23 C
Paraná
lunes, marzo 30, 2020
  • Deportes
Más

    “Mi cabeza está puesta en crecer en Europa”, dijo el paranaense Matías Roskopf

    Matías Roskopf es paranaense, pero desde los 9 años sigue sus sueños de futbolista profesional lejos de Paraná.

    El delantero jugó algunos años en escuelitas de fútbol de la capital entrerriana, sin fichar para equipos de la Liga Paranaense de Fútbol (LPF), pero a corta edad fichó para Colón de Santa Fe.

    El Sabalero lo vendió a Boca Juniors, junto a otro juvenil, que ahora forma parte del plantel de Patronato, Julián Chicco. Con el volante Matute no solo jugó en el Xeneize y en el equipo santafesino, también vistieron las camisetas de las Selecciones Juveniles Argentinas Sub 15 y 17.

    Sin debutar en la primera de Boca, Roskopf pasó a jugar al fútbol uruguayo, en el 2018 hizo su primera experiencia internacional en Torque, donde jugó 25 partidos.

    El año pasado pasó al Rapid de Bucarest, de Rumania, donde marcó muchos goles, que lo depositaron en la órbita del Apollon Limassol, club chipriota en donde busca ganarse un lugar.

    Desde su lugar de residencia en Chipre, el joven de 22 años dialogó con El Diario.

    La charla comenzó orientada en lo que está pasando en el mundo, con la pandemia del COVID-19. En relación a los recaudos que toma por estas horas, contó: “Los cuidados que tomo por el coronavirus es todo lo que sabemos, lo esencial. Mantenerme a distancia de otras personas, salir lo menos posible y estar en casa. Obviamente que higienizar e higienizarme constantemente”.

    Cuando fue consultado como estaba pasando esta etapa, no dudó en decir que: “Estoy bien, con mi mujer acá en Chipre, la pasamos bastante bien en compañía. Siempre se extraña la familia en Paraná, pero acá estamos cómodos”, a lo que agregó: “Los días se pasan bien, tratando de entretenernos, de pasar los días lo mejor posible y una vez que esto se acabe volver a entrenar normal con el equipo. Ahora lo hacemos en casa hasta que se pase la pandemia”.

    En relación a los entrenamientos que realiza en soledad, ya que las prácticas con el equipo y la liga del país europeo están parados, sostuvo: “Realizo un poco de fuerza, trabajos preventivos para la zona media y también para las piernas. Si puedo salir a trotar mejor, porque acá no hay cuarentena obligatoria todavía. Si se puede se hace y si no me quedo en casa que es lo mejor, lo recomendable”.

    LA FAMILIA EN PARANÁ. Matute está acostumbrado a estar lejos, desde chico persigue el sueño de poder jugar al fútbol profesional y ahora que lo está cumpliendo, intenta seguir en contacto como lo ha realizado siempre. “El trato con la familia es diario, es lo mejor, como siempre. Trato de ver cómo están ellos, como la están pasando y si necesitan algo. Por ahora la familia en Paraná y acá con mi mujer está todo más que bien”, aseguró con total estabilidad el delantero.

    EL DEPORTE. “Recién me sumé a este club (Apollon Limassol), es mi primer mes y medio en Chipre. Es un club grande de este país, que juega todos los años Liga Europea. Estoy tratando de ganarme un lugar y poder en cada entrenamiento demostrarle al entrenador que estoy a la altura”, conto Roskopf sobre su momento deportivo, tras una buena temporada en Rapid de Bucarest, el equipo rumano donde jugó la pasada temporada.

    En el cierre de la charla fue consultado por el fútbol argentino y la chance de poder formar parte de algún plantel de cara al futuro. Matute no dudó en responder: “En mi cabeza está seguir jugando en Europa, quedarme acá; pero nunca le cierro las puertas al fútbol de mi país. En algún momento de mi carrera creo que voy a jugar allá, pero ahora la cabeza está poder crecer en Europa”.

     

    Lo más leído