Merendero: «Los avioncitos del radar» necesitan ayuda

244
Los voluntarios solicitan la colaboración de la comunidad para poder sostener el merendero Los Avioncitos, en el barrio El Radar.

Desde hace dos meses en el barrio El Radar, en el sur de Paraná, los vecinos se organizan para llevar adelante un merendero, que brinda un plato de comida y una taza de leche por semana a unos 50 chicos. Los voluntarios solicitan la colaboración de la comunidad para poder sostener la iniciativa.

 

Valeria Robin/ [email protected]

 

La crisis económica y social en la que estamos inmersos, desde un tiempo a esta parte, ha generado múltiples complicaciones, impactando en los más amplios sectores en general, y en los barrios más pobres en particular. En este escenario, resultan valiosas las experiencias de vecinos que, aún sin tener un ingreso asegurado ni condiciones óptimas de vivienda, maquinan estrategias para salir adelante y, en paralelo, ayudar a su comunidad.

En efecto, diariamente nos asomamos a historias de vecinos que ofrecen sus casas y se organizan en redes para producir respuestas urgentes como la de dar de comer. Todas las historias en algo se parecen y en algo son únicas. EL DIARIO se asomó hoy a la del merendero “Los avioncitos del radar”, que funciona hace un tiempo en la zona sur de la ciudad.

La entrevista se produjo con Sheila Corvalán, una vecina que junto a su familia ha puesto la casa a disposición para recibir las donaciones y elaborar alimentos. Durante el diálogo, Corvalán dio detalles de la situación general y el desafío de conseguir insumos para paliar la emergencia.

“Es mucha la necesidad que tiene el barrio; comenzamos hace dos meses porque ya era de carácter urgente contar con algún comedor”, expresó, antes de indicar que “por el momento estamos entregando en mi casa una vez por semana comida y leche a unos 50 chicos”. Entonces, agregó que “cuando tenemos les damos galletitas y cuando no hay se hacen tortas fritas”.

Ante una consulta puntual, Corvalán comentó que “a veces recibimos donaciones de ropa, que es retirada en los días en que se da la leche. Vienen los chicos acompañados de sus padres, que ayudan a encontrar el talle adecuado”.

¿De dónde provienen los insumos para cocinar?, quiso saber EL DIARIO. “Todo es gracias a las donaciones de los vecinos y los comercios de la ciudad como carnicerías y la Parroquia Santo Domingo Savio que colabora permanentemente”, indicó. Fue en ese momento que señaló que “los comercios se muestran dispuestos a ayudar; de hecho, por medio de ellos hicimos unas tarjetitas para entregar donde figura nuestra cuenta de Facebook, un número de teléfono, y la dirección del merendero. Gracias a eso nos han contactado y hemos recibido ayuda”.

ALIANZAS

“Empezamos con el merendero por medio de Gabriel Críspulo, que es sanador y guía espiritual, una persona que conoce la realidad del barrio; un día nos preguntó si nos animábamos a colaborar con los chicos”, contó la entrevistada a EL DIARIO, quien se mostró conforme con la tarea realizada hasta ahora. Luego, añadió que no fue difícil decidir involucrarse. “Le dijimos que sí porque nos gusta ayudar, y como la necesidad es mucha ni siquiera lo dudamos. Gracias a Críspulo hemos conseguido muchas cosas”, aseguró.

CUENTA PENDIENTE

La circunstancia fue propicia para que la entrevistada aborde otra cuestión que es relevante para los vecinos. Geográficamente, el barrio El Radar está cerca de algunos puntos clave como el aeropuerto, pero las condiciones de la barriada hacen que se sientan aislados. “Estamos alejados de todo porque tenemos las calles en muy mal estado, las luces son muy pocas, aunque han arreglado algunas este año”, detalló antes de insistir en que “lo que más necesitamos es que arreglen las calles, porque no entra un camión, una ambulancia, ni un remis, por lo deterioradas que están”. En ese sentido relató que “para moverse del barrio hay que llegar hasta el Aeropuerto” y que “si no hay un vecino que te lleve hasta allí no podemos movernos, porque ni los remises pueden entrar”.

En otro tramo de la entrevista indicó que “nuestro barrio está en una zona de baldíos que rápidamente se llenan de yuyos” y que son los mismos vecinos los que desmalezan.

También contó que “hay mucha necesidad” porque no todos tienen trabajo. “Muchos niños están en estado de desnutrición y sí o sí necesitan aunque sea una comida caliente o una leche, que quizás es lo único que pueden tener en el día”, aseguró. En ese sentido, contó que “tratamos de evaluar quién necesita más y a esas personas, si podemos, les damos una bolsita con mercadería extra o más leche”.

Ante una consulta puntual de EL DIARIO, Corvalán relató que hoy por hoy ella y su pareja están sin trabajo. “Yo era empleada de la Municipalidad y quedé afuera por el cambio de gestión”, indicó. Para parar lo olla, “hacemos changas con un motocarro, que usamos para fletes. Con eso tratamos de juntar para comprar la carne y el pollo, que es lo más caro que necesitamos para poder cocinar”, precisó.

Cómo colaborar

Los interesados en realizar donaciones pueden comunicarse a través de la cuenta de Facebook “Merendero Los Avioncitos Del Radar”, o al siguiente teléfono: 343- 5302596.

Se puede colaborar con alimentos no perecederos, alimentos frescos como frutas y verduras, productos de higiene personal y limpieza, mantas, abrigos.