10.4 C
Paraná
martes, mayo 26, 2020
  • Nacionales
  • Política
Más

    Aislamiento obligatorio: a dos meses, evalúan otra prórroga

    El aislamiento, a partir de su vigencia, fue renovado cada 15 días por Alberto Fernández con distintas restricciones y aperturas.

     

     

    El aislamiento social obligatorio dispuesto por el gobierno nacional ante el avance del coronavirus cumplirá hoy dos meses, en momentos en que el presidente Alberto Fernández evalúa una posible extensión de las medidas de restricción, de acuerdo con la evolución de la pandemia y sus diferentes manifestaciones en las provincias, ciudades o distritos.

    El aislamiento fue anunciado el 19 de marzo, pero empezó a regir al día siguiente a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia del Poder Ejecutivo, que fue ratificado por el Senado de la Nación la semana pasada en su primera sesión de modo virtual desde la pandemia.

    La medida, inédita en el país, comenzó con la Fase 1 de aislamiento estricto y con el lema «Quedate en casa», que buscó concientizar sobre la necesidad de permanecer en los domicilios y evitar así los contagios.

    La excepción fueron los trabajadores de actividades consideradas como «esenciales», es decir las imprescindibles, que siguieron con actividad respetando protocolos de protección para evitar contagios, como en los casos del personal de salud, seguridad, recolección de residuos, transportes, medios de comunicación y la producción de alimentos.

    En esa primera fase de la cuarentena, los supermercados y farmacias abrieron en horarios reducidos, y la sugerencia para la población fue que las salidas solo se realicen en esos locales de cercanía, para evitar la aglomeración masiva de personas.

    En ese contexto, las calles de pueblos y ciudades quedaron vacías y las medidas de prevención fueron el lavado frecuente de manos, el uso de alcohol en gel y la desinfección de los productos que ingresaban a los hogares.

    El distanciamiento social, que implica la separación de un metro y medio entre personas para evitar contagios, fue la medida obligatoria que se impuso en la calle para evitar contraer la enfermedad.

    El teletrabajo y la suspensión de las clases en todos los niveles educativos contribuyeron a la ausencia en las calles de niños y estudiantes, que empezaron a recibir material educativo por canales electrónicos.

    En la Fase 2, de aislamiento administrativo de la cuarentena, la movilidad de la población pasó del 10 al 25 por ciento, se realizaron nuevas autorizaciones para reanudar actividades, y se dispuso como obligatorio para salir a la calle el uso de tapa nariz y boca, a modo de barbijo, medida dispuesta de manera progresiva en los diferentes distritos del país como nueva forma de protección que se sumó a las que ya regían desde el inicio del aislamiento.

    A mediados de abril se dispuso la Fase 3, de segmentación geográfica, en la que se permitió hasta el 50 por ciento de movilidad de las personas y hubo nuevas autorizaciones para reiniciar actividades.

    El 10 de mayo pasado, el gobierno resolvió que la ciudad y provincia de Buenos Aires permanecieran en Fase 3 a raíz del número de casos que registran y sus autoridades permitieron a los niños acompañar a sus padres en salidas breves el fin de semana.

    Esa decisión fue anunciada dos días antes, cuando el Presidente en conferencia de prensa comunicó la nueva prórroga de la cuarentena hasta el domingo 24 de este mes y sostuvo que la permanencia del AMBA en la Fase 3 de la cuarentena «no es un avance ni un retroceso, sino trabajar con seriedad, dado que el objetivo no se pudo alcanzar».

    El jefe de Estado destacó en esa oportunidad que en el análisis del total del país los contagios de coronavirus se duplican cada 25,1 días, pero advirtió que la región del AMBA todavía está lejos de ese objetivo porque concentra el 86,2 por ciento del total de casos y es donde se duplican los contagios cada 18,8 días.

    El 10 de mayo, sin embargo, varios distritos del país en los que el tiempo de duplicación de los casos fue de más de 25 días, pasaron a la Fase 4 de la cuarentena, por lo que se permitieron reanudar actividades y la movilidad de la población pasó al 75 por ciento en esos lugares.

    El aislamiento social, preventivo y obligatorio, en las fases dispuestas para cada zona según el tiempo de duplicación de los casos, finaliza el 24 de mayo, por lo que el gobierno decidirá la modalidad en que será prorrogado de acuerdo a la evolución de la pandemia.

    La cuarentena fue dispuesta el 20 de marzo y se renovó el 31 de marzo, el 12 de abril, el 27 de abril, y la última vez el 11 de mayo, hasta el domingo 24 de este mes.

    Las fases de la cuarentena según el tiempo de duplicación de los casos en cada distrito son: en la Fase 1 el tiempo de duplicación de los casos se registró en menos de 15 días; en la Fase 2, de 5 a 15 días; en la Fase 3, de 15 a 25 días; en la Fase 4, más de 25 días; y en la Fase 5, de nueva normalidad, no deben registrarse contagios.

    Kicillof y Larreta analizan un esquema de mayor control

    El gobierno bonaerense y el porteño trabajan en forma conjunta en un esquema de mayor control en los accesos y en el transporte público que conecta la provincia y la ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de prevenir picos de contagios como consecuencia del traslado de personas desde un distrito a otro.

    Así fue confirmado por el gobernador Axel Kicillof, quien además pidió «no politizar» ni buscar generar «discordia» con la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, a partir de la flexibilización de la cuarentena obligatoria dispuesta por la ciudad la semana pasada.

    En declaraciones a Canal 13, el mandatario provincial planteó que la idea en la que se está trabajando es que «entre ambas jurisdicciones sólo se movilicen los considerados trabajadores esenciales».

    «La Ciudad marchó hacia una apertura del comercio muy grande que la provincia no hizo. La mitad de los trabajadores son de la provincia, entonces la idea es que en ese ida y vuelta no haya intercambio de virus», explicó Kicillof.

    Argumentó que en la ciudad «hay más de 100 contagios cada 100 mil habitantes» y que en la provincia «esa cifra se reduce a 15» y, aunque remarcó que en Caba «hay una circulación mayor de la Covid-19», el gobernador bonaerense pidió no «politizar» ni generar «discordia» en torno a esos guarismos.

    Es que en los últimos días, intendentes del Amba habían planteado objeciones a la reapertura en la ciudad de locales comerciales por el hecho de que muchos de esos negocios tienen entre sus empleados a habitantes del conurbano, que deben transitar desde uno y otro distrito para trabajar.

    Hoy, el intendente y referente provincial del PRO, Jorge Macri, consideró que hay que evitar «tensiones de orden político» y pidió «bajar dos cambios y poner paños fríos» a eventuales diferencias entre gestiones de gobierno.

    En tanto, los jefes comunales de Vicente López, San Isidro y Tres de Febrero se manifestaron a favor de flexibilizar la cuarentena para los comercios e insistieron con que lo decidido en ese sentido por la Ciudad de Buenos Aires fue coordinado con Presidencia y con la provincia.

    Por su parte, Juan Zabaleta, a cargo de la ciudad de Hurlingham, consideró hoy que la clase política está ante un momento de «responsabilidad» y rechazó «debates que no tienen sentido», en alusión al malestar de los últimos días planteado por algunos de sus pares del Gran Buenos Aires.

    «La política tiene la obligación de cuidar la vida de los argentinos y es lo que venimos haciendo. No entiendo porqué de golpe y porrazo tenemos que dar estos debates que no tienen sentido», aseguró Zabaleta al hablar con Radio 10.

    También, el jefe de gabinete bonaerense, Carlos Bianco, aseguró hoy que no hay «necesidad» de aislar a la provincia de la ciudad de Buenos Aires y remarcó que «prima la absoluta cordura» en el vínculo entre Kicillof y Rodríguez Larreta.

    Pidió «dejar de lado las discusiones de la política chiquita y trabajar en conjunto» e insistió con que se trabaja «permanentemente» con el gobierno porteño «tanto en cuestiones sanitarias como de transporte», en declaraciones a radio La Red.

    En este marco, Kicillof volvió a rechazar la posibilidad de flexibilizar la cuarentena en su distrito y planteó que hasta ahora la única opción a analizar es el «pedido de cada intendente a autorizar el comercio sólo barrial».

    Imágenes y testimonios de una ciudad quieta por la cuarentena

    Cumplir la cuarentena es dar la batalla final contra la epidemia

     

    Lo más leído