23.2 C
Paraná
lunes, septiembre 28, 2020
  • Deportes
  • Nosotros
Más

    Ezequiel García desde Andorra, la felicidad lejos del primer hogar

    POR: Juan Manuel López

    Ezequiel García, más conocido como el Melli, hizo inferiores y llegó a primera división en Los Toritos de Chiclana. Lejos del fútbol profesional, tras finalizar la secundaria estudio para recibirse de cheff.

    La cocina lo llevó a él y su esposa Angelina Percara (pastelera) rumbo a Europa, más precisamente a Andorra. Allí junto a sus hijas Olivia y Emili forman una hermosa familia, que por estos días se disfruta mientras atraviesan la cuarentena por la pandemia del COVID-19. Desde la intimidad de su hogar dialogó con Mirador de Entre Ríos.

    -¿Como es el día a día de la cuarentena?

    -Es tranquilo, revisamos las noticias dos veces al día. Como avanza el contagio y demás, pero después tratamos de disfrutar de la familia. Hay días que son más complicados que otros, por las niñas que se aburren. Buscamos actividades para recrearnos juntos y que la cuarentena sea más amena. Lo bueno que acá el sistema de educación armó grupos de WhatsApp con los padres y por esa vía envían las tareas.

    -¿Cómo ves la reacción del país en relación a la pandemia?

    La reacción fue rápida. Se decidió cerrar todo desde la confirmación del caso uno. Los colegios, los bares, los restaurantes, todo fue cerrado. El Cap de Gobern (sería como el presidente) habla una vez por día e informa las medidas que se van a tomar y los casos nuevos que van a apareciendo. -¿Que se extraña de la vida que hacías normalmente?

    -Se extraña mucho poder ir a entrenar, tenemos un muy buen grupo, a pesar de ser de muchas nacionalidades hay un buen vestuario. Se extraña ir a buscar las niñas al colegio y luego llevarlas a una plaza para que puedan jugar.

    -¿El contacto con la familia en Paraná durante estos días es más fluido?

    -Sí, es mucho más fluido. Yo a mis viejos los llamo una vez por semana, para que charlen con las nenas. En estos días se ha hecho más constante para tener información. Tengo hermanos en Paraná y en Neuquén. Tratamos de que no se corte eso, porque ellos están muy preocupados porque en Europa se propagó muy rápido.

    -¿Cómo haces para poder entrenar en tu casa?

    -Si bien se hace difícil, porque no es lo mismo entrenar con el grupo todos los días que hacerlo de forma particular, intento meterle ganas, pero siento que no es igual. Lo bueno es que tanto la Federación Andorrana, como el Fútbol Club Ordino (equipo donde juega) nos dieron guías y rutinas de ejercicios para realizar. Así que con eso voy entrenando, complementando con un poco de cardio utilizando las escaleras de casa (risas).

    -¿Cómo te imaginas que será todo cuando vuelvan a las prácticas?

    -Estoy ansioso por volver, lo deseo mucho, seguramente volveremos todos un poco más pesados (risas), pero no darán una semana como mucho para volver a arrancar el torneo. Acá ya pasamos la mitad de la competencia y seguramente habrá una adaptación antes de arrancar. No hay que dejarse estar y meterle mucho particularmente, el entrenador nos pide videos de nuestros trabajos diarios-

    -En relación a tu trabajo como cheff.  ¿Estás sin poder trabajar?

    -Está todo suspendido. Tanto yo como mi mujer estamos sin poder trabajar por las medidas de prevención. El lugar donde trabajo yo se cerró un día después de las medidas y donde trabaja ella se cerró inmediatamente. Ahora estamos expectantes esperando que se decide esta semana, si se alarga o no la cuarentena un poco más.

    -¿Desde tu casa utilizas la experiencia como cheff para que pasar momentos amenos y que el tiempo se pase entretenido?

    – Si, yo mi experiencia de cheff y mi mujer como pastelera, para poder entretener a las nenas, haciendo pasteles y cocinando con ellas. Abrí mi cuenta Instagram @ezequielgarciacheff) que por ahí estoy interactuando mucho con la gente, la idea es ir haciendo trasmisiones en vivo o  diferentes publicaciones con recetas fáciles, tanto paras las amas de casa como para los aficionados a la cocina. Tengo amigos que le gusta mucho, entonces con mi profesión agarré por ese lado. No soy médico, pero la gente me cuenta lo que tiene en la heladera y yo les ayudo con un receta de lo que pueden hacer con eso que tiene.

     

     

    China, primera escala

    “Yo hacía temporada como cheff en Neuquén. En una de esas temporadas de verano estaba trabajando en un hotel y recibí un llamado desde Paraná,  un amigo me comentó que tenía un conocido en China, que tenía la idea de abrir un comedor estilo fusión, entre lo sudamericano y China. Me puse en contacto con él y en dos meses me fui para oriente. Fue una experiencia muy loca, es una cultura totalmente diferente” dijo Ezequiel sobre la posibilidad primera que tuvo para ir a trabajar lejos de Argentina.

    En relación al fútbol en ese país dijo: “Si bien no pude comenzar a trabajar cuando llegué, por el visado de trabajo y demás, fue algo excelente. Ahí pude jugar al fútbol, me contacté con un grupo de Facebook que se llama “Argentinos en China” y conocí un chico que es preparador físico de fútbol y le pregunté donde podía ir a jugar. Me contactó con un chino que tenía un equipo de fútbol en una universidad, el equipo se llama Calderas Xixi. Jugué ahí, jugamos la Copa de la ciudad donde estábamos y cuando empecé a trabajar dejé el fútbol por unos meses”.

    “Las condiciones de trabajo que habíamos hablado para trabajar en China no se dieron, así que decidí irme para Andorra, donde mi señora ya estaba trabajando”, dijo sobre su paso al país Europeo.

    COMO LOS PIBES. De cómo se dio poder jugar en la primera división de aquel país, contó: “Con un bolsito con los botines, bajo el brazo, me fui a probar a un club. Fue Unión Sportivo San Julián, el primer club donde jugué. Ahí comenzó mi historia deportiva acá”.

    Lo más leído