9.8 C
Paraná
domingo, julio 5, 2020
  • Nacionales
  • Economía
Más

    Promocionan cortes de cerdo a precios accesibles

    En Paraná, son nueve los puntos de venta que participan de esta propuesta.

     

     

    REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

     

    A nivel nacional, la Cámara de Productores Porcinos (CAPPER)lanzó una campaña para ofrecer cortes porcinos a precios accesibles en todo el país.

    La campaña lanzada recientemente a nivel nacional para estimular la demanda de cortes de cerdos fue uno de los temas tratados por los dirigentes de la Cámara de Productores Porcinos de Entre Ríos (Capper) durante la reunión que mantuvieron con el ministro de Producción, Juan José Bahillo, y funcionarios de esa cartera. En el encuentro que tuvo lugar el jueves, en la Casa de Gobierno, la entidad trasmitió también cuál es la realidad que atraviesa el sector ante la pandemia por el coronavirus.

    Ante la actual coyuntura provocada por la extraordinaria situación sanitaria, la cadena de producción y comercialización de carne de cerdo está en condiciones de ofrecer chuletas de paleta y jamón a precios accesibles. En ese marco, la Provincia avaló la iniciativa, que ofrece en carnicerías de todo el territorio entrerriano cuartos traseros y delanteros de cerdo a menos de 155 pesos por kilo en góndola.

    CAMPAÑA

    Debido a la situación descripta, los productores explicaron que el sector porcino lanzó la iniciativa, junto a otras entidades provinciales y la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP), de manera que el sobrestock temporal de la carne de cerdo de calidad llegue a la mesa de la mayor cantidad de familias argentinas a precios accesibles para el público.

     

    Tal es el caso de los cortes que provienen del jamón y la paleta, que hoy en día se deberían poder conseguir en carnicerías y supermercados de todo el país, a menos de 155 pesos por kilo, cortado en chuletas, listo para cocinar ya sea a la plancha, a la parrilla o al horno.

    En un comunicado emitido por la cadena se planteó que “en un contexto de inestabilidad de precios de los alimentos, el sector porcino quiere ser parte de la solución, acercando esta propuesta a toda la sociedad porque entiende que la carne de cerdo es una alternativa rica, saludable y principalmente económica”.

    EL CONTEXTO

    En un informe que incluye el detalle de la mayoría de los sectores productivos de la economía entrerriana, la Unión Industrial había señalado “el problema de sobreoferta” de la cadena porcina “por una significativa caída de la demanda, fundamentalmente de los cortes que llegan a los frigoríficos”. Los productores están con sobrestock de madres y registran una baja importante de los precios que dificulta hacer frente a los costos, por lo que “todo el sector, incluido Entre Ríos, decidió lanzar una campaña nacional para fomentar el consumo con cortes más populares”. Precisamente, ese fue uno de los asuntos que acercó a los representantes de los productores con el funcionariado.

    En ese informe de la UIER, no solo la producción porcina aparece afectada negativamente por la pandemia; también menciona algunos rubros a los que la realidad sanitaria no los afecta. Concretamente lo que la organización plantea es que todos los sectores industriales sienten el fuerte impacto de las medidas adoptadas para frenar el virus, a pesar de que “el perfil agroindustrial morigeró la crisis en algunos rubros esenciales”.

    Siguiendo el relevamiento, si bien los establecimientos alimenticios, farmacéuticos y de packaging continuaron activos, en muchas empresas el nivel de actividad fue nulo y paulatinamente están retornando al trabajo. En este período, la mayoría priorizó recursos para pagar salarios en detrimento de otros costos fijos. También se presentaron importantes problemas financieros, con cortes en la cadena de pagos por rebote de cheques y necesidad de financiamiento, aunque no todos pudieron acceder a las líneas de crédito.

    Al realizar un análisis sobre las proyecciones en el corto y mediano plazo, las industrias entrerrianas vislumbran dificultades para reactivar sus actividades, más aún aquellos sectores que vienen de una profunda recesión. Quienes tienen alcance en el mercado externo, los desconcierta “la reconfiguración de la economía internacional”, con caída de la demanda y de los precios. Del mismo modo, se cuestiona “el atraso cambiario que comienza nuevamente a reflejar la Argentina, frente a la competitividad de otros países”.

    SECTORES ALIMENTICIOS

    Entre Ríos cuenta con importantes industrias vinculadas a la actividad primaria, que en términos generales se ven menos afectadas porque no interrumpieron su producción. De todos modos, se presentan problemáticas específicas, como puede ser en la cadena de las carnes y en las economías regionales, muchas de las cuales derivan de la misma dinámica sectorial, explica el documento en términos generales, para luego hacer un acotado diagnóstico de distintos sectores.

    La avicultura se encuentra con una oferta variada para el mercado interno, pero con una reducción de ventas en el mercado externo, ante la caída de la demanda mundial y las devaluaciones asimétricas con otros países. El pollo bajó su precio a nivel local y sostiene el nivel de ventas, con menor rentabilidad. En este escenario, estiman que comenzará a haber un sobrestock que podría acarrear problemas de producción. De todos modos, el panorama sigue siendo incierto. El huevo fresco, por su parte, registra un aumento sostenido del precio y la demanda, conforme los cambios de hábitos en cuarentena.

    La industria vinculada a la ganadería vacuna se mantiene relativamente estable, con un proceso de autorregulación que depende de los cortes locales y de exportación. Los precios se mantienen sin sobresaltos por el momento, aunque temen una baja en góndola que afecte a toda la cadena, lo que podría acarrear problemas de producción por la suba de costos. Las compras desde China vuelven a generar expectativas en el sector.

    La industria lechera sufre modificaciones en el mercado local, ante cambios en los hábitos de consumo, por selectividad de marcas y precios estables. La demanda se sostiene por leche fluida, leche en polvo y yogurt, incluso con pedidos del Estado. Además, los quesos más vendidos, por ser más baratos, son el cremoso, port salut y en barra; en tanto, los productos premium están paralizados. Por otro lado, estiman que puede haber un sobrestock en los próximos meses, que acarreará problemas de producción, por la caída de demanda también del mercado externo, sobre todo de Brasil.

    La cadena arrocera, por su parte, atraviesa una grave crisis debido a que sus indicadores están en caída desde hace varios meses, fundamentalmente por elevados costos de producción y disminución del área sembrada. En el marco del Covid-19, al igual que el trigo, escapó de la lógica del resto de los commodities y no retrocedió en el precio internacional. En términos de exportación la demanda estuvo sostenida y hubo una importante demanda interna en góndola.

    La citricultura en tanto, sigue con dificultades propias del sector, aunque con mejoras en términos de precios y exportaciones, lo que mejora las proyecciones. De todas formas, a las economías regionales les es común el impacto de los gastos de energía, la presión fiscal y de la mano de obra intensiva.

    Los extremos

    Dentro de los considerados esenciales están los laboratorios, muchos de los cuales continuaron con su nivel de producción. Incluso, estos establecimientos readaptaron sus procesos para dar respuesta a la demanda que genera el mismo Estado, para garantizar insumos básicos como alcohol en gel y medicamentos de primera necesidad.

    La industria del packaging, de la papelería y el cartón también pudieron trabajar durante este período, con niveles aceptables, por estar vinculados directamente a la provisión de insumos para otros rubros esenciales.

    Por su parte, la industria maderera siente el impacto negativo por la importante caída de la demanda, sobre todo ante la paralización de la construcción. Del mismo modo, las industrias mineras. Y hubo empresas industriales como fábricas de aberturas, de insumos de acero y materiales para baño y cocina, entre otras, directamente paralizadas.

    Sin embargo, la metalúrgica vinculada a la fabricación de remolques y maquinaria agrícola trabaja con niveles aceptables, ante una demanda relativamente sostenida. De todos modos, enfrentan problemas de precios a la baja que complican la ecuación frente a los costos, además de tener severos problemas de financiación.

     

    Lo más leído