31.7 C
Paraná
jueves, noviembre 26, 2020
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Habrá cortes programados de agua y piden racionalizar el consumo

    La profunda bajante del río Paraná provocó que la bomba del muelle 1 que provee a la planta potabilizadora de calle Ramírez no pueda continuar extrayendo agua. Aseguran que lo que produce la planta de calle Echeverría alcanza para abastecer a toda la ciudad si se hace un uso responsable.

     

    La planta de Obras Sanitarias de calle Ramírez dejó de producir agua potable debido a que la bajante del río dejó fuera de funcionamiento a la bomba del muelle 1 que la provee de agua cruda. Por otra parte, la planta de calle Echeverría continúa funcionando con normalidad y, según se aseguró desde la Municipalidad, con un caudal suficiente como para proveer de agua  potable a toda la ciudad. Aún así, se recomendó que se haga un uso racional y responsable del agua a fin de evitar mayores complicaciones.

    Según señaló el intendente Adán Bahl, se producirán cortes programados en el suministro de agua a fin de evitar desabastecimiento y serán mayormente durante la noche y en horas de más bajo consumo.

    Mientras, se espera que la apertura de las compuertas de la represa de Yaciretá eleve el nivel actual del río a unos 50 centímetros y de esa manera pueda volver a la actividad normal la bomba de extracción del muelle 1. Actualmente, la marca en el puerto de Paraná es inferior a los 14 centímetros.

    CONSUMO RESPONSABLE. “La situación actual es que la planta de Avenida Echeverría es suficiente para proveer de agua a toda la ciudad de Paraná en la medida en que tengamos un consumo solidario y responsable”, aseveró el intendente Bahl.

    Aún así, el jefe comunal reiteró las recomendaciones en cuanto a un consumo responsable durante el período en que dure esta crisis hídrica: “Quiero transmitirle a todos los ciudadanos de Paraná que en estos días cuidemos el agua como nunca porque esta situación extraordinaria hídrica del río Paraná puede fluctuar. Tenemos algún tipo de proyección de acuerdo a lo que nos han informado de la Dirección de Hidráulica de la Provincia. Los pronósticos señalan que para la semana próxima es posible que el río crezca y se sostenga durante veinte días. Eso permitirá que la bomba del muelle 1 que capta agua cruda del río vuelva a estar operativa y pueda comenzar a enviar a la planta de avenida Ramírez”, resaltó Adán Bahl.

    “Estamos trabajando para la peor de las situaciones, sosteniendo la producción de agua de calidad, sin ningún tipo de inconveniente en la planta de Echeverría con la capacidad suficiente de proveerle de agua a todos los paranaenses pero siempre en la medida que hagamos un uso responsable del agua”.

    En cuanto a algunas interrupciones en el servicio, Bahl aclaró: “Los cortes son programados, son temporarios, solamente por algunas horas. Por lo tanto si hay un consumo responsable prácticamente no se debería notar. Sí tal vez una caída de la presión pero se van a hacer especialmente durante el horario nocturno, cuando el consumo es menor. El objetivo es que se provea nuevamente el servicio, muy temprano a la mañana para que todos los tanques se puedan cargar y el servicio siga con normalidad”.

    En cuanto a las causas por las que se dan los cortes, el Intendente explicó: “¿Por qué se hacen estos cortes? Para poder llegar a abastecer los centros de distribución de agua que tenemos en distintos lugares en la ciudad de Paraná al haber salido de producción la planta de Avenida Ramírez, que está funcionando solamente como centro de distribución pero no está produciendo agua potable. Por lo tanto hay que abastecerla con la planta de Echeverría al centro de producción y distribución de Ramírez y eso genera que tiene que asistir a distintos centros de distribución y hay que ir recuperando la capacidad de impulsión del agua de la planta de Echeverría a la planta de Avenida Ramírez”.

    En ese sentido, reiteró que los cortes son “programados, muy temporarios y en la medida que cuidemos muchísimo el agua durante estos días no debería haber mayores inconvenientes”.

    PERSPECTIVAS ALENTADORAS. En cuanto al futuro, Bahl consideró que las perspectivas “son alentadoras” y que habrá que esperar algunos días para superar esta situación. “Luego habrá que ver cómo se comportan las lluvias en la cuenca alta del Paraná para que el río comience nuevamente a subir. Desde que se lleva el registro del río Paraná nunca en el mes de abril la altura del río estuvo en este nivel. Las peores perspectivas que teníamos del INA (Instituto Nacional del Agua) eran de 50 ó 52 centímetros, trabajamos para poder proveer de agua cruda la planta de Avenida Ramírez hasta 30 centímetros pero ayer llegó a 14 centímetros”.

    Con respecto a eso, indicó que la bomba de extracción de ese muelle “no se puede bajar más porque ya está tocando el dado de hormigón que obviamente está a nivel cero del río y no puede absorber agua. Por eso la planta de Avenida Ramírez no está produciendo”.

    De ahí la recomendación de “cuidar mucho el agua” que el Intendente se preocupó en reiterar.

    “En la misma situación estamos todos los intendentes de la costa del Paraná. No todas las ciudades que están en la costa del río Paraná tiene agua dulce, muchas de esas localidades tienen pozos. Estuvimos en comunicación con los intendentes de Victoria, de Villa Urquiza, de Santa Elena que sí tienen agua potable de río y todos están en la misma situación que la ciudad de Paraná”.

    El proceso es más caro

    El intendente Adán Bahl aseguró que la calidad del agua potable “está garantizada”, aunque resaltó que debido a las actuales circunstancias del río el proceso de potabilización resulta más oneroso.

    “La calidad del agua está absolutamente garantizada. Lo que sí implica una mayor inversión en el cloruro de aluminio, que es el producto químico que coagula el barro que tiene el agua cruda y hace que los sedimentos se decanten. Mensualmente, la ciudad de Paraná para potabilizar el agua solamente con ese producto está invirtiendo alrededor de 11 millones de pesos por mes. Eso ha sido un incremento mayor porque al estar el río mucho más bajo, en algunas bombas la captación ha sido un agua un poco más turbia. Pero la calidad está absolutamente garantizada. El agua de Paraná es de muy buena calidad. En ese sentido no hay ningún tipo de inconveniente”.

    Río Paraná: la bajante origina problemas en la toma de agua

    Lo más leído