Tras la cuarentena, habrá una fuerte baja en el precio de la carne

239
El Frigorífico Alberdi trabaja al 50% por falta de ganado.

El presidente de la empresa frigorífica radicada en Oro Verde sostuvo que “es absolutamente falso que los precios de la carne estén en alza desde los frigoríficos” y adelantó, que debido a problemas con la comercialización en el mercado externo, bajará en los próximos días. Leonardo Lequio explicó a EL DIARIO que el trabajo en la planta está afectado por la falta de ganado, pero descartó que pueda incidir negativamente en la planta de personal.

Redacción El Diario / [email protected]

A un informe de faena del día lunes atribuyó el presidente del frigorífico Alberdi las informaciones periodísticas que dieron cuenta de la inactividad de la planta. Explicó que el primer día hábil de la semana, la empresa no faenó por falta de hacienda pero ayer, se trabajaba “normalmente”.

Leonardo Lequio dijo que está muy complicado el abastecimiento de hacienda. “Es muy difícil conseguir animales debido a la cuarentena”, lo que consideró “bastante obvio”. De todos modos, aseguró que “se hacen todos los esfuerzos para conseguir y mantener la operatividad normal de la planta”.

Concretamente en estos días prácticamente no hay mercado concentrador, tampoco hay remates feria, la gente no está saliendo desde el lugar donde hace la cuarentena hacia los campos donde tiene la hacienda para prepararla para cargar. La dificultad también existe para emitir toda la documentación necesaria para trasladar animales. En consecuencia, se presenta un panorama complicado en este aspecto.

En otro orden, “hay problemas comerciales con algunos mercados, externos, Europa principalmente, e internos porque Argentina está consumiendo muy poco por toda esta situación. Positivo aparece que China está empezando a comprar y motorizando un poco la economía de los frigoríficos”, indicó.

Entre todos los inconvenientes, el empresario reiteró que el problema principal está dado por el abastecimiento de hacienda en tiempos de cuarentena.

“Alberdi está produciendo al 50% de la capacidad normal al tiempo que se están haciendo todos los esfuerzos para retomar el nivel habitual todos los días, pero es muy día a día”, trasmitió Lequio. Comentó que para la víspera, tenían programada “una faena normal, de 400 cabezas, pero a último momento no se pudieron cargar casi 200, de modo que hubo que faenar la mitad de lo previsto”.

Menos trabajo, menos mano de obra. Se ocupan menos horas laborales por lo tanto, los operarios van a ver el impacto en los premios, en los sistemas de estímulos, horas extras. “Por ahora, nos estamos haciendo cargo del sueldo y todo lo que corresponde, pero lo que está por encima del salario normal, el personal no va a acceder”, precisó Lequio quien habló de “darle tranquilidad” al personal.

RESOLUCION 103. Es reciente la Resolución 103, con la cual la Secretaría de Comercio Interior del Ministerio de Desarrollo Productivo dispuso la obligación para la industria frigorífica y distribuidores de informar el último día hábil de la semana de cada mes calendario «la cantidad diaria de kilos de media res y cuero vacunos comercializados, su precio promedio diario de venta por unidad de medida y la categoría de origen de tales productos».

Hubo especulaciones en cuanto a que algunos frigoríficos habrían reaccionado ante esa disposición. “No afecta en nada, la información está disponible” respondió Lequio antes de compartir su análisis respecto de lo que ocurre con el precio de la carne.

“Es absolutamente falso que los precios de la carne estén en alza desde los frigoríficos. Puede ser como en otros rubros, que en una carnicería a lo mejor te venden a 500 pesos un corte porque hay gente que aprovecha o una cadena de venta al público; pero es absolutamente falso que desde los frigoríficos se esté aumentando los precios de la carne”, remarcó.

A la desmentida la acompañó con la expresión “todo lo contrario”. Lo que planteó en esa dirección es que “está faltando venta. Los bifes, lomos y cuadril que son los cortes finos que históricamente fueron a Europa se están empezando a ofrecer en el mercado interno porque no hay mercado en Europa. Toda esa mercadería empieza a hacer presión sobre el mercado y baja” el precio.

Anunció que “van a bajar fuerte los precios de la carne en la Argentina, y también están bajando fuerte los precios del cerdo”.

Así las cosas descartó la veracidad de las informaciones periodísticas de los últimos días donde entendió “se mezclan otros intereses”. Insistió en que “la realidad, lo que va a pasar, es que ni bien termine la cuarentena, va a haber un bajón de precios”.

-¿Un bajón de precios al consumidor o en los frigoríficos?

– Es que nosotros como frigoríficos no podemos controlar la cadena de comercialización. Va a haber mayor oferta y va a repercutir en los precios. Debería repercutir en el consumidor final. En el caso nuestro tenemos un acuerdo con un frigorífico de cerdo y tenemos precios congelados durante la cuarentena por un acuerdo que se hizo entre ambos frigoríficos, tanto para la carne de cerdo como la vacuna. Se trata de hacer estas cosas para tener acceso al consumidor final y darle la realidad de lo que pasa y no dejarlo en manos de algún especulador.

-¿Entre la carne que sale del frigorífico y la que se compra en el mostrador del carnicero, cuántos intermediarios forman parte de la cadena de comercialización?

-Está el distribuidor y el supermercadista o el carnicero. Puede haber hasta dos distribuidores, a veces, depende si el cliente final es un restaurante, o una parrilla. Hay pequeños distribuidores que le compran a otros grandes que preparan los productos específicamente para ciertas cadenas de restaurante. Dos a tres eslabones hasta el público.

-Distribuidor es el mayorista que compra al frigorífico.

-Claro, viene con un camión, carga diez mil kilos y sale a repartir en la provincia o en el país.

-¿No debe ser complicado ver dónde se produce la distorsión?

-La distorsión se produce en el último eslabón de la cadena.

Obligar a los bancos

Con relación a la problemática económica y financiera, “que el gobierno presione a los bancos o que el Estado ayude de alguna manera” fue el reclamo que formuló Leonardo Lequio a propósito de las dificultades reales que se estarían presentando cuando los empresarios acuden a los bancos para solicitar las líneas crediticias recientemente anunciadas por el gobierno.

Explicó que el problema se presenta con las garantías que exigen las entidades bancarias. Remarcó que el gobierno lanzó las líneas pero “no está obligando a los bancos a prestar” por lo que planteó: “que el gobierno intervenga y si no que el Estado salga de garantía”.

A raíz de los problemas que se estarían presentando, el empresario comentó que hay diálogo con los gobiernos tanto provincial como nacional.