo”.

     

    Pendientes

    Dentro de las obras que quedan por hacer el barrio, el entrevistado apuntó que la red cloacal es la más urgente. “Hemos pedido el desagote cloacal hace más de dos meses – a través de notas y llamando al 147- pero aún no hemos tenido respuestas”, contó, antes de explicar que “es la demanda que hoy por hoy tiene mayor urgencia porque se desbordan los pozos, y la situación se agrava por la presencia del dengue”. Luego añadió que, “hay vecinos con discapacidad, y personas adultas que no pueden vivir en ese ambiente porque afecta las enfermedades crónicas que tienen, como el caso de una persona que tiene un respirador en la casa”.

     

     

    Lo más leído