Feria de Salta y Nogoyá: camino a los 80 años

405

EL DIARIO dialogó con Flavia Franco, directora de Ferias de la Municipalidad de Paraná.

 

Redacción EL DIARIO

En medio de la pandemia por el coronavirus, la histórica feria ubicada en la esquina de Salta y Nogoyá ofreció para la venta el tradicional locro del 25 de Mayo. Ayer se entregaron más de 200 porciones adoptando todas las medidas de prevención y evitando el congestionamiento de personas en un solo lugar.

 

[email protected]

 

Muchos paranaenses pasan todos los días por calle Salta, Nogoyá o El Plumerillo, pero pocos son los que le prestan atención a este lugar que está próximo a cumplir sus 80 años. La feria que fue fundada en 1940 bajo la presidencia municipal del Dr. Enrique Acebal pasó por buenos y no tan buenos momentos, pero siempre intentó tener como objetivo su origen popular para recibir y ofrecer mercaderías a precios accesibles a los vecinos.

En la mañana del 25 de mayo, EL DIARIO recorrió la feria, y allí pudo dialogar con Flavia Franco, directora de Ferias de la Municipalidad de Paraná, quien señaló que “la feria es un lugar muy tradicional en las fechas especiales en la ciudad y siempre ha sido un lugar de festejos en las fechas patrias. Hoy nos encontramos con el tradicional locro de la feria y venimos a recorrer para ver cómo se está llevando adelante el evento”.

VENTA DE LOCRO. Con motivo de la conmemoración de la Revolución de Mayo, este lunes se cocinaron más de 200 porciones de locro. Una de las puesteras, encargada de la venta habló con EL DIARIO y resaltó que “las ventas fueron buenas, aunque tuvimos menos gente que otros años, pero de todos modos fue buena”.

“Siempre hacemos más cantidad pero este año preparamos menos, porque al haber poca gente en la calle, no todos se acercan a comprar”, indicó la vendedora y agregó que la mayoría de las personas fue a retirar directamente la porción porque los pedidos se hicieron previamente por teléfono.

En ese sentido, la directora de Ferias explicó “nos encontramos en un contexto excepcional, pero la feria desde el primer momento al tratarse de alimentos siguió trabajando adoptando las medidas de prevención correspondiente para resguardar la salud tanto de los trabajadores del edificio como así también de los clientes”.

Durante este tiempo de cuarentena la feria se encuentra trabajando de lunes a viernes de 8 a 15 y los sábados, domingos y feriados de 8 a 13. “Tenemos abierto solamente uno de los ingresos por calle Nogoyá y hoy (por el lunes 25 de mayo) excepcionalmente abrimos calle Salta para que se puedan hacer filas por distintos lugares y que la gente que venga a retirar el locro no se aglomere con los clientes cotidianos de la feria”, señaló la responsable de las ferias municipales.

TRABAJOS. “Desde el primer momento que arrancamos con esta gestión fue prioridad la feria de Salta y Nogoyá para nosotros. Tenemos mucho por delante y estamos trabajando y viendo cuáles son las necesidades de la feria” expresó Franco y advirtió que “nos encontramos con un abandono bastante importante de lo que era el edificio y con todo el movimiento y toda la reactivación que generó la feria de noche, estamos poniéndola en un lugar de importancia y queremos revalorizar todo lo que es esta feria histórica de la ciudad”.

PUESTEROS. En la Feria se pueden observar muchos puestos que permanecen cerrados así como también otros que se encuentran vacíos. Consultada al respecto, Franco indicó que “actualmente tenemos entre 15 y 20 puesteros que están abriendo, entendiendo también que hay muchos que son grupo de riesgo y no pueden estar trabajando en este momento. En un primer momento cuando comenzó la cuarentena estaban permitidos sólo los puestos de alimentos; hoy ya están abiertos todos los rubros. Es una situación difícil para todos y lo importante es que los puesteros tienen toda la predisposición para trabajar. Hemos acordado con ellos todo lo que se ha venido haciendo en este tiempo de aislamiento social, preventivo y obligatorio porque son los que saben cómo es el funcionamiento de la feria y tuvimos una muy buena respuesta para con la gestión”.

“Estamos en un proceso de reorganización en lo que es el espacio de la feria, viendo como están administrativamente algunos locales que hoy se encuentran vacíos para poder hacer un llamado a la participación para que alguien se sume” concluyó la funcionaria municipal.

 

Camino a los 80 años

La feria de Salta y Nogoyá fue creada a principios de la década del 1940; fue la tercera feria de la ciudad ya que hasta entonces sólo existían los conocidos como mercado del “Abasto” y el del “Sud”. En uno de sus textos sobre la historia de la feria, Martín L. Quiroz señala que los memoriosos recuerdan que los fines de semana, chicas y muchachos, luego de terminar los bailes, se concentraban en esta feria para degustar los churros, acompañados por el chocolate caliente. Cuentan que en allí podía adquirirse de todo cuanto los vecinos necesitaran, incluso animales vivos de corral, como gallinas, patos y guineas.

Con el correr de los años, la feria, el lugar, sus alrededores, todo fue cambiando; los carros dejaron de venir ya que eran anticuados y despedían olores. En aquel tiempo no había gas, se utilizaba el carbón o la leña y tiempo después llegaron los tubos de gas y las garrafas anexándoles el anafe para calentar las ollas con grasa para freír.

El 20 de agosto de 1982, se llama a licitación las obras de la Feria de las calles Salta y Nogoyá, en el predio adquirido al “Independientes Bochas Club”. Esta nueva ampliación permitió la instalación de nuevos locales, consistentes en 46 puestos fijos, 31 movibles para feriantes y para la venta de carnes, embutidos, aves, verduras, pescados, funcionamiento de rotiserías, huevos, frutas, panaderías y las tradicionales churrerías. Además de prever la instalación de cámaras frigoríficas, estando la superficie de muros revestida en su totalidad por azulejos y el piso de granítico.

Sobre esta fecha tan especial para la emblemática feria de la capital provincial, la directora de ferias de la municipalidad, Flavia Franco expresó que “estamos viendo desde la Dirección de Ferias la elaboración de protocolos específicos para las ferias y poder habilitar espacios como el patio por ejemplo para poder instalar las tradicionales mesas”. La funcionaria anticipó que “vamos a ver cómo nos vamos manejando para los festejos, porque estos 80 años de la feria son importantísimos y dentro de la flexibilización que se vaya habilitando en este marco de emergencia veremos qué actividades podemos ir programando”.

La feria que siempre se renueva