Protestas en las cárceles por coronavirus

0
78

En cárceles de la provincia de Santa Fe y de la provincia de Buenos Aires se iniciaron reclamos porque los presos aseguran que no se respetan las medidas de prevención contra el coronavirus.

 

Dos motines tuvieron lugar en las cárceles de Coronda y Las Flores, en Santa Fe, en reclamo a medidas sanitarias por el avance del coronavirus y como saldo en la primera de ellas hubo un muerto por una puñalada y cinco heridos.

Todo comenzó cuando los presos de tres pabellones del ala norte del penal de Coronda sobrepasaron a los guardias penitenciarios, se amotinaron y ganaron los techos del presidio.

A estos reclamos se sumó que al mediodía trascendió un reclamo mediante un video de delegados de pabellón de las cárceles de Coronda y Piñero. Allí los internos decían estar de acuerdo con las restricciones a las visitas pero manifestaban su alarma porque, según ellos, no se aplicaban medidas preventivas en el personal uniformado y civil que entra a las unidades, tanto empleados del Servicio Penitenciario como enfermeros y maestros.

La idea de los reclusos es que esa denuncia llegara a «los jueces, a los medios y a organismos de Derechos Humanos». A partir de que se produjo el violento motín, se presentaron las autoridades de la Secretaría de Asuntos Penales del Ministerio de Gobierno de Santa Fe, que son la máxima autoridad relacionada con el cuidado de las personas privadas de su libertad, tanto procesados como condenados.

Asimismo, en el lugar hubo oficiales y suboficiales policiales de la Unidad Regional XV departamento San Jerónimo de la Policía de Santa Fe, que rodearon el perímetro de la unidad carcelaria corondina para tratar de llevar tranquilidad a los vecinos y al resto de la población carcelaria.

En tanto, el secretario del área, Walter Gálvez, aseguró que las medidas de salud e higiene indispensables para garantizar la protección en las prisiones se tomaron y que está asegurada, a pesar de la interrupción de las visitas, la llegada de los paquetes destinados a los reclusos.

«Las medidas preventivas rigen en las unidades. Los paquetes destinados a los internos que en general contienen alimentos y artículos de limpieza van a llegar a partir de este miércoles hasta el viernes, ajustados a un cronograma por unidad que acaba de entrar en vigencia, dado que por ahora están suspendidas las visitas. Las medidas sanitarias nos generan la máxima ocupación y se adoptaron», señaló.

Gálvez anticipó que la semana próxima llegarán a las unidades penitenciarias 10 mil dosis de vacunas antigripales que se aplicarán a los internos y a todo el personal que ingresa en forma rutinaria a cumplir tareas en los ámbitos carcelarios.

Posteriormente, el motín lo protagonizaron los reclusos del penal de Las Flores, en cuyos alrededores se escucharon detonaciones mientras los reclusos estaban en los techos y arrojaban elementos contundentes hacia los policías apostados en el perímetro.

Denunciaron también que «no se cumplen los protocolos» durante el cambio de guardias y que algunos trabajadores penitenciarios regresaron de vacaciones del exterior y no cumplieron la cuarentena. También reclaman falta de elementos de higiene y advierten que el penal está «sobrepoblado».

Gálvez informó que luego de ambos motines se constató que no hubo ningún preso que haya escapado. De todas maneras, el ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, viajó hacia Coronda e implementó un blindaje en las afueras de la cárcel. En ese sentido, el ministro santafesino lideró un operativo para finalizar el motín en Coronda.

Sain estuvo al mando del operativo liderado por los grupos especiales Tropa de Operaciones Especiales (TOE) y Grupo de Operaciones Tácticas (GOT) para respaldar la labor del Grupo de Operaciones Especiales Penitenciarias (GOEP) y así poner un fin al motín realizado por los presos de ambos penales.

Mientras tanto, en la provincia de Buenos Aires se produjeron otras protestas en las cárceles, en la que los presos reclamaron medidas por el coronavirus. Fue por eso que los efectivos del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) tuvieron que controlar disturbios en la unidad ubicada en Florencio Varela y en la Alcaldía de Batán.

En el pabellón 2 del penal de Florencio Varela, los internos provocaron disturbios y tabicaron el acceso. De inmediato se presentaron en el lugar las máximas autoridades penitenciarias y se inició una mediación, en el que primó el diálogo y el entendimiento, por lo que resolvió el conflicto de manera pacífica y sin heridos.

Las autoridades continuarán con una mesa de diálogo con representantes de cada uno de los pabellones para dirimir cualquier inquietud a través de la comunicación.

En tanto, en la Alcaidía de Batán, hubo un incidente en el Pabellón B, donde los internos de ese sector participaron de los disturbios al romper parte de las instalaciones y arrojar elementos contundentes.

Ante la imposibilidad de entablar un diálogo y debido a la premura de controlar la situación fue necesaria la intervención del personal penitenciario especializado en estos conflictos, por lo que con el uso de la fuerza mínima indispensable se restableció el orden, con el saldo de algunos internos con lesiones leves.

Otra situación de tensión se vivió en la cárcel ubicada en el barrio porteño de Villa Devoto (perteneciente al Servicio Penitenciario Federal), con internos que reclamaron por mayor prevención frente a potencial casos de contagios del coronavirus.

Coronavirus: presos reclaman por condiciones de reclusión