El delantero transita la cuarentena entre hojas escolares de sus hijos y el curso de director técnico, a la vez que espera lo que le deparará el futuro dentro del fútbol: “Tenía pensado iniciar un emprendimiento, que sea ligado al deporte, en caso que no surja nada con el fútbol”, le dijo a EL DIARIO. Además repasó su carrera en el fútbol del exterior, de su vuelta a Atlético Paraná y de las ganas de seguir jugando. 

GABRIEL OBELAR

El último recuerdo de Gastón Sangoy en su ciudad natal fue, lamentablemente, el descenso del Torneo Federal A de Atlético Paraná en marzo del 2019. Fue en su regreso al suelo que lo vio nacer y al fútbol argentino, después de muchos años en los que vivió experiencias inolvidables, como jugar en las mejores ligas, hasta en las más inusuales como en India o Chipre.

Más de un año después, EL DIARIO dio con el experimentado delantero, que brindó toques de su jerarquía junto al Decano, más allá de la pérdida de categoría: “Es una espina que no me la puedo sacar y hasta el día de hoy me duele”, confesó desde su casa en Rincón, Santa Fe, de donde esperar mudarse a su ciudad natal el año próximo.

Su presente

Como todos los argentinos, el delantero de 35 años0 cumple con el aislamiento social, preventivo y obligatorio junto a sus hijos y lo hace entre varias carpetas de estudio: “La voy llevando bastante bien a la cuarentena, todos estamos en la misma, pero la llevamos bien con los chicos que de alguna manera son los más perjudicados con todo lo que está pasando”.

Y reconoció: “Tenía pensado iniciar un emprendimiento antes de la pandemia y gracias a Dios que no lo inicié o no lo puse al proyecto. Pero después, estudio, ya que estoy en el segundo año del curso de director técnico. Hacía un poco de todo, mientras pensaba que surgía a futuro en mis proyectos”.

Y siguió: “Es complicado porque ellos estaban acostumbrados a otro tipo de rutina, yendo al colegio, disfrutar del parque y de un momento para otro se encontraron encerrados y es duro. Trato de ayudarlos con las cosas de la escuela, hablando con compañeros y tratando de que sea lo más llevadero posible”.

De igual manera, se encuentra satisfecho frente a las respuestas de ellos: “Mis hijos entendieron muy bien la situación y lo importante que es cuidarse, el tomar distancia y son conscientes y lo entienden a la perfección”.

Más información en la edición de este martes de EL DIARIO.