Reponen “Cangrejal”, una obra teatral con temática polémica

108
La obra plantea un tema que, a partir de la historia que desarrolla, habilita en el espectador interrogantes inquietantes.

“Cangrejal”, del autor bonaerense Andrés Binetti, regresa a escena en dos funciones que podrán verse el 5 y 6 de marzo en Escuela del Bardo. La puesta es protagonizada por Augusto Carballal y Sebastián Boscarol. 

 

coordinacion@eldiario.com.ar

En septiembre, tras siete meses de ensayo, la obra teatral Cangrejal, de Andrés Binetti, se presentó en La Hendija, con dirección de Augusto Carballal.

Tras una temporada de cuatro funciones, la puesta –calificada por «Chiqui» González como un «poema teatral»- bajó de escena. Luego de un paréntesis, el trabajo vuelve a presentarse con cambios en el elenco. Esta vez la historia tiene como protagonistas a dos personajes enlazados por una situación límite.

En la versión original –tal como fue concebida por el autor nacido en Bahía Blanca- “Cangrejal” gira en torno al vínculo entre un hombre y una mujer. En la puesta que pudo verse en 2019, esos roles eran encarnados por Rosana Espinosa y Sebastián Boscarol. Se trata de una historia intensa, inquietante, controversial.

Con un nuevo enfoque, la producción regresa a los escenarios y podrá verse en dos funciones -jueves 5 y viernes 6 de marzo a las 21:30- en Escuela del Bardo (Almafuerte 104), con modalidad «a la gorra».

En esta nueva versión,  que suple a la que el grupo estrenó en septiembre, la actriz es reemplazada por la incorporación de Augusto Carballal y se suma Tovio Velozo –responsable del sonido y la iluminación- con una mirada externa que permite a los actores ajustar su desempeño escénico.

“Desde el comienzo del proyecto la intención fue compartir nuestro trabajo con distintos públicos y por eso pensamos en mostrarla en distintos escenarios”, contó Augusto Carballal. El actor y director remarcó la recepción que tuvo el trabajo luego de su estreno en septiembre y remarcó que “la temporada nos permitió verificar lo que teníamos previsto: que la temática era dura, no digerible fácilmente por el tema que aborda, que es la eutanasia y la seriedad del planteo que realiza el autor en su texto”.

DESAFÍO

El argumento de Cangrejal reúne a dos personas, paciente y enfermero, en un espacio en que uno ha tomado la decisión de dar fin a su vida y el otro es el encargado de llevar adelante esa decisión. El texto de Binetti plantea la acción de la historia a partir de una situación extrema y dramática. En ese contexto, ambos personajes se hallan por imperio de las circunstancias en un último encuentro. Sin embargo las cosas no saldrán tal cual lo previsto por lo cual la historia derivará hacia un rumbo inesperado.

La acción transcurre en un país indeterminado y la escenografía agrega toques que presentan la historia en un espacio que no es del todo real. Eso posibilita que las palabras del dramaturgo Binetti “ingresen en una dimensión rara, diferente”.

“Después de leer la obra, me interesó en este `poema teatral´ el planteo del autor, que expone la calidad y profundidad de su búsqueda para definir los personajes, y cómo construyen un enlace entre ellos”, señaló el director a EL DIARIO. Con ese enfoque, llevar a escena la obra representó un desafío en términos de un “poema teatral”, escrita para dos personas en un momento clave.

La muerte y sus circunstancias, en una obra con preguntas inquietantes.

 

PLANTEO NECESARIO

Cangrejal se publicó en 2004. En aquel momento Carballal leyó el texto y quedó impactado. Sin embargo recién a comienzos de este año, logró reconectarse con la obra. En el inicio de una nueva etapa para su desarrollo personal y teatral, entendió que el momento era propicio el proyecto de llevar la obra a escena.

“Me interesó sobre todo trabajar con el hilo que construyen dos personas, y cómo se teje el vínculo en cuanto a la construcción de un intercambio en que se necesitan”, apuntó Carballal.

De allí que el foco de su tarea se basó en ajustar el texto con el correlato actoral en el espacio y para ello acordó con los actores las acciones “que cada una de las palabras nos invita a pensar en función de la acción que hay que poner en el espacio”.

Con una concepción estética despojada, con vestuario y escenografía, reducida “a sus elementos mínimos pero necesarios” planteada por el grupo, el equipo que lleva a escena este trabajo se completa con el aporte en el aspecto técnico de Sergio Fabri y de Lucas  Barzola en efectos sonoros.

“Somos concientes de que el tema es dramático y no puede tomarse a la ligera. En nuestro país no es algo que aún se haya planteado como debate público, entendemos que se trata de una temática controversial y conflictiva que genera preguntas incómodas que se plantean sobre la muerte, ese límite absoluto, la frontera final. Interrogantes que creemos que es necesario plantear y por eso nuestra intención luego de estas funciones es presentar este trabajo en otros espacios de la provincia, de Santa Fe y de Córdoba”, concluyó el director.