Colectivos: empresas afirman que no podrán pagar sueldos en tiempo y forma

97

Desde la UTA reconocen que ya se lo esperaban. Podrían abonar los haberes en forma escalonada. Los empresarios piden exenciones del pago de impuestos y cargas sociales.

 

Empresas de transporte de colectivos del interior del país elevaron una nota al gobierno nacional en la que piden se declare una emergencia en el sector con una serie de medidas que los exceptúen de algunos pagos y obligaciones mientras duren las disposiciones de reclusión y aislamiento social.

En tanto, también se dirigieron a las autoridades de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) para adelantarles que seguramente se enfrentarán con problemas para pagar los sueldos en tiempo y forma.

Por su parte, desde la Seccional Entre Ríos de la UTA señalaron a EL DIARIO que ya estaban al tanto de esa situación y que eran “conscientes de una realidad a la que no escapa el país ni el mundo”.

MEDIDAS.  En su nota, la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP) pidió al Gobierno Nacional “arbitrar todo cuanto esté a su alcance para implementar de inmediato una batería de herramientas que consideramos de urgente reconocimiento para contener el derrumbe del sector que hoy se encuentra con servicios paralizados o ejecutándose a pérdida y con serio riesgo de continuidad empresarial y laboral”.

En la misiva dirigida al secretario general de la UTA, Roberto Fernández, remarcaron la “profunda preocupación con relación a la crítica situación económica que están atravesando los prestadores de todo el país, devenida tras la declaración de emergencia sanitaria establecida por el Gobierno Nacional para todo el territorio argentino. La medida ha implicado forzosamente una abrupta reducción de todos los servicios con una mínima presencia de unidades de circulación y cumpliendo de forma taxativa un rol dedicado exclusivamente a la asistencia social en nuestra condición de agentes esenciales”.

Por eso, la FATAP adelantó: “Esta dura e intempestiva realidad nos obliga, con respeto y suma responsabilidad, a tener que plantearle que muchas empresas se ven imposibilitadas de pode abonar los salarios del personal de una sola vez, y en tiempo y forma, pudiendo recurrir a procedimientos consensuados que permitan siempre salvaguardar la continuidad de las fuentes de trabajo y la sostenibilidad de la actividad”.

COLAPSO. Según las empresas de colectivos de todo el país, “en este difícil presente, en el que trabajadores y empresas responsables están realizando denodados esfuerzos para continuar prestando un servicio esencial para los que están al frente de la asistencia médica, o en las calle controlando la circulación social nos encontramos como sector al borde del colapso sin que hasta la fecha se atiendan las dificultades y quebrantos que estamos experimentando”.

Asimismo, la FATAP aprovechó la oportunidad para recordar al Gobierno las diferencias en el trato en cuanto al otorgamiento de subsidios entre la CABA y el Conurbano Bonaerense y el resto del país.

“Las compensaciones tarifarias reconocidas para el interior del país siempre fueron significativamente inferiores si se las compara con las del AMBA. Cuando para esta última porción territorial la participación de los subsidios representaba entre un 70% y 75% de los ingresos totales, para el interior del país esa situación en los mejores casos alcanzaba al 44%, teniendo en 2019 el peor de los años en el cual la participación de las compensaciones nacionales alcanzaba solo el 9% de los recursos disponibles, más el doble de eso, agregado por las autoridades locales, alcanzándose la magra asistencia del 29% motivo por el cual el interior siempre tuvo las tarifas tan altas, aunque nunca en la cantidad técnicamente necesaria”, afirmó la entidad empresarial.

Luego, aseveró: “Hoy las empresas están dejando de recibir más del 55% de sus ingresos genuinos, siendo éste el que es aportado por el pasajero que efectivamente abona su viaje”.

Con esos argumentos, la FATAP reclamó que se declare la emergencia sectorial. Y entre otras medidas, señalaron la necesidad de demandar la asignación de montos para el pago de sueldos y cargas sociales y subsidios adicionales que permitan el funcionamiento de las empresas.

También, las empresas reclaman que las provincias y municipalidades transfieran “las acreencias comprometidas en la justa cantidad y respetando los plazos establecidos”, además de la “exención del pago de impuestos de cualquier tipo y categoría mientras dure la emergencia, en particular el Impuesto a los Combustibles Líquidos”.

Otras de las demandas es la suspensión del canon que se abona en concepto de toque de dársena en las terminales de todo el territorio nacional, pagos de alquileres y expensas en esas mismas infraestructuras mientras no estén en funcionamiento. Igualmente, señalaron la necesidad de que se los exima del “pago de cánones, peajes en rutas nacionales e internacionales” y que las unidades que tienen vencidas sus pólizas de seguro puedan seguir circulando. Finalmente, completan el listado de pedidos la asignación del REPRO, para el pago de salarios, y la eliminación de pago de comisiones del sistema SUBE.

“Sabíamos que iba a pasar”

El secretario gremial de la UTA Seccional Entre Ríos, Sergio Groh, dijo en declaraciones a EL DIARIO estar al tanto de los reclamos de las empresas de colectivos del interior del país.

“Es un comunicado de la FATAP, la cámara que nuclea a los empresarios del transporte del interior del país. Aducen la imposibilidad de hacer frente al pago de sueldos en tiempo y forma. Nosotros somos conscientes de esta situación porque no somos ajenos, el mundo no es ajeno. De alguna forma se va a ir resolviendo cuando llegue el momento de pago”, consideró.

Por otra parte, el dirigente gremial señaló: “No es nuevo entre los empresarios eso de argumentar problemas de pago, ya lo han hecho anteriormente y no nos sorprende que ahora con esto hayan hecho esta presentación y este pedido. Sabíamos que iba a pasar”.

En cuanto a lo que pueda llegar a suceder en materia salarial, Groh entendió que son posibles las dos alternativas: que se produzca un atraso en el pago de salarios o que se haga en forma escalonada.

SEGURIDAD. En cuanto a las medidas de seguridad que se deben establecer para prevenir el contagio del coronavirus, Groh indicó que se están tomando en todos los casos.

“Eso se está trabajando bien. La empresa ha cumplido con eso. Han provisto de alcohol en gel a los choferes, les han hecho una especie de aislamiento con nylon, como una cabina. Han anulado los primeros asientos para que nadie se siente. Solamente se lleva pasajeros sentados”, describió.

También, remarcó que en estos días de cuarentena a disminuido notablemente la cantidad de pasajeros de los colectivos urbanos de Paraná.

“Viaja muy poca gente, solamente dos o tres pasajeros. Las frecuencias son como día domingo, tal vez menos por la cantidad de pasajeros que hay. Hay alrededor de 40 choferes que están de licencia por estar entre los grupos de riesgos. Son choferes y también otro tipo de personal, como técnicos”, subrayó.