Por la pandemia, padres e hijos se alían para aprender

820
La enseñanza virtual genera mayor disposición de padres y familia con los alumnos.

El aislamiento preventivo en el que estamos inmersos como modo de morigerar la capacidad de contagio del coronavirus produce desafíos múltiples. Uno de ellos tiene que ver con el hecho de que los niños y adolescentes deben seguir estudiando, pero esta vez desde sus casas, en directa relación con los y las docentes pero con un involucramiento mucho más intenso de los padres y hermanos. Un relevamiento de EL DIARIO muestra las características que asumen estos retos.

 

REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

Los especialistas dan por cierto que más temprano que tarde el mundo de la educación quedará mediado por las tecnologías. Le llaman a este proceso, educación a distancia o virtualización de la educación o del proceso de enseñanza-aprendizaje. Pero estas expresiones no terminan de dar cuenta de la complejidad de los mecanismos que se deben poner en marcha para que el objetivo de que los chicos no se atrasen sea efectivamente cumplido.

La complejidad a la que obliga la situación que es motivada por la actual emergencia sanitaria constituye problemáticas diversas en todos los términos del proceso: al interior de la institución escolar, entre directivos y docentes, en las familias- porque ahora los padres tienen que pasar a desarrollar una función más relevante en materia de transmisión de conocimientos con los que a veces no cuentan-  y también en el caso del niño, que debe hacer frente a una serie de dificultades sin tener la relación inmediata con sus docentes que le puedan confirmar o corregir.

Se agrava aún más la situación en contextos de cuarentena, donde las familias están llevando adelante, en muchos casos, sus obligaciones laborales desde el propio hogar y no siempre con la cantidad de dispositivos tecnológicos suficientes como para que cada cual esté ocupado en lo suyo. Así entonces, mientras tratan de lidiar con las obligaciones cotidianas (cocinar, limpiar, entretenerse, etc.) y también con sus responsabilidades laborales deben dedicarle un tiempo sustancialmente más importante a la relación con sus hijos en el ámbito de lo escolar.

EL DIARIO intentó mediante distintas consultas reflejar estas realidades que deben vivir los distintos sectores para sortear la emergencia producida por la pandemia del Covid 19. Directivos, docentes y padres de escuelas paranaenses ofrecen su punto de vista respecto de los desafíos que la situación les genera. Los primeros testimonios abarcan a la directora de la Escuela Nº 1 Del Centenario, Claudia Montenotte; la directora de la escuela primaria Número 18 Evaristo Carriego, Fátima Scrofani, y el director de la Escuela secundaria de jóvenes y adultos N° 86, Mariano Marín.

 

–¿Cuál es la metodología de trabajo que han adoptado. Los contenidos que se están desarrollando son actividades de repaso o han avanzado en la enseñanza de temas nuevos?

-Montenotte: Desde la suspensión de las actividades presenciales, para el acompañamiento del período, el día lunes 16 de marzo los docentes concurrieron a la Institución, para la elaboración de diversas actividades que socializaron con las familias a través de los grupos de whatsapp y dejando material impreso en fotocopiadora. Se ha mantenido contacto permanente con las familias, haciéndoles llegar los links de las diferentes plataformas y habilitando horas de consulta por los distintos medios tecnológicos disponibles.

Cada equipo de docentes, alumnos y familiares acuerda una manera de comunicación: grupos cerrados de Facebook, grupos de whatsapp, aulas virtuales y, naturalmente, las plataformas implementadas desde el Ministerio de Educación y del Consejo General de Educación.

Las actividades de la primera semana fueron de revisión de contenidos ya dados, y a partir de la segunda semana se comenzó a realizar una priorización y articulación de los contenidos del año lectivo en curso y se elaboraron las propuestas de cada año para comenzar a trabajar desde casa, siendo estas de todas las áreas, es decir que también se enviaron actividades del Área Estético Expresiva, permitiendo afianzar rutinas de periodicidad y horarios de trabajo con todos los Espacios Curriculares.

-Scrofani: En cuanto a la metodología, cada docente realizó actividades de repaso, integrando las áreas. En cuanto a las áreas Estético Expresivas, también se realizaron actividades para todos los grados. Nivel Inicial también mandó actividades.

 

-Marín: Como metodología de trabajo comenzamos haciendo el contacto por email, de la siguiente manera: los profesores enviaron los trabajos por asignatura a nuestra asesora pedagógica, y al equipo directivo. Luego de recolectados, estos, fueron enviados a los preceptores quienes son el nexo con los alumnos, (todo vía email o whatsapp). A los alumnos que todavía no tenían cuenta de correo se les pidió; a través de lo preceptores; que se hicieran una para poder estar comunicados, porque el siguiente paso (en el que estamos trabajando) es un aula virtual donde los profesores podrán subir sus trabajos y los alumnos poder descargarlos y hacer las devoluciones en ese mismo lugar. Además se puso a disposición de los alumnos el correo de cada docente por si necesitan hacer consultas

 

–¿Qué opinión tiene acerca de cómo ha sido recibida la propuesta en los hogares?

-Montenotte: Creo que esta nueva forma de trabajar ha sido aceptada favorablemente, ya que esto no es algo caprichoso, tenemos que quedarnos en casa por el bienestar de todos. Es un período en el que estamos aprendiendo a enseñar y aprender de manera virtual. Gracias al compromiso permanente y la creatividad de los docentes, sumada a la importante colaboración de las familias -a quienes agradecemos la colaboración y el tiempo en este acompañamiento de la trayectoria escolar-  los niños de nuestra Institución están accediendo a los contenidos, a través de los diversos canales de comunicación que se han implementado.

-Scrofani: Las familias estaban muy preocupadas al principio pero a medida que fueron recibiendo las tareas han bajado la ansiedad. Desde el Equipo Directivo de la escuela monitoreamos las actividades y tratamos de tranquilizar a la comunidad, priorizando la salud de todos.

-Marín: Para favorecer la recepción organizamos el envío por jornada, cada día enviamos material de un área de conocimiento o asignatura, entendiendo que esto colabora al registro en sus carpetas. Además, solemos incluir un audio con algún comentario respecto del singular escenario en el que todos estamos y un archivo de formato simple para facilitar su descarga. La propuesta fue bastante bien recibida, teniendo en cuenta que nuestra escuela es una secundaria de adultos, aunque será al final de este proceso que podremos afirmar cuán positivos fueron los resultados.

–¿Considera que las estrategias brindadas por el gobierno nacional y provincial han sido favorables. Por qué? 

-Montenotte: Sí, considero que las estrategias están siendo favorables ya que no solo se puede acceder a la información y a los contenidos a través de internet, sino que también de los medios masivos de comunicación.  Además, desde los Equipos de Supervisión de la Dirección Departamental de Paraná estamos siendo acompañados y asesorados continuamente por los supervisores.

Por otra parte, desde el Ministerio de Educación, a la brevedad se entregará a las provincias, para su distribución,  los cuadernillos “Seguimos Educando” para acercar actividades a los niños a los que es difícil llegar.

-Scrofani: Los documentos brindados por el gobierno Nacional y Provincial son herramientas valiosas para guiar y orientar la tarea de los docentes. Estamos en comunicación constante por cualquier consulta y destaco la predisposición y compromiso de los docentes en esta situación, para hacer llegar a todos las actividades. Subrayo también la creatividad de los docentes para proponer actividades atrayentes y lúdicas para palear está situación.

-Marín: Con respecto a las estrategias brindadas por el gobierno, todavía es muy temprano para saber si son favorables; considero que para poder tener mayor fluidez en la comunicación se debería haber habilitado de alguna manera wi- fi gratuito para los estudiantes, por ejemplo. De todas maneras; más allá de que nosotros, como escuela, adoptamos inmediatamente el medio virtual para poder desarrollar nuestro trabajo, son valederas todas las propuestas puestas en marcha por el gobierno.

–¿Los alumnos tienen los recursos necesarios para participar de las propuestas virtuales?

-Montenotte: En nuestra Institución particularmente, un alto porcentaje de la población tiene conectividad, es decir que sí pueden acceder y participar de las propuestas virtuales;  y  para quienes no pueden, se habilitan los medios para que les lleguen las propuestas.

-Scrofani: La escuela cuenta con una página de Facebook cerrada para la comunidad donde están subidas todas las actividades por grado y turno, para los que cuentan con computadora y también cada grado tiene grupo de whatsapp donde también se comparten las actividades. No hemos tenido problemas en este caso, ya que los que no tienen computadora, cuentan con teléfono celular. La recomendación es no » enloquecerse» con las tareas, sino realizarlas de forma paulatina, en un horario especial y con paciencia y sobre todo tranquilidad. Se compartieron además páginas donde se pueden leer libros y realizar distintas actividades.

-Marín: Prácticamente todos tienen un número de celular con el cual nos comunicamos por whatsapp para enviar la información y actividades. Es claro que la recepción está muy condicionada a la posibilidad que tienen algunos de contar con conexión a internet y muchos otros no.

También nos preocupa la situación económica de las familias de nuestros alumnos pues la mayoría de los padres realizan trabajo informal y, a 15 días del aislamiento la propuesta desde la escuela está clara, pero depende de las condiciones de acceso de los alumnos; a lo que estimamos que en el orden de prioridades pongan en primeros lugares el alimento, las necesidades de sus hijos y no la escolarización.

SOBREEXIGENCIA FAMILIAR

Cuando el pupitre es el comedor diario

También se consigna la opinión de dos madres que, además deben seguir trabajando desde sus casas, mientras ayudan a sus hijos a tramitar la cursada escolar.

La primera es Mónica, mamá y docente. “Desde antes de que se manden las tareas ya habíamos empezado a repasar un poco de matemáticas y lengua con mi hijo, que arrancó la secundaria en la Escuela Alberdi”, comenzó diciendo la entrevistada, antes de precisar que “luego llegaron todas las tareas juntas y, como a él le gusta ir a la escuela, le generó entusiasmo y una rutina más sostenida por la autoridad escolar”.

Ante una consulta puntual, indicó que “desde la escuela dieron diversas posibilidades para hacer las tareas y enviarlas por distintas vías. No obstante, si tuviéramos netbook todos, la cosa sería mucho más sencilla, pero como no es así, los pocos recursos tecnológicos con los que contamos se comparten y entonces la tarea en casa demanda de parte de los adultos más organización, mucho tiempo de acompañamiento y de reforzar las consignas de búsqueda o investigación sobre determinado tema con información ligada a la consulta de fuentes confiables en internet”. Para la entrevistada, “darnos de bruces contra la propia ignorancia u olvido de tantos temas, forma parte de la experiencia del lado de los adultos, que de pronto discutimos con el adolescente el Oeste y Este en un mapa, hasta que descubrimos que somos nosotros los equivocados y tenemos que reírnos”.

Más tarde detalló que “por el momento, algunas tareas se hicieron en la carpeta, otras se imprimieron y otras se hicieron en la computadora” y que “la experiencia en general es fructífera porque permite conocer mejor a los docentes, saber de su trabajo intenso y valioso de todos los días -y reinvindicarlo una vez más-, observar cómo incentivan el tratamiento de temas contemporáneos con visión de futuro (el consumismo en Educación Tecnológica, la identidad en Formación ética y ciudadana, el acuífero guaraní en Biología), entre otras cosas”.

Por último, evaluó que “también significó encontrarnos y conocernos con otros padres que afrontaban parecidas dificultades tecnológicas, costos de impresión de los materiales, y compartir inquietudes. La parte menos positiva es que como docentes universitarios que somos, también tenemos nuestra propia tarea extra por estos días, que consiste en adaptar las clases presenciales a la virtualidad y que demanda más recursos, más coordinación y más organización aún”.

RECURSOS DESAPROVECHADOS

La otra entrevistada es Noelia, mamá de dos hijos, además de música y docente universitaria.

Ante una consulta de esta EL DIARIO, precisó que “hoy mi mayor problema es la falta de tiempo, porque aunque estemos en cuarentena, yo sigo trabajando desde mi casa, y lo que antes resolví en dos o tres horas, hoy me lleva el doble de tiempo porque tengo que transformar los contenidos que daba en la clase de manera presencial para poder transmitirlos a través de las clases virtuales”, antes de expresar que “antes de que “ ese trabajo yo lo hacía de  mañana mientras mis hijos estaban en la escuela, y a la tarde los ayudaba a hacer los deberes; ahora , en cambio, son más horas las que les tengo que dedicar a mis hijos, porque si bien son chicos (uno va jardín de 4 y el otro va a segundo grado) sus maestras les mandaron  mucha tarea, y de todas las asignaturas, incluso de las materias especiales como música, computación, inglés, y  artes visuales”.

“¿Los contenidos de las tareas son nuevos, o están haciendo un repaso por temas ya dados?”, preguntó EL DIARIO. “Como la cuarentena comenzó al poco tiempo del inicio de clases no he tenido que enseñarles temas nuevos a mis hijos, porque los deberes son un repaso de lo que venían dando en la escuela, aunque me cuesta imaginar cómo será la situación si se prolonga mucho tiempo más la cuarentena, porque quizás en ese caso los padres tengamos que enseñar los contenidos nuevos y pienso en distintas personas que quizás no lo sepan hacer, porque la mayoría es padre o madre y no maestros. No todos están capacitados para transmitirles los contenidos a sus hijos” evaluó.

En un momento de la entrevista, Noelia manifestó que pese al esfuerzo de los docentes por brindar un material de trabajo que sea dinámico, en algunos casos se ha pedido trabajar con ciertos materiales como cola vinílica y témperas que, si no se tienen en casa, hay que salir a comprar y en este momento resulta una verdadera odisea encontrar un negocio que esté brindando atención al público.

Cuando el pupitre es el comedor diario