En Paraná también pidieron por la legalización del aborto

0
78
En nuestra Paraná la manifestación se convocó en torno al monumento a San Martín. Foto Ricardo Holle.

Como en más de 100 ciudades de todo el país, las mujeres salieron ayer a las calles de Paraná para exigir el tratamiento urgente el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que fue consensuado entre cientos de organizaciones feministas de mujeres y disidencias, junto a las organizaciones políticas, sociales, sindicales, artísticas, académicas, de derechos humanos, entre otras.

Durante la movilización hubo un «micrófono abierto» en el que diferentes organizaciones se expresaron pidiendo que la Iglesia y el Estado «sean asunto separado», además de intervenciones artísticas mientras esperaban para realizar la ya típica foto con los pañuelos verdes de la Campaña.

En el documento, la Campaña Nacional por el Aborto, Legal, Seguro y Gratuito explicó que el proyecto que pretenden que se discuta en el Congreso de la Nación garantiza el derecho a la salud integral a mujeres, niñas, adolescentes y disidencias debido a que “se inscribe en el marco de los derechos humanos y consagra derechos constitucionales, adecuándose a las distintas exigencias de los organismos internacionales de los cuales nuestro país forma parte”.

Además, bregaron por la implementación de una educación con perspectiva de género “como práctica democrática liberadora”: “A más de trece años de la sanción de la ley 26.150 que crea el Programa de Educación Sexual Integral reafirmamos que nuestra consigna es una exigencia al Gobierno nacional y también a los gobiernos provinciales”, destacaron.

“Con el pañuelo en alto y las manos unidas, somos millones exigiendo la aprobación de este proyecto: que esté en sintonía con la equidad en el acceso a la salud integral, la atención igualitaria, la Educación Sexual Integral y el Estado Laico”, indicaron.

La iniciativa que se ha presentado ocho veces consecutivas en el Congreso de la Nación y que en 2019 alcanzó la media sanción en Diputados pero su rechazo en Senadores, pretende que mujeres y personas con capacidad de gestar de manera voluntaria tengan acceso al aborto hasta la semana 14. Luego de la semana 14, será necesario alguna causa como riesgo a la vida, a la salud o violación. Sin límite de plazo, ni denuncia judicial.

En este sentido, establece que el único requisito para su realización es firmar un consentimiento informado. “Ninguna persona puede ser reemplazada en el ejercicio del derecho a decidir, y la ley será de aplicación obligatoria en todo el territorio de la República Argentina”, puntualiza.

Asimismo, pretende que puedan acceder al aborto mujeres sin distinción de origen, nacionalidad o situación migratoria de la persona que lo solicita.

Por otra parte, indica que todas las obras sociales, sistemas de salud y prepagas deberán garantizar la práctica de manera gratuita y obligatoria, se debe incorporar al Plan Médico Obligatorio.

Se deberá incluir en los contenidos de la ESI el aborto como derecho, como así también la formación de docentes, profesionales de la salud y de otras áreas.

Luciana Basso, profesora, explicó que «volvemos con el proyecto a la calle, compartiendo el espacio del Pañuelazo Federal con organizaciones, con gente que apoya la causa, con apoyo de disidentes, universitarios».

Nadia Ahumada, en tanto, remarcó que «la campaña ya tiene 15 años de organización y eso se refleja en la plaza. Es un año con muchas expectativas para que nuestro proyecto de ley, presentado ocho veces en el Congreso, pueda por fin lograr la despenalización del aborto”.