5.3 C
Paraná
jueves, julio 2, 2020
  • Internacionales
Más

    Estados Unidos: alarma por la invasión de un insecto muy dañino

    Estos insectos de gran tamaño pueden decapitar abejas y matar a los humanos. Los científicos buscan evitar que se reproduzcan para que no se instalen definitivamente en la zona.

    El departamento de Agricultura del Estado de Washington, en los Estados Unidos, emitió una alerta por la invasión de “avispones asesinos asiáticos”, cuyo nombre científico es Vespa mandarinia, que tienen la capacidad de decapitar a las abejas y matar a los humanos, al contar con una peligrosa neurotoxina en su aguijón.

    Como si la pandemia de coronavirus no fuera suficiente dolor de cabeza, las autoridades estadounidenses se mostraron muy preocupadas por la presencia de este insecto. Los científicos locales todavía no entienden cómo estos avispones nativos de Asia pudieron llegar allí. Una posibilidad es en el transporte internacional, tanto aéreo como marítimo; aunque advierten que podrían haber sido llevados de forma deliberada por el hombre.

    Estos insectos miden alrededor de cinco centímetros y son nativos de climas templados y tropicales en el este de Asia, donde matan alrededor de 50 personas al año, según datos del New York Times.

    “Atacan colmenas de abejas melíferas, matan abejas adultas y devoran larvas y pupas de abejas, mientras defienden agresivamente la colonia ocupada”, explicó a los medios locales Seth Truscott, de la Facultad de Ciencias Agrícolas, Humanas y de Recursos Naturales de la Universidad Estatal de Washington.

    Y agregó: “Sus picaduras son grandes y dolorosas, con una potente neurotoxina. Múltiples picaduras pueden matar humanos, incluso si no son alérgicos”. En las personas, puede llegar a causar paros cardíacos y shocks anafilácticos.

    “Son como una caricatura de monstruo con esta enorme cara de color amarillo anaranjado”, destacó Susan Cobey, criadora de abejas del Departamento de Entomología del Estado de Washington.

    Si la especie logra establecerse, podría cambiar para siempre el ecosistema local y afectar notablemente a las poblaciones de abejas, a las que atacan para alimentar a sus crías. Según explican los expertos, pueden usar sus mandíbulas con forma de aletas de tiburón para eliminar una colmena en cuestión de horas.

    En noviembre pasado, un apicultor de la zona contó que encontró miles de sus abejas decapitadas. “No podía entender lo que podría haber hecho eso”, explicó shockeado.

    Ahora, los entomólogos locales (expertos en el estudio de insectos) están buscando a gran escala a estos avispones, para evitar que se reproduzcan y se instalen definitivamente en los Estados Unidos.

    “Esta es nuestra ventana para evitar que se establezcan”, aseguró Chris Looney, entomólogo del Departamento de Agricultura del Estado de Washington, en diálogo con los medios locales. Y explicó que si no logran su cometido en los próximos años “probablemente no se pueda hacer”.

    Looney contó que ya colocó varias trampas caseras colgadas de los árboles en la zona en la que fueron vistas para tratar de acabar con estos feroces insectos.

    Estos insectos fueron vistos también en Canadá, concretamente a White Rock, a unos 16 kilómetros de los avistamientos de Washington.

    Conrad Bérubé es apicultor y le contó al diario New York Times que recientemente fue atacado por un enjambre de estos “avispones asesinos” en la isla de Vancouver. Para él la experiencia “fue como si me clavaran chinches al rojo vivo en la carne”.

    Lo más leído