10.2 C
Paraná
miércoles, mayo 27, 2020
  • Deportes
Más

    Pablo Antonio Gabas, un Tico con acento Gaucho

    Por: Juan Manuel López

     

    A mediados de la década del 90, el paranaense Pablo Antonio Gabas dejó Rosario (jugaba para Newell´s Old Boys) para probar suerte en suelo mexicano. Los Rayos del Necaxa habían puesto los ojos en él y lo llevaron como una apuesta a futuro. El futbolista ya no volvió a vivir nunca más en Argentina. Entre México y Costa Rica, donde actualmente está afincado, ha pasado la mayoría del tiempo.

    Pablito conformó una hermosa familia en suelo Tico. En la localidad de Santa Barbará, en la provincia de Heredia, a pocos metros de un volcán tiene su propiedad, enclavada en valle, como se fuera de un cuento.

    Allí pasa las horas de confinamiento, mientras la pandemia intenta meterse entre la sociedad costarricense. Desde allí atendió a El Diario.

    “Acá también hay cuarentena, estamos en casa, disfrutando de la familia. Hace aproximadamente 15 días. A pesar de que no se ha establecido un toque de queda ni nada parecido, la gente ha ido tomando conciencia por la curva ascendente que tuvo en los primeros días. Hay cerca de 200 casos de coronavirus (201 casos, dos fallecidos y cuatro recuperados hasta ayer). Uno toma las precauciones necesarias, quedándose en casa, con la familia, compartiendo y sin desarreglos en la parte de salud. Aprovechando para disfrutar de los hijos”, comenzó marcando el zurdo ex mediocampista, ídolo de la Liga Deportiva Alajuelense, el club más importante del país caribeño.

    Al momento de hablar de lo que siente con todo lo que está pasando en el mundo, Gabas (así lo llaman en Centroamérica) no dudó en confesar que: “Mucho dolor me genera lo que está pasando, bronca porque no me gustaría estar en los zapatos de esas personas que tienen familiares enfermos y que tienen una edad avanzada. Me da mucho pesar y no queda más que pedirle a Dios por todas estas personas. Para que les de fortaleza y que puedan llevar el duelo a esos que perdieron un ser querido”.

     

    EN PAUSA. En relación a como  afectó al país donde reside la pandemia del COVID-19, el actual comentarista deportivo manifestó: “A Costa Rica la paralizó totalmente. Los ingresos del país son un ochenta por ciento del turismo y eso se cortó todo. Se tomaron medidas muy drásticas de parte de los dueños de hoteles, restaurantes y complejos turísticos. Hay aerolíneas que ya no llegan al país. El sector productivo ha mermado también y la salud es el único servicio que está funcionando más allá de sus posibilidades”.

     

    EL TRABAJO. “La vida laboral ha seguido igual, no afectó tanto. Uno ya tiene un trabajo, contratos que están establecidos y algunos alquileres, así que no me afecta demasiado al principio. Hay cosas que obviamente se salen del presupuesto, pero estamos tranquilos para afrontar estos meses donde creemos que van a golpear duro”, sostuvo Pablo, que mientras jugaba al fútbol se recibió de Administrador de Empresas y tiene un emprendimiento gastronómico, que como muchas actividades en el país Tico, se encuentra en pausa.

     

    EL CONTACTO CON LA FAMILIA. Pablito tiene sus hermanas viviendo en México DF, mientras que sus primos y tíos siguen en la Argentina. A la hora de contar como vienen las comunicaciones con ellos, sostuvo: “Con los familiares que tengo en Argentina y México hablo casi todos los días. Les estaba anticipando sobre todo a mis hermanas que viven en suelo mexicano el avance de este virus, como había afectado en Asia y en Europa. Estaba claro que iba a afectar a los países de América también.  Ellas se pudieron ir preparando para lo que se les iba a venir, tomaron las precauciones con anticipación y ahora día a día estamos comunicados, sobre todo para saber cómo están los hijos”.

     

    LA VIDA TRAS COLGAR LO BOTINES. A mediados del 2018 y a la edad de 36 años, el paranaense colgó los botines. Si bien se sentía con ganas de seguir jugando, entendió que lo mejor era retirarse con la camiseta que más alegrías le dio y en plenitud. En relación a como siguió todo después del adiós al fútbol, destacó que: “La vida después del retiro va bien, ya se están por cumplir dos años de ese momento, estoy feliz, me pude adaptar rápido a la nueva forma de vivir, totalmente diferente. Estoy trabajando en un programa de televisión, ejerciendo algunas funciones y con mucho tiempo para mis hijos. Los fines de semanas ahora están libres para poder salir a pasear y disfrutar de otras cosas que no podes mientras jugas. Intento de todas maneras seguir entrenando, manteniendo un ritmo, obviamente que no de competencia profesional, pero con la oportunidad de darse algunos gusto que en la vida futbolística uno los tuvo”.

     

    ARGENTINA DESDE LEJOS. “Estamos bien en Costa Rica, pensar en volver a Argentina está lejos. Sobre todo por como se ha dado mi situación laboral, la educación de mis hijos, como me fui acomodando al país. Los chicos nacieron acá y el cambio tendría que ser por algo muy significativo, entendiendo  que la posibilidad que aparezca de allá tiene que ser mejor a lo que tengo acá y por eso no lo veo tan cercano. Si quiero poder ir a visitarlos a los amigos y la familia, uno extraña a montones las costumbres”, manifestó el entrerriano en relación a su futuro.

     

    El fútbol en Argentina y en el mundo

     

    “El deporte en general se paró totalmente por esto. Los torneos y el día a día de los jugadores de fútbol cambiaron drásticamente, como nunca pasó. Creo que en Argentina se tomaron las medidas necesarias, podrían haberlas tomado un poco antes. Hubo una fecha que no se tendría que haber jugado, eso obviamente que mirándolo con el diario del lunes y teniendo en cuenta el plano sanitario. Ahora hay que hacerles caso a las autoridades, seguir los consejos de los profesionales de la salud para poder estar un paso delante de la pandemia y no sufrir las consecuencias que hoy atraviesan en otros países”, concluyó diciendo Pablo Antonio Gabas al final de la nota.

     

    Lo más leído