16.3 C
Paraná
lunes, junio 1, 2020
  • Entre Ríos
  • Economía
Más

    Quieren evitar el contagioante el inicio de la cosechade citrus

    El protocolo prevé medidas de traslado, cuidados de higiene y de ropa, desinfecciones, y diferentes capacitaciones a los trabajadores. La Federación del Citrus de Entre Ríos precisó que la zafra de naranjas y mandarinas tuvo su puntapié inicial en zonas productivas de Concordia y Chajarí.

     

    El ministro de Producción, Turismo y Desarrollo Económico de Entre Ríos, Juan José Bahillo, presentó un protocolo de trabajo para la cosecha del citrus, para evitar el contagio de coronavirus ante el inicio de la zafra en la provincia mesopotámica.

    El protocolo prevé medidas de traslado, cuidados de higiene y de ropa, desinfecciones, y diferentes capacitaciones a los trabajadores.

    «Esta es una actividad muy importante para la región, que no se detiene pero respetando y cumpliendo con las medidas de prevención de la salud», indicó Bahillo, quien precisó que la mayor parte de estas frutas están destinadas a la exportación.

    Por su parte, la Federación del Citrus de Entre Ríos (Fecier) precisó la cosecha de naranjas y mandarinas tuvo su puntapié inicial en zonas productivas de Concordia y Chajarí.

    La cosecha de este tipo de productos es considerada esencial y por lo tanto esta exceptuada del aislamiento preventivo y obligatorio ante la pandemia del coronavirus.

    El protocolo establece traslado y regreso de los trabajadores; lavado y desinfección interior y exterior del micro antes de que ingresen las personas; y que todos los pasajeros deben lavarse y desinfectarse la manos y antebrazo antes de subir.

    Además, el transporte circulará idealmente con ventanas abiertas para «favorecer una mayor ventilación»; mientras que la indumentaria se deberá lavar a una temperatura mayor a 60 grados y utilizada solo para ir a trabajar.

    TESTIMONIO

    Juan Stivanello es ingeniero agrónomo y asesora a productores citrícolas de la zona de Chajarí. A través de su familia, siempre estuvo ligado al campo.

    En esa zona, se cosecha la fruta manualmente durante casi todo el año. Además, se hacen las tareas de lavado, clasificación y empaque a lo largo de los 12 meses.

    En este momento están recolectando mandarinas fundamentalmente y algo de naranjas, limón y pomelo rojo. “El mayor problema que tenemos ahora es el tema del traslado de las cuadrillas de cosechadores”, explica Juan.

    Los obreros llegan normalmente en colectivos de las empresas tercerizadas que se contratan para realizar la recolección en las fincas porque no tienen otros medios.

    Asimismo, las distintas medidas para la circulación que han tomado los diferentes municipios, complican el movimiento, ya que en algunos lugares limitan el paso de las personas.

    “Es un problema porque acá no podemos parar, si no sacás la fruta ahora, se cae, se pasa, no la podemos dejar en la planta. Y además hay que abastecer los mercados”, señala.

    Para seguir adelante, se toman todas las precauciones recomendadas por protocolo, medidas de higiene personal y ambiental, desinfección y distanciamiento entre trabajadores.

    Asimismo, por estos días (de febrero a abril) es la época más fuerte de trabajo en el retiro de las naranjas de las cámaras frigoríficas para enviar al mercado.

    “Hay que poner énfasis en el valor que tiene el agro como actividad insustituible. El productor también quisiera quedarse adentro pero el sector productivo no puede parar. No solo porque se pierde toda la fruta sino porque se generaría desabastecimiento y un gran aumento de precios”, destaca Juan.

     

     

    Lo más leído