El pago de sueldos preocupa a los medianos comerciantes

215
“Estamos a la espera de lo que sería un decreto que sin salir de la cuarentena nos permita poner en funcionamiento algunas de las actividades”, indicó Daniel Ruberto a EL DIARIO.

Desde hace algunos días, medianos empresarios del comercio de Paraná se muestran muy preocupados durante por lo difícil que es poder sostener una estructura de trabajo con alquileres, impuestos y empleados. La mano de obra es uno de los puntos fundamentales que desean mantener, por lo que la mayoría esta acreditando los sueldos, pero crece la preocupación sobre qué va a pasar el próximo mes.

 

REDACCIÓN EL DIARIO/ [email protected]

 

El secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio, Daniel Ruberto, habló con EL DIARIO sobre la difícil situación que atraviesan los empleados durante estos días, muchos con temor a no percibir sus sueldos. “Sabemos que algunos trabajadores ya tienen depositado el 50% de sus sueldos, otros hasta el 70% y a otros, todavía no le depositaron, pero el empleador ya les avisó que lo hará en las próximas horas”, explicó Ruberto.

La situación es que la mayoría de los empleadores todavía no abonó los sueldos, teniendo en cuenta que ya se cumplió el cuarto día hábil del mes para poder efectuar los pagos dentro del período legal. La preocupación de los empresarios es cómo hacer para pagar los sueldos sin tener ingresos.

“El panorama es muy complejo porque ya veníamos con problemas de recesión en algunos rubros. Hay una cadena de electrodomésticos que venía con grandes problemas; excepto Ribeiro –que cerró– el resto más o menos se mantienen, pero con achique de personal y grandes deudas como es el caso de Garbarino y El Entrerriano, ahora la cuarentena les puso el broche final. Son rubros que venían vendiendo casi nada y los compromisos con los impuestos y alquileres se siguen generando y ni hablar con los trabajadores”, señaló el referente del Sindicato de Empleados de Comercio.

Por otra parte sobre distintos rumores en algunas empresas que no iban a poder llegar a pagar los sueldos, Ruberto indicó que “muchas empresas de servicios que no trabajaron durante estos días replicaron eso sobre sus empleados por lo que se generó una especie de temor, pero se hicieron gestiones para que puedan cobrar. La realidad es que hasta ahora no tenemos denuncias. Problemas hay y temores más todavía”, reflexionó el sindicalista.

DIFERENCIAS.  Claramente no es igual ni parecida la situación que atraviesa un comerciante del microcentro de Paraná con aquellos que tienen grandes cadenas e incluso con bajas ventas siguen trabajando. “Las grandes cadenas tienen espaldas, pero el 85% de nuestra masa de trabajadores está en la pequeña empresa que tiene como máximo cinco trabajadores cada una de ellas”, indicó.

ALTERNATIVAS. En la zona céntrica de la Paraná se encuentra la mayoría de empleadores con la preocupación durante estos días por no poder trabajar. Marcelo Ruggeri, integrante de la Cámara de Comerciantes del Microcentro de Paraná, habló con EL DIARIO y señaló que “se está haciendo muy difícil la situación. En principio se está tratando de pactar con los dueños de los locales para entregar una parte del alquiler, porque no se junta la plata para pagar el total de los alquileres, la idea por lo menos es ir entregando una parte o tratar de pactar una rebaja en los alquileres”.

En cuanto al pago de los haberes de marzo a los empleados indicó que “se está viendo en la mayoría de los casos cómo hacer para pagar, muchas empresas lo que están haciendo es depositar a los empleados una cifra menor a la totalidad, para después cuando se empiece a trabajar de nuevo, compensar la parte que falta. Los sueldos se van a pagar sí o sí y es lo primero que todos los comerciantes estamos queriendo hacer”, indicó.

“Lo importante es poder volver y tener mucho cuidado con el movimiento en los locales, hacer turnos con los empleados para que no tengan que viajar más de una vez ida y vuelta al trabajo, buscar la opción en algunos casos de abrir de corrido y no en dos turnos como se hace normalmente cosa de cerrar más temprano para que la gente no salga tan tarde. Estamos pensando varias alternativas como para poder empezar a trabajar porque la verdad que así tampoco se puede seguir”, expresó con preocupación Ruggeri.