La pandemia no ha detenido la solidaridad de los scouts

393
Miembros del Grupo Scout Juan XXIII, en el plan Nacional del  Voluntariado Scout.

Fieles al lema que los identifica (“siempre listos”), agrupaciones de scouts de la ciudad están distribuyendo desde el sábado pasado viandas que sirven para reforzar los almuerzos o cenas de vecinos en problemas, radicados en distintos barrios.

 

VALERIA ROBIN

[email protected]

 

Debido a la emergencia social y sanitaria, agravada por la pandemia del Covid 19, los scouts están llevando adelante un plan de tareas para preparar viandas reforzadas o cenas, con la idea de repartirlas los sábados entre vecinos de los barrios más pobres de la ciudad. La iniciativa, que corresponde al Plan Nacional de Voluntariado Scout, comenzó la semana pasada y continuará mañana.

Surgidos en 1907, los scouts son un movimiento infantil y juvenil que se propone como experiencia formativa y educativa no formal, donde se fomentan valores como la solidaridad, el compañerismo, la camaradería, el respeto por los otros, el amor por la naturaleza y por el prójimo.

En la ciudad de Paraná es larga la tradición de muchas agrupaciones que funcionan en instituciones desde hace años. La tarea de extensión que realizan tiende siempre a promover la constitución de lazos humanos.

El 9 de mayo dio inicio esta iniciativa en concreto: los Grupos Scouts Juan Pablo II, Juan XIII y Justo José de Urquiza abrieron sus brazos para atender las necesidades de diferentes comedores y merenderos. En un trabajo conjunto con la Municipalidad de Paraná, voluntarios Scouts preparan viandas que reparten los sábados.

EL DIARIO entrevistó a Santiago Kamlofsky, dirigente scout de Paraná, quien explicó el porqué de la iniciativa. “En respuesta a la emergencia sanitaria y la crisis social producto del aislamiento preventivo, se gestó la idea de que los grupos scouts entregaran viandas destinadas a niños y jóvenes. Así la asociación civil Scouts de Argentina abrió sus locales para preparar los alimentos necesarios”, indicó.

Fue entonces cuando contó que en el caso puntual de Paraná “tenemos la suerte de que la Municipalidad nos ayuda- a través de la Secretaría de Acción Social- con alimentos frescos, carnes, pan y otros insumos”, antes de decir que “el aporte se gestionó gracias a las autoridades zonales y regionales de nuestra Asociación”.

Luego añadió que, pese a los valiosos aportes, “las necesidades aumentan semana a semana, por lo que tenemos en marcha una campaña de la caja, para que nos arrimen alimentos no perecederos enlatados, o en cajas, por ejemplo, frutas en lata, tomate en caja, arvejas, lentejas, polenta, arroz, fideos, o verduras en bolsa como papas, cebolla, zanahorias, aceite, condimentos en general, y elementos de cocina como anafes, y ollas de distintos tamaño”, detalló.

Más tarde compartió que “el insumo más caro es el gas”, por lo que “el valor de una garrafa de 10 o 15 kg es para nosotros una ayuda inconmensurable”, aseguró.

 

SOLIDARIDAD

“¿Cuál es la importancia de las acciones que están llevando adelante?”, preguntó EL DIARIO. “El Scoutismo es un Movimiento Educativo, no podemos precisar un valor específicamente porque se promueve una forma de vida y de relación con los otros. Nos interesa en ese sentido el involucramiento comunitario, a partir de experiencias donde damos respuesta a aquellos hermanos que hoy están necesitados», señaló el entrevistado al indicar que en este caso puntual «los adultos buscamos dar el ejemplo», ya que del plan «no participa nadie menor de 18 años». También valoró el trabajo conjunto con entidades no gubernamentales, como la Fundación Crescer y el Rotary.

«Es un ejemplo educativo para que los más jóvenes vean que la solidaridad en acción es parte de la vida misma» reiteró. Luego hizo notar que «uno de los libros cabecera del Scoutismo ‘Roverismo hacia el éxito’ plantea que la vida tiene escollos que hay que superar; y que este tipo de acciones es un ejemplo vivo de ello». En ese sentido, el entrevistado remarcó que «es un demostración de la vigencia de estar Siempre Listo para Servir».

La entrevista también sirvió para repasar aquello que ha dicho la presidenta de Scouts, Marina Rustán, y que el entrevistado valoró. “Somos casi 75.000 miembros, reunimos en nuestras comunidades educativas a más de 200.000 argentinos y argentinas. Somos una asociación constructora de Paz y defensora de los Derechos Humanos que trabajamos día tras día por la educación social no formal de niños, niñas y jóvenes. Hoy, si bien nuestros abuelos son los más vulnerables a la pandemia, nuestros niños y niñas son siempre los más afectados por la crisis social. Con esta propuesta, más de 100 grupos scouts abren sus puertas y pondrán a disposición de sus comunidades locales, sus adultos voluntarios e infraestructuras para la elaboración de más de 10.000 viandas y meriendas, tanto en las grandes ciudades como en asentamientos rurales».

 

Entrega de raciones

Ante una consulta puntual, el entrevistado informó que “el grupo Justo José de Urquiza y otros grupos hermanos elaboran cenas en sus sedes, todos los días sábados y llevan las porciones a distintos merenderos barriales”. Ante el pedido de precisiones, expresó que “el programa tuvo comienzo el 9 de mayo, y tiene prevista una duración hasta fines de agosto, aunque tenemos previsto extenderlo en el tiempo en caso de que sea necesario”, aseguró.

En otro momento de la entrevista Kamlofsky contó que, “hasta ahora hemos preparado más de 500 porciones, y vemos que vamos a tener que considerar preparar meriendas”.