El rosarino anotó los primeros cuatro del 5-0 del conjunto Culé sobre el Eibar. Con este triunfo, la cima es exclusivamente Blaugrana, ya que Real Madrid perdió ante el Levante en su partido válido por la 25ª fecha.

Lionel Messi convirtió este sábado cuatro goles en la contundente victoria de su equipo, Barcelona, sobre Eibar por 5-0 como local, en un encuentro correspondiente a la 25ª fecha de la Liga de España. Los tantos del rosarino, que es el goleador del campeonato con 18 anotaciones, fueron a los 14, 17 y 40 minutos del primer tiempo y a los 42 minutos del segundo. El restante lo hizo el brasileño Arthur, dos minutos después del 4 a 0.

Messi alcanzó su récord de la temporada, ya que antes consiguió dos tripletes contra Celta de Vigo (4-1) y ante Mallorca (5-2), y de esta manera cortó la racha sin tantos desde el 19 de enero (1-0 a Granada).

Barcelona (55 puntos), con este triunfo, se subió a la punta de la competencia y dejó atrás a Real Madrid (53), que más tarde perdió contra el modesto Levante por la mínima expresión.

El partido

Eibar arrancó mejor parado en el Camp Nou aunque la intensidad y los arrebatos ofensivos le duraron poco. De hecho, la última vez que el visitante pisó con peligro el área del arquero alemán Marc-André ter Stegen fue a los cinco minutos de la etapa inicial cuando le anularon el 1-0 de Sergi Enrich por VAR, al estar fuera de juego.

El conjunto catalán, cuestionado por el bajo nivel en sus últimas actuaciones, contó con todo el talento de Messi, que en la primera anotación se sacó de encima a tres defensores -uno con un caño- y definió con tranquilidad ante la salida del serbio Marko Dmitrovic.

Además, Barcelona continuó con su dominio en el campo y a los 17 minutos encontró nuevamente a Messi, quien en una entrada en velocidad controló la pelota y rompió la línea defensiva para definir con un remate cruzado.

Con el control total del desarrollo y una ayuda inesperada de la defensa de Eibar, Messi aprovechó y puso el 3 a 0 antes del entretiempo aunque no acalló los insultos y el pañuelazo de los hinchas locales al presidente, Josep Maria Bartomeu, envuelto en diferentes escándalos contra sus mismos jugadores.

Barcelona salió al segundo tiempo con una menor intensidad en el mediocampo, al tener la victoria asegurada, y en el cierre encontró nuevamente a Messi tras una asistencia de Braitwaite y puso el 4-0.

Sin embargo, Barcelona, impulsado por la goleada, fue por más y redondeó el aplastante triunfo con la intervención de Arthur, a los 44 minutos.

De esta manera, los dirigidos por Quique Setién llegarán el martes a Napoli con los ánimos renovados y con el objetivo de dar un paso firme en tierras italianas por la Liga de Campeones de Europa.