14.6 C
Paraná
domingo, mayo 31, 2020
  • Paraná
Más

    El asaltante de una inmobiliaria cumplirá la condena en su casa

    Por una enfermedad hepática crónica el sentenciado cumplirá la pena en la modalidad de prisión domiciliaria con tobillera. En un segundo juicio abreviado se acordó la pena única de cinco años, comprensiva de otra que se le impuso en Rosario, en 2017.

     

    Ariel Marcelo Lezcano, alias Chelo, de 41 años, oriundo de Rosario, reconoció ayer en una audiencia de juicio abreviado que se realizó por videoconferencia, que fue coautor del violento asalto a la inmobiliaria Borgobello y Asociados, ubicada en calle Villaguay, en Paraná. El hecho ocurrió el 10 de noviembre de 2016 alrededor de las 9.

    Ayer se realizó una segunda audiencia en la que Lezcano volvió a reconocer su participación en el violento hecho que fue calificado como Robo agravado por uso de arma de fuego, como arma impropia, puesto que fue utilizada para amedrentar y provocar lesiones a culatazos. El juez de Garantías resolvió homologar el nuevo acuerdo y Lezcano cumplirá la pena de cinco años de prisión efectiva en la modalidad de arresto domiciliario con control electrónico de tobillera, modalidad que le fue otorgada porque padece una enfermedad hepática crónica.

    El 3 de mayo de 2019, se realizó la primea audiencia. Aquel día, el juez de Garantías N°5, Elvio Garzón, resolvió rechazar el acuerdo, consistente en tres años de prisión por su “profunda discrepancia” con la calificación legal en la que se suscribió el acuerdo. En la misma audiencia, resolvió prorrogar la prisión preventiva que Lezcano venía cumpliendo en una casa en Rosario, con control mediante tobillera electrónica. En esa condición llegó a la audiencia de ayer.

    Fiscalía resaltó que se trató de un hecho violento con “participación plural, al menos cuatro personas con pleno conocimiento de los intervinientes, que fueron a sustraer el dinero que sabían que estaba allí; exigieron que se abriera una caja fuerte”. Se sopesó como pruebas de la autoría el reconocimiento en rueda de personas, los informes periciales y de las cámara de video de ingreso a Paraná por el Túnel Subfluvial y el Acceso Sur.

    El nuevo acuerdo suscripto entre el fiscal coordinador, Álvaro Piérola, y el defensor Marcos Rodríguez Allende, consiste en la pena de cinco años de prisión efectiva, comprensiva de otra que le fuera impuesta por la jueza de Primera Instancia en lo Penal de Rosario, Marcela Canavesio, que el 4 de abril de 2017, le impuso dos años y seis meses de prisión por los delitos de Encubrimiento por favorecimiento real agravado por provenir de un hecho especialmente grave y Encubrimiento por receptación dolosa doblemente agravada por provenir de un hecho especialmente grave y por ánimo de lucro, y lo declaró segundo reincidente.

    Respecto a la modalidad de cumplimiento de la pena, fue un pedido de la defensa al que Fiscalía no se opuso. Será ejecutada bajo constante control.

    Actualmente Lezcano es dueño de una panadería que funciona en Rosario. Cuando el juez de Garantías le preguntó: “¿reconoce usted haber cometido el hecho delictivo que se le endilga?”, Lezcano respondió: “Sí, lo reconozco”, añadiendo que el reconocimiento lo realizó de manera libre. También manifestó: “Lo hago porque quiero; quiero terminar con todo esto”. El fiscal le exhibió por la cámara ubicada en la sala de audiencia el acta del acuerdo y Lezcano reconoció su firma: “Sí, es mi firma, la primera; está bien, es mi firma” aseguró desde la pantalla.

    El imputado llegó a la audiencia con prisión domiciliaria con tobillera y el depósito de 150.000 pesos en concepto de reparación del daño al dueño de la inmobiliaria. El dinero está secuestrado y ayer, por pedido del fiscal, se dispuso que se lo entregaran a la víctima. Piérola sostuvo que se trató de un “hecho de gravedad en el que participaron más de una persona, al menos cuatro”. Destacó la intervención del 911, que tres personas fueron víctima, de las cuales dos sufrieron golpes constatados por el Departamento Médico Forense.

    El fiscal resaltó que los testigos víctimas realizaron relato coincidente de las circunstancias del hecho, recordando que uno de ellos ve venir a un grupo de personas y “se da cuenta que les iban a robar”. En este sentido, el funcionario enumeró que “hay una cooperación, un plan común, con distintos roles” y agregó que el dueño de la inmobiliaria referenció que le sustrajeron “más de 200.000 pesos, más unos dólares” que el hombre tenía guardado en una mochila que estaba en una camioneta estacionada fuera del local. Piérola puntualizó que “los asaltantes lo sabían porque le exigieron que les entregara las llaves de la camioneta”.

    El fiscal detalló que los asaltantes huyeron en un Ford Fiesta negro, que fue abandonado en calle Villaguay. “Ese auto, que dejan y siguen la huída en otro, es de interés porque Lezcano tenía un permiso para conducirlo porque el dueño era otra persona”. Así, señaló que por las cámaras de seguridad se pudo comprobar que el auto ingresó a Paraná por el acceso sur y lo hizo en un horario cercano al momento del hecho. Se probó que el auto ingresó a Entre Ríos “por el paso del puente Victoria-Rosario y llegan a Paraná”. El fiscal añadió que “el auto tenía una huella digital reciente que indicó que Lezcano estuvo en contacto con el rodado”.

    En la audiencia se mencionó que “Lezcano estuvo fugado, fue declarado rebelde, se libró orden de captura y se lo detuvo el año pasado. Uno de las víctimas los reconoce en rueda de personas, ingresó detrás del primer grupo que entró al local. Se exhibió un arma que no fue hallada, pero fue usada para provocar lesiones. Se la usó como arma impropia, hizo a la calificación legal”.

     

     

    Lo más leído