10.2 C
Paraná
miércoles, mayo 27, 2020
  • Entre Ríos
Más

    Detectan un brote de dengue en Nogoyá con más de 40 casos

    La provincia se encuentra en el pico de la epidemia de la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes Aegypti. Estiman que disminuirá la cantidad de casos con el cambio de estación. Insisten con la recomendación de descacharrizar.

     

    REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

     

    La ciudad de Nogoyá, en el centro de la provincia de Entre Ríos, se vio sorprendida en los últimos días con el surgimiento de un brote de dengue entre la población. En medio de la atención centrada en la pandemia de coronavirus y la observación de las medidas de control y prevención del Covid 19, los nogoyaenses debieron sumar a esas preocupaciones las relacionadas con el dengue y la picadura del mosquito Aedes Aegypti.

    Según informaciones oficiales, son 41 los casos confirmados a través de los análisis realizados por el laboratorio epidemiológico de la provincia, aunque no se descarta que pueda haber más y que no hayan sido diagnosticados. También, se confirmó un caso de dengue en la ciudad de Maciá, en el departamento Tala, a pocos kilómetros de Nogoyá. Según el censo de 2010, la ciudad cuenta con casi 23.000 habitantes.

    Si bien muchos vecinos de esa ciudad están reclamando tareas de fumigación en las calles de la ciudad, las autoridades sanitarias insisten que la mejor prevención es evitar es la descacharrización, es decir evitar que se acumule agua en algunos recipientes y que permita la reproducción del mosquito.

     

    EN DETALLE

    “Hasta el viernes que tuvimos la última información del laboratorio había 41 casos confirmados (en Nogoyá). Se notificaron mucho más. Había casos sospechosos que se desecharon y otros que se diagnosticaron sin laboratorio. Pero la cifra que tenemos nosotros es 41 que son los confirmados por nuestro laboratorio”, informó a EL DIARIO Jerónimo Garcilazo a cargo del Programa de Zoonosis y Vectores de la Dirección de Epidemiología de la Provincia. “Estuvimos haciendo una tarea de apoyo en el Municipio el viernes. Nos reunimos con el Intendente, algunos legisladores y el coordinador de salud para tratar la problemática. Hicimos una fumigación espacial de las áreas afectadas”, recalcó.

     

    —¿Son considerados casos autóctonos, es decir que los pacientes se contagiaron en el lugar sin haber viajado?

    —Se consideran autóctonos. El Aedes Aegypti está presente en esa localidad como en muchas más de la provincia.

    —¿Es inusual la cantidad de casos en relación a la población de Nogoyá?

    —Sí, claro. La forma de aparecer, la cantidad de casos. Pero no está fuera del contexto de lo que es Latinoamérica. En Brasil y Paraguay se está dando el brote más grande de la década. Hacía 10 años que no había un brote tan grande como este. En la provincia todo comenzó en Gualeguaychú y en otras ciudades con algunas personas que vinieron de Paraguay. Ahí empezó a desarrollarse el brote acá. Hay que tener en cuenta que el mosquito Aedes Aegypti hace muchos años que está presente en la provincia.

    —¿Qué puede haber de particular para darse en esa cantidad de casos simultáneos?

    —Siempre está relacionado a la presencia del mosquito. Dentro de las localidades con mayor número de casos está Paraná, que tiene más casos que Nogoyá. Es un mosquito urbano, la temperatura ha ayudado. También las lluvias esporádicas que hacen que cualquier recipiente que esté en un domicilio junte agua y hace que se reproduzca el mosquito. Si anda por allí una persona con síntoma de dengue y es picado por un Aedes Aegypti comienza el ciclo de la enfermedad y se transmite a otras personas. Siempre es la misma sistemática. Se necesita un mosquito para que se transmita la enfermedad. No es de persona a persona. Casi todos los casos son del serotipo 4, dengue 4 como se lo llama. No es la única variante, en otros lugares hay otras. Pero la mayor cantidad de casos en la provincia es de la variante 4. Es una variante pero un paciente podría reinfectarse con otra variante. Están las variantes 1, 2, 3 y 4. Cualquiera de los casos se puede complicar. Hasta ahora en la provincia no se ha complicado ninguno, todos han tenido una buena evolución.

     

    PROTOCOLOS

    —¿Qué procedimiento se realiza cuando se detecta un caso de dengue en una ciudad?

    —Nos guiamos por protocolos ya establecidos por el Ministerio de la Nación. Es ubicar el caso  confirmado, hacer el descacharrizado de esa manzana y de las ocho manzanas alrededor. Además, se brinda información a los vecinos sobre las medidas de prevención, se hace la fumigación peridomiciliaria e intradomiciliaria cuando se puede. Y cuando hay varios casos en la misma zona se pasa con una máquina que está montada en una camioneta y va por las calles, como para cortar el ciclo del mosquito. Pero lo que recalco es que la fumigación es uno de los pasos y que no se puede usar la fumigación de manera preventiva sino que es solo para casos confirmados. La principal herramienta para evitar el mosquito es el descacharrizado. Si no hay criaderos no hay mosquitos.

    —¿Alguno de los pacientes está internado?

    —Específicamente por pacientes no tengo datos porque para eso está el área de Vigilancia Epidemiológica. Hasta lo que me informaron es que ninguno resultó de gravedad. En algunos casos los internan los médicos hasta que ven que el hemograma esté bien y el paciente estable y termina por recuperarse en la casa.

     

    —¿Estamos en el pico de la epidemia de dengue?

    —Estamos muy dependientes de las temperaturas. Una vez que comienza el frío el mosquito empieza a disminuir y el ciclo natural del dengue no se desarrolla. Es una enfermedad estival. Estamos con un mayor número de casos pero esperamos que a fines de este mes disminuyan. Está muy relacionado con la temperatura y el trabajo que cada municipio realice al respecto.

     

    —¿Es más importante evitar la acumulación de agua que la fumigación?

    —Ese es un concepto bastante difícil de introducir en algunos lugares porque la gente cree que cuanto más se fumigue menos dengue va a haber. Y no es así. El producto que se usa no tiene poder residual y mata al mosquito que está ese día en la casa o en el patio. Al otro día o a los dos días, el mosquito que estaba en el recipiente con agua nació, picó y se hizo de nuevo el ciclo. Lo importante es que no haya recipientes con agua donde el mosquito pueda poner huevos. No se puede fumigar todos los días porque es contraproducente. Lo usamos únicamente como última herramienta cuando hay un caso confirmado. Mientras tanto, la prevención es con el descacharrizado.

     

    —Es un mosquito que está en las casas…

    —Es un mosquito domiciliario. Le gusta estar lo más cerca posible de las personas, que son su fuente de alimentación. Si es posible, dentro de la casa, en la habitación, escondido detrás de un ropero o bajo la cama y a la noche sale y pica. Hay otras especies de mosquito pero la única que transmite el dengue es el Aedes Aegypti. Hay otras que viven en los arroyos, en las cunetas, en los espacios de monte. De esos hay mucha cantidad pero no transmiten el dengue.

     

    El remedio, en nuestras manos

    Las recomendaciones para evitar la propagación del mosquito Aedes Aegypti son:

    Eliminar todos los recipientes en desuso que puedan acumular agua (como latas, botellas, neumáticos).

    Dar vuelta los objetos que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua cuando llueve (baldes, palanganas, tambores).

    Cambiar el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días. Recordando frotar las paredes de los recipientes con una esponja a fin de desprender los huevos de mosquito que puedan estar adheridos.

    Rellenar los floreros y portamacetas con arena húmeda.

    Mantener los patios limpios y el pasto corto y los jardines desmalezados.

    Limpiar canaletas y desagües de lluvia de los techos.

    Tapar los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.

    Usar siempre repelentes siguiendo cuidadosamente las recomendaciones del envase.

    Utilizar repelentes ambientales como tabletas y espirales.

     

    Lo más leído