Más testimonios en el caso Nahiara Cristo

179
Los psicólogos dieron sus versiones sobre el perfil de ambos imputados.

Una mujer que se presentó a declarar voluntariamente dijo que días antes del deceso de Nahiara Cristo vio a la imputada, Yanina Lescano, “muy bien arreglada, muy producida”. También dijo que vio al coimputado, Miguel Cristo, “totalmente desintegrado, encorvado, tenía mucho miedo”.

[email protected]

Tomasa Fernández declaró ayer en la causa que se sustancia contra Miguel Ángel Cristo y Yanina Soledad Lescano, imputados por el crimen de Nahira Luján Cristo, que tenía dos años cuando falleció el 7 de febrero de 2019 en el hospital San Roque, donde llegó con un severo cuadro de desnutrición y maltrato por golpes y quemaduras con agua y cigarrillos. La mujer explicó que se presentó a declarar porque escuchaba en los medios la versión de Lescano, quien sostiene que era víctima de violencia de género y que estuvo secuestrada junto a sus hijos mientras Nahiara Luján era maltratada por su padre biológico.

Ayer Fernández explicó que conoció a la pareja porque tenía una casilla en venta y Cristo y Lescano quisieron obtenerla a cambio de un auto. La testigo sostuvo que el encuentro se produjo entre 10 y 12 días antes del deceso de la beba. Opinó que vio a Lescano “muy bien arreglada, muy producida, todo lo contrario a él”, lo que motivó que le comentara a su hijo que le parecía raro que fuese la pareja de Cristo. En este sentido, manifestó que vio al imputado “totalmente desintegrado, encorvado, tenía mucho miedo ese hombre”. También dijo que Cristo casi no habló durante el encuentro y que el diálogo fue con Lescano.

Claudia Rodríguez, prima de la madre biológica de Nahiara Luján, dijo que vio a la nena con Cristo, Lescano y los otros niños el 24 de diciembre de 2018 cuando la pareja le llevó una caja navideña. Recordó que la beba “estaba bien”. La mujer sostuvo que Lescano “era mentirosa” y manifestó que “la veía bien”. Así, puso en duda que haya estado en situación de violencia y cuestionó que si hubiese sido así la habría ayudado. Expresó que cuando le preguntaba por otras parejas que tuvo Lescano, ésta respondía “me tenía secuestrada, me tenía violada, pero la veíamos bien”. La testigo sostuvo que a Cristo y la madre biológica de Nahiara Luján, que falleció, se los veía bien, añadiendo que nunca escuchó que haya sido violento. También dijo que el hijo mayor de Lescano le contó que aquella “le metía la cabeza dentro del lavarropas a Nahiara”.

ZelmiraBarbagelata, psicóloga del Cuerpo Médico Forense, evaluó a ambos imputados. De Cristo dijo que advirtió que los “rasgos predominantes” eran “la victimización, la manipulación, la ausencia de capacidad empática, las relaciones de tipo utilitaria”. Por su parte, Melina Vázquez, psicóloga que asistió a Lescano en la cárcel de mujeres de Paraná, dijo que cuando la entrevistó la encontró muy “angustiada” y “con igual estado de ansiedad”. Respecto al modo de relacionarse con los hombres, la psicóloga señaló que halló en la imputada cierto grado de exposición en sus relaciones: “Se podría decir que es una persona que se expone en sus relaciones, en sus vínculos de pareja, no puede medir el grado de violencia, no puede advertir conductas violentas”. En el mismo sentido, la psicóloga Claudia Gómez Arpitt señaló que Lescano tiene “tendencia a complementarse con personalidades psicopáticas en sus parejas” a las que es “capaz de seguir hasta las últimas consecuencias sin tomar cuenta de lo que hace”.

 

Introducen una evidencia nueva que complicaría a Yanina Lescano