Bares y comedores se preparan para volver

207
“Esta situación es total y absolutamente inédita”, resaltó Hugo Permayú, referente del sindicato que agrupa a hoteleros y gastronómicos. Foto: Marcelo Miño

En los próximos días se conocerá un protocolo para la reapertura de los locales en Paraná.

 

Redacción EL DIARIO / [email protected]

Entre las medidas que se tomarán en el marco de la pandemia está reducir la ocupación al 50%, dejar dos metros de distancia entre las mesas y desinfectar luego de la atención a cada cliente. Hoy habrá una reunión entre el ministro Bahillo y los empresarios.

El ministro de Producción, Juan José Bahillo, informó que en los próximos días, previa evaluación de los protocolos respectivos, se autorizarán las actividades en gastronomía y hotelería, para que luego cada municipio en particular los pueda habilitar. Bahillo indicó que esa resolución se tomó atendiendo al pedido “tanto de los sectores de los trabajadores como las cámaras empresariales, que son las de gastronomía y hotelería”.

En cuanto a la hotelería dijo que se tomó la decisión en virtud, además del pedido del sector, de la realidad de la provincia relacionada con la actividad comercial y no turística, con los viajantes, profesionales y familias que por cuestiones de salud se trasladan a diferentes ciudades de la provincia y no tienen dónde parar.

 

En cuanto a la gastronomía señaló que también tiene que ver «con un sector importante de los trabajadores y con el ánimo de ir recomponiendo la actividad comercial y económica en la provincia”.

Por su parte, las cámaras empresariales ya elaboraron protocolos de trabajo a fin de poder habilitar cuanto antes la apertura de locales de bares, restaurantes y también hoteles.

Entre las medidas previstas está que los establecimientos trabajen con la mitad de ocupación de la capacidad habitual, con distancias establecidas entre las mesas y también las sillas, con desinfecciones periódicas luego de la ocupación de cada cliente.

En cuanto a los hoteles se prevé que se habiliten para el alojamiento de personas que tienen autorización para circular ya sea por desarrollar actividades esenciales o por motivos de fuerza mayor.

REUNIÓN. Para terminar de delinear las condiciones en que se retomarán esas actividades, el ministro Bahillo se reunirá este mediodía con representantes del sector.

“Estamos esperando el decreto y cómo va a ser la instrumentación de esa medida. Hemos presentado notas tanto a la Provincia como al Municipio pidiendo la reapertura de los bares y restaurantes con un protocolo para tal fin”, explicó a EL DIARIO Osvaldo Cabrera, titular de la Asociación de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos de Paraná.

Remarcó que luego de que el Gobierno Provincial emita el decreto correspondiente y un protocolo de trabajo, los municipios deberán sancionar una norma similar para habilitar las actividades en sus ciudades.

“Pero para empezar a abrir se necesita el decreto de la Provincia, que da vía libre a la apertura si así lo considera cada intendente”, aclaró.

Desde esa asociación ya se habían presentado notas con sugerencias para retomar la actividad: “La propuesta que enviamos en cuanto a hotelería fue trabajar con huéspedes corporativos, es decir con gente que tengan permisos de circulación y un permiso de pernocte. Son gente que está trabajando o que por problemas particulares tienen un permiso para poder circular dentro de la provincia. También, proponemos un turismo interno controlando fuertemente las fronteras provinciales. Sería, por darle un título Entre Ríos para los entrerrianos, tratando de darle un perfil turístico dentro de la provincia. Es una propuesta nuestra”.

En cuanto los bares y restaurantes el protocolo sugerido por los empresarios es el siguiente: “Se establece funcionar al 50% de la capacidad del local. Con un distanciamiento de 2 metros entre las mesas, y 1 metro y medio entre los respaldos de las sillas. Sanitización de cada mesa, silla y carta luego de cada servicio que se brinda. Va a haber personal dedicado exclusivamente a eso, sanitizando todo luego de cada comensal. Hay un proceso especial del lavado de vajilla. Va a haber alcohol en gel en cada mesa. Y luego se verá cómo va avanzando día a día. Hay otro grupos de medidas relacionadas a cuándo el cliente tiene que sacarse el barbijo a la hora de comer, la vestimenta de los mozos, de los cocineros. Los mozos andarían con máscara protectora. Hay otros puntos como que los mozos no manejarán dinero y otras medidas”, puntualizó.

Pero luego manifestó que “todavía no hay fecha cierta de apertura. Se debe esperar el decreto, pero estaríamos ya en condiciones de hacerlo. Una vez que esos requisitos se cumplan. También lo debe dar la aprobación de cada ciudad”.

EMERGENCIA.  Hoy se realizará la reunión entre los empresarios y el ministro Bahillo y se espera que luego se avance en el decreto y en la sugerencia de un protocolo.

“También vamos a pedir que se declare la emergencia del sector turístico. La emergencia es para ver la posibilidad de eximición de tasas y tributos provinciales, o reducción. Vamos a buscar a créditos a tasa 0 para ver si se puede volver a trabajar. Poner en funcionamiento nuevamente los establecimientos va a tener un costo significativo”, adelantó Cabrera.

“La idea de abrir es para ir comenzando a trabajar. El tema de rentabilidad se va a ver muy comprometido, no quiere decir que inmediatamente van a ser rentables los establecimientos.

Por eso es que se pide la emergencia del sector porque vamos a tener una reducción del funcionamiento en un 50%, vamos a ir trabajando con más costos mayores y la rotación al tener pocas mesas va a ser muy limitado. Se deberá trabajar por turnos. Todo eso lo irá marcando la dinámica y ver cómo responde la gente. Habría que ver qué reducción horario va a haber en el funcionamiento de los establecimientos gastronómicos, en qué margen de horario”, consignó después.

Cuando se le consultó sobre la situación económica y financiera en que se encuentra el sector, Cabrera describió: “Ha habido cuatro o cinco establecimientos que han cerrado y el resto se verá ahora cuando se produzca la apertura en qué posibilidades de trabajo se encuentran, porque se han acumulado muchas deudas a proveedores, tarifas, salariales. Cuando llegue el momento se va a ver quiénes pueden volver a las actividades”.

En relación al pago de sueldo a los empleados, dijo: “Con el tema sueldos se está más o menos al día. Tenemos el ATP, Asistencia al Trabajo y la Producción, que es el medio sueldo que vino desde el Estado Nacional. Hay personas que si bien se les asignaron no se los han depositado. Hay establecimientos que no lo han cobrado por fallas en el sistema, no por cuestiones del empresario”.

El sector hotelero y gastronómico es uno de los más perjudicados en la cuarentena

La municipalidad controla el cumplimiento de protocolos

Proponen reducir la tasa comercial

El concejal Maximiliano Rodriguez Paulin (PRO) presentó un proyecto de ordenanza por el cual establece una rebaja en las tasas municipales para los bares, restaurantes, gimnasios y otros establecimientos.

“En momentos como este, el Estado tiene que estar de lado de los que generan trabajo y son el motor de la ciudad. Por eso presenté un proyecto para bajar a la mitad la tasa comercial que pagan bares, restaurantes y cafeterías, gimnasios, locales comerciales y hoteles de Paraná para estar cerca y acompañarlos en este difícil momento que nos toca vivir. También propongo eximir del pago del derecho por ocupación de la vía pública a los negocios habilitados que utilicen esos espacios con fines comerciales, por lo que resta del año”, señaló el edil.

Finalmente, argumentó: “Menos impuestos son más inversiones, más negocios y más trabajos genuinos para los paranaenses. Tenemos que convocar a todos los sectores para diagramar juntos cómo restablecer la vida social, recreativa y económica en nuestra ciudad”.

La gastronomía y hotelería funcionarán con protocolos