15.6 C
Paraná
martes, mayo 26, 2020
  • Política
  • Economía
Más

    Las provincias ante una complicada situación

    Una serie de factores provocados por el impacto económico de la pandemia del coronavirus a nivel mundial, pone en serio riesgo la estabilidad de las cuentas públicas provinciales que ya venían haciendo frente a situaciones sociales delicadas y a ingresos que estaban lejos de ser los ideales.

     

    REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

     

    En el régimen institucional argentino, las jurisdicciones provinciales están siempre en la palestra, prologan los investigadores Leandro Rodríguez y Gabriel Weidmann, antes de referir que “cualquiera sea el momento del ciclo económico, deben garantizar la prestación de servicios intensivos en mano de obra (salud, educación, seguridad, justicia y administración) y responder a las demandas sociales”. Para los docentes de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNER, tener que afrontar esta situación “les resta flexibilidad para ajustarse a los vaivenes económicos, en especial en la fase recesiva del ciclo, aun cuando hayan seguido políticas fiscales prudentes”, afirmación que sustentan más allá de que advierten que “las realidades son diferentes en función del nivel de ingresos de la jurisdicción, la historia fiscal, los compromisos asumidos, significativamente, si han conservado las cajas provisionales”, entre otros factores.

    Para Rodríguez y Weidmann hay dos razones que confluyen. “Primero, porque los gastos provinciales suelen ser menos sensibles al ciclo económico que los ingresos, lo que dificulta el tránsito en las recesiones”, definen al explicar que “en la crisis 1999/2002, cuando el PBI cayó casi un 20%, los ingresos tributarios de las provincias disminuyeron el doble de lo que se redujo la masa de remuneraciones reales”. Recuerdan los especialistas que “el estrangulamiento consecuente en las cuentas provinciales de aquellos años derivó en la conocida emisión de cuasi-monedas en 15 provincias”.

    Tablas y gráficos (cuentas provinciales)

    MAYOR COBERTURA

    La segunda razón sobre la que llaman la atención refiere a que “justamente es en los períodos recesivos donde una mayor cantidad de gente –los más vulnerables– reclama asistencia pública de diverso tipo, mientras los estados provinciales carecen de fuentes adicionales de recursos a las que recurrir dada la caída en el nivel de actividad”.

    El trabajo titulado “¿No será mucho? Estancamiento, recesión y coronavirus: la crisis en los ingresos públicos provinciales”, se dejan constancia de “este año 2020 trae reminiscencias –parciales y con nuevos ingredientes–, de la debacle de los ‘90”. Luego, detallan. “Argentina viene de una larga etapa de estancamiento (2012- 2017), que se tornó en una lisa y llana recesión 2018/19 (el PBI cayó casi un 5%)”, manifiestan, al añadir que “a tal circunstancia, de por sí problemática, se agrega la crítica coyuntura de la pandemia en 2020, con la paralización de la mayor parte de la actividad económica: un combo verdaderamente explosivo”.

    En ese escenario, los autores señalan que “se comprenden las declaraciones de Omar Perotti, gobernador de Santa Fe –provincia rica, si las hay–, quien no descartó la emisión de bonos provinciales, y de Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba, quien adelantó el lanzamiento de un bono transferible para cancelar deuda con proveedores del Estado”.

    El trabajo en cuestión es el Informe de coyuntura Nº 30, dedicado a las finanzas provinciales, producido desde el Centro Interdisciplinario de Estudios de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNER, un espacio académico de análisis e investigación. El espacio es sostenido por un equipo de expertos y abarca diversas áreas de la actividad económica.

    Basándose en información proporcionada por la Secretaría de Hacienda del Gobierno Nacional, el Instituto Nacional de Estadística y Censos y los ministerios de Economía de Gobiernos provinciales, el relevamiento avanza en otras consideraciones valiosas. “Por su parte, tomando la evolución de los ingresos tributarios provinciales totales para el período (2018-2020), encontramos un patrón muy similar al evidenciado en el Gráfico N° 1, que refiere a los ingresos de recaudación nacional del conjunto de las jurisdicciones”, advierten, no sin acotar que “en efecto, el Gráfico N° 2 expuesto a continuación muestra el descenso de la capacidad adquisitiva de los ingresos provinciales, en este caso de Córdoba y Entre Ríos (provincias que publicaron la recaudación propia hasta marzo 2020)”.

     

    GASTOS CONTROLADOS

    Para Rodríguez y Weidmann, “esta situación de caída en los recursos reales se da en un escenario en el cual ni Córdoba ni Entre Ríos incrementaron sustantivamente sus plantas de personal (al menos según las leyes de presupuesto 2018-2020)”. Explican entonces que “de hecho, en Entre Ríos la planta de cargos se fijó en 65.740 en la ley de presupuesto 2018 (Ley 10.531) y en 65.828 en la ley 2020 (Ley 10.754), sin que hayan aumentado tampoco las horas cátedras o el personal transitorio”.

    ¿Qué se puede esperar? “En este escenario, la perspectiva de la actividad económica del país (y del mundo) son sombrías, y se plantean escenarios de fuerte caída del nivel de actividad”, plantean. “El impacto en el país en primer lugar se identificó rápidamente en el comercio exterior, tanto por una caída de las exportaciones (menor nivel de actividad económica de socios comerciales como China) así como menores precios internacionales de los principales productos que Argentina vende al exterior”, describen. “Pero rápidamente se traslada con su propia dinámica interna, a través de la restricción a la circulación por la cuarentena, generando contracciones tanto en los niveles de demanda como de oferta, complejizando el difícil panorama económico del país”; reparan.

    Para los investigadores “si bien las perspectivas mundiales son muy dispares, tanto respecto a la magnitud del impacto como de su duración, todas prevén que el año 2020 presentará una fuerte recesión mundial”.

    Luego, expresan que “en este sentido, Argentina se enfrenta a un proceso de contracción económica muy fuerte”, que “la expansión de la Gripe A en el año 2009, en un contexto de crisis financiera internacional, provocó una caída en el tercer trimestre 2009 del orden del 6%, con una serie de medidas sanitarias muchos más laxas” y que “en la actual situación pareciera ser significativamente peor a aquella, tanto por la magnitud del fenómeno en si mismo, como la coyuntura económica en la que se encuentra el país”.

    Es entonces cuando manifiestan que “así, las finanzas provinciales se encuentran en el desafío de enfrentar esta situación, dando respuesta a las consecuencias sociales de la crisis económica, pero con recursos financieros que se desvalorizan con el proceso inflacionario, y se desploman con la caída de la actividad económica”.

     

    FINAL ABIERTO

    Más adelante, producen una serie de aportes de interés, en un apartado que bien podría denominarse “conclusiones”. Dicen, por ejemplo, que “los momentos recesivos del ciclo económico –muy frecuentes en la Argentina– enfrentan a las provincias con una situación de estrés financiero y conflictividad social creciente”.

    También sostienen que “en un escenario de pérdida de recursos en términos reales, las jurisdicciones sub-nacionales deben mantener la prestación de servicios públicos intensivos en mano de obra (salud, educación, seguridad, justicia, etc.), al tiempo que se ven en la necesidad de responder a mayores demandas sociales producto justamente de la crisis”. Sin embargo, carecen de fuentes de ingresos adicionales a las cuales recurrir en el marco de la caída del nivel de actividad, lo que provoca tensiones financieras, económicas y sociales, resueltas en formas diversas en cada jurisdicción. “La cuestión de fondo que subyace aquí, como plantea el Dr. Ignacio Trucco, es la necesidad de investigar la federalización de las instituciones económicas soberanas, entre ellas las políticas del BCRA, de modo que el marco institucional facilite una mayor flexibilidad en el manejo del ciclo para las provincias y se eviten las dificultades de gobernabilidad”, proponen, al añadir que la solicitud tiene sentido aún en momentos de crisis y sin perjuicio “de la necesaria responsabilidad fiscal de las jurisdicciones provinciales en las situaciones de normalidad”.

     

    Tablas y Gráficos

     

     

    Lo más leído