18.5 C
Paraná
martes, mayo 26, 2020
  • Cultura
Más

    Instituciones culturales locales, obligadas a recalcular el rumbo de la temporada

    En el marco de una situación inédita y de la suspensión de actividades culturales y artísticas, la actividad artística y cultural atraviesa un momento crítico. ¿Qué piensan y cómo impacta en la dinámica de instituciones de la zona la cuarentena por la pandemia debida al Covid 19? ¿Qué alternativas consideran? ¿Cómo se preparan para la etapa posterior? EL DIARIO consultó a directivos de tres instituciones de la ciudad para conocer la situación.

     

    REDACCIÓN EL DIARIO / coordinació[email protected]

     

    La pandemia de Covid 19 ha alterado la rutina de la dinámica social en todo el planeta. Frente a una situación inédita, la humanidad se enfrenta a un desafío de magnitud al que no resulta ajeno sector alguno. Los trabajadores de la cultura, los artistas, son uno de los sectores que sufren las consecuencias de este panorama que ha llevado al Gobierno a decretar la cuarentena, a través del decreto de aislamiento social obligatorio y la restricción de la ciudadanía para movilizarse. Como es conocido, todas las actividades culturales han sido pospuestas.

    Frente a esto ¿qué piensan y cómo impacta en la dinámica de instituciones de la zona la cuarentena? ¿Qué alternativas manejan para continuar? ¿Cómo se preparan para la etapa posterior? EL DIARIO consultó a directivos de tres instituciones de la ciudad para conocer la situación en ellas: Marita Balla, presidenta de la Filial Paraná de la Seccional Entre Ríos de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE); Luis Orlando, presidente de la Asociación Mariano Moreno y Francisco Scotta, directivo de la Asociación Verdiana,  cuentan el panorama de las entidades que conducen en una época de cuarentena y coronavirus

    PAUSA INESPERADA

    Para Marita Balla, en este momento, “lo más importante es la salud, sin dudas”, pero –agrega la presidenta de la Filial Paraná de la Seccional Entre Ríos de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE)- “no queremos que nuestros Escritores en este momento queden desamparados, así que las consultas y el taller gratuito sigue adelante”.

    De manera que desde la entidad han puesto en marcha alternativas a través de Internet. “Queremos estar presentes y lo hacemos mediante la realidad virtual”, cuenta la poeta.  Es que ya en febrero, en la filial Paraná de la SADE, se comenzó a diagramar dos talleres gratuitos, uno de creación literaria y otro de lectura de autores entrerrianos. “la modalidad era presencial, los días viernes y sábados a las 19”.

    Luego de los primeros encuentros comenzaron a surgir los primeros interrogantes por la pandemia de Covid 19. “Vimos como distintas filiales del País comenzaban a suspender sus actividades los primeros días de marzo. Decidimos esperar con la prudencia oportuna y en fecha 13 de marzo suspendimos todas las actividades nosotros. Días después se interrumpió a nivel nacional”.

    Sin embargo, explica la presidenta de SADE, la dinámica del taller continúa. “Tenemos 25 Escritores inscriptos en creación literaria, y nos manejamos mediante correo electrónico. Se envían las consignas y las tareas, que son devueltas con gran entusiasmo”, cuenta la escritora. Y aclara: “No sucede lo mismo con la lectura ya que pierde el encanto de la oralidad y lo espontáneo”.

    Para la dirigente, la pandemia ha afectado la dinámica como Institución. Y, “más allá de que observamos el panorama en general también vamos hacia lo particular y en este sentido la Comisión Directiva decidió que el valor de las cuotas societarias se congelase”.

    Con alrededor de 60 socios activos y sin chances de percibir ingresos societarios, “va a ser difícil remontar el año en lo económico, pero comprendemos cada situación en particular y lo que de verdad importa es el Escritor y su bienestar, trabajamos para eso y vamos a continuar en ése camino”, asegura Marita Balla.

    Para la autora, “el camino de la cultura y de los escritores tiene varios ejes, el año pasado hicimos un convenio de colaboración con el Director del Boletín y la Imprenta Oficial, Sebastián Bordagaray quien ha estado muy presente y muy atento a la Sociedad Argentina de Escritores, la idea es lanzar una colección de autores entrerrianos contemporáneos y esto será a partir del mes de julio, si la situación que atravesamos se soluciona”.

    En cuanto a modificaciones, las consecuencias ya se sienten. “Teníamos dos proyectos que estábamos trabajando en el mes de marzo, uno con el Licenciado Santiago Escales que elevó nuestra solicitud de pedido para poder acceder a una editorial propia al Secretario de Industria y Comercio”, pero “a la semana de eso comenzamos con la primera cuarentena obligatoria y es materia pendiente de trabajar.

    El otro proyecto tiene estrecha relación con el equipo técnico Pedagógico del Consejo General de Educación. “Se trata de incorporar y actualizar la lista de autores entrerrianos nombrados en los diseños curriculares de educación primaria y secundaria de la Educación Permanente de Jóvenes y Adultos. También eso está en pausa”.

    “Así como estos proyectos que nos parecen sumamente importantes, quedó también en el tintero la Feria Internacional del Libro; y este año nuestra Institución convocó a la Sociedad Argentina de Escritores de la Provincia de Salta y San Miguel, Provincia de Buenos Aires para realizar una presentación en conjunto federal. Probablemente deberemos considerar nuevamente las fechas”.

    Finalmente, la imposibilidad de organizar encuentros tuvo impacto en el cronograma de actividades previsto ya que, confía la directiva “tuvimos que poner en pausa las presentaciones de los libros de Olga Barzola y Abel Schaller”, que debían realizarse en marzo.

    REPROGRAMACIÓN FORZOSA

    Luis Orlando acepta con resignación y también con algo de dolor, que la temporada ya no será la que se había previsto. La Asociación Mariano Moreno, cuya comisión directiva preside, se caracteriza por planificar con mucha anticipación sus actividades. Ya a mediados de 2019 la actual temporada había sido esbozada. Sin embargo la aparición del Covid 19 y el establecimiento del aislamiento social voluntario, y la imposibilidad de realizar actividades con público, implicó una interrupción brusca de lo previsto.

    “Creo que la medida tomada ha sido la correcta frente a todo lo que nos venía mostrando el mundo cada día en cuanto a la difusión y las consecuencias del virus”, señala el violinista.

    Pero, agrega, “en el caso de nuestra querida Institución, que cumple en 2020 sus 75 años, es decir sus, bodas de brillante, esto ha sido un balde de agua fría”. Es que “luego del excelente concierto de Pretemporada a cargo de la Mezzosoprano Malena Dayen y la pianista Fernanda Morello, coorganizado junto a la Asociación Verdiana y la Municipalidad de Parana”, desde la entidad se había preparado una Programación Aniversario “de lujo en el maravilloso Teatro 3 de Febrero de nuestra ciudad y con el auspicio del mismo”. Con franqueza, Orlando admite: “nos vemos muy tocados, muy afectados”.

    Muchas actividades deberán reprogramarse, si eso es posible, y otras quedarán sin realizarse. “Este año contábamos con la presencia en el mes de mayo, que es nuestro aniversario (7 mayo 1945) de dos colosos del piano: Ralph Votapek y Boris Giltburg”. Posteriormente estaba prevista la presentación de Alexander Romanovsky; del violinista Erzhan Kulivaiev. A ello se sumaban dos galas Liricas con la Asociacion Verdiana y la Sociedad Italiana con los solistas Oriana Favaro y Carlos Ullan. También, agrega Orlando, estaba programado un recital del famoso cuarteto de guitarras in crescendo, coorganizado junto al Club Social de Paraná en el salón de actos del mismo y la visita –en el marco de su primera visita a la Argentina- de Ashot Khachaturian, notable pianista nieto del famoso y extraordinario compositor ruso Aram Khachaturian”.

    También se esperaba que pudiesen llegar un notable dúo que conforman Anais Crestin y John Mc Grosso y finalmente como concierto o Gala de cierre, concretar una actividad en las Instalaciones del CAE, frente a las piletas, coorganizada junto a esa entidad deportiva. El programa incluía “Las cuatro estaciones” de Vivaldi, interpretadas por Pablo Saraví (Violín) y una camerata formada por músicos de Santa Fe y Paraná.

    Asi también se había previsto la visita de importantes presencias en el campo literario, que darían brillo a la programación aniversario en las Instalaciones de la Bolsa de Cereales de Entre Rios y en coorganización con la misma. Además se había planteado un convocante concurso de pintura.

    Ahora, con serenidad, el directivo asume que “solo Dios sabe si alguna de estas iniciativas culturales programadas podrán llevarse a cabo”. Dependerá, dice, de cómo se produzcan los acontecimientos luego que termine este período de forzosa inactividad.

    En este contexto, la intención es reprogramar la actual temporada de actividades –en parte o totalmente- para el año venidero.

    “Estamos seguros que nuestros socios, las instituciones con las que habitualmente coorganizamos actividades, las importantes empresas de nuestra ciudad que nos acompañan y el público todo continuará respaldando a la Asociación, una institución señera en toda la región”, concluye Orlando.

    INCERTIDUMBRE

    Para la Asociación Verdiana, la imposibilidad de concretar encuentros de varias personas, aparece en el horizonte como un muro infranqueable. “En caso que no puedan hacerse actividades grupales por unos meses, la verdad es que se nos complicará muchísimo”, confía Francisco Scotta.

    El presidente de la Asociación Verdiana –quien el jueves pasado, junto a Juan Carlos Tacuabé, brindó un concierto desde el balcón de su departamento- confía que la incertidumbre respecto a cuándo se levantarán las medidas y de qué modo “es la gran incógnita”.

    “Ocurre –explica el directivo- que teníamos pautadas clases magistrales con tres grandes profesionales del mundo de la ópera, también habíamos previsto alrededor de 10 conciertos para esta temporada, Te Deum, el encuentro coral, la gala aniversario, y otros co-organizados en conjunto con la Mariano Moreno con la participación de solistas del extranjero. Eso además de las muestras que hacemos en nuestra institución, que son semestrales y participan los estudiantes de la institución”.

    Pero si no se autoriza la realización de reuniones, “la verdad –repite- es que las cosas se van a complicar mucho”.

    En cuanto a la dinámica administrativa de La Verdiana “el hecho que se haya establecido el aislamiento cuando gran parte de los asociados habían pagado ya el mes de abril, nos permite contar con un respaldo en lo inmediato”.

    De todos modos, “ya hubo que suspender dos actividades”. Una estaba programada en el Teatro 3 de Febrero, para mediados de abril; la otra era una participación en una actividad privada. “En ambos casos nos impactó, ya que eran posibilidades de generar ingresos”, lamentó Scotta.

    En cuanto a modos de continuar de algún modo con las actividades, Scotta cuenta que algunos docentes tratan de generar alternativas a través de la virtualidad. Aunque reconoce que para la enseñanza de algunos instrumentos “hacerlo de modo virtual es realmente complicado”. De todos modos “los estudiantes y los socios han tenido una buena recepción a las medidas que hemos implementado”.

    LO QUE VENDRÁ

    En cuanto a los docentes, “los pagos a la plantilla está al día”. Sin embargo el cantante y director advierte que la incertidumbre se presentará al finalizar abril. “Veremos lo que sucede, porque pensamos postergar cuotas societarias de abril y pasarlas a mayo”, adelantó Scotta a EL DIARIO.

    En ese aspecto, los docentes son monotributistas. “Algunos de ellos están comprendidos en categoría A y B y han tramitado la ayuda del Gobierno. Pero otros que estamos en categoría C, ya no quedamos incluidos”.

    El cantante calcula que podrá mensurarse cuánto se han reducidos los ingresos y en qué medida impactó la cuarentena, “quizá recién a fines de abril, comienzo de mayo”.

    En cuanto al período posterior, adelanta: “lo que más nos preocupa es el tema de los coros. En la asociación funcionan tres coros y una orquesta. Ya veremos, trataremos de tomar todas las medidas que se recomienden para poder trabajar en las aulas y todos los recaudos posibles, sin entrar en pánico. Sabiendo que en algún momento vamos a tener que encontrarnos nuevamente”.

    En este punto, el directivo recuerda que “la actividad del coro no puede ser virtual. Es imprescindible la presencia física de las personas. Eso es tal vez la mayor complicación que vemos por el momento a la hora de retomar las actividades, que ojalá sea inmediatamente después de Semana Santa”.

    Aun así, “en caso que no se pueda, barajamos la idea que el reinicio de actividades sea recién en mayo, para las actividades grupales. Mientras que las clases individuales pensamos reiniciarlas ni bien se levante este período de cuarentena, pero para eso estamos atentos a las medidas que disponga el Estado en sus distintos niveles”.

    Lo más leído