Causa Mutual Modelo: Piden la absolución de los acusados

117

Rolandelli y Picazzo sostuvieron su inocencia respecto de la acusación, por su rol de partícipes necesarios, en la causa que investigó el pedido de adelanto de crédito, que no se concretó, de la Mutual Modelo a la municipalidad, en la gestión de Varisco.

Redacción El Diario | [email protected]

El ex intendente está imputado como autor. Diría sus últimas palabras hoy por videoconferencia.

Causa Mutual Modelo: pedidos de condena con prisión condicional para los imputados

 

Las fiscales Patricia Yedro y Cecilia Goyeneche solicitaron al Tribunal de Juicio y Apelaciones, integrado por Gervasio Labriola, Carolina Castagno y Rafael Cotorruelo, que condene al ex intendente Sergio Varisco, a la pena de 2 años de prisión de ejecución condicional como autor del delito de Peculado en grado de tentativa. En el mismo sentido y por el mismo delito se expidió respecto de la responsabilidad que el Ministerio Público Fiscal (MPF) les atribuyó a Walter Rolandelli y Ángel Picazzo como partícipes necesarios, para quienes instó las penas de 1 año y 8 meses y 1 año y 10 meses, respectivamente, también de ejecución condicional.

Para los tres pidió que se les dicte la inhabilitación especial para ejercer cargos públicos. Las defensas pidieron la absolución lisa y llana de sus defendidos, destacando que se deje constancia que el proceso no afectó en buen nombre y honor de que gozaban. El Tribunal dictó un cuarto intermedio hasta hoy a las 10, cuando se retomará la audiencia para escuchar las últimas palabras, si es que decide hacer uso de ese derecho, del ex intendente, que no concurrió a la audiencia de alegatos por cuestiones de salud. Se adelantó que lo podría hacer por videoconferencia.

Los hechos

Varisco, Roladelli y Picazzo están acusados de firmar un convenio el 22 de enero de 2016 por medio del cual se le otorgó a la Mutual Modelo un millón y medio de pesos en concepto de adelanto de cuotas por saldos no cubiertos de los créditos otorgados por Mutual a favor de agentes del municipio, que no se efectivizó. Para concretar aquella maniobra, que Fiscalía sostiene que se realizó “con el propósito de favorecer económicamente” a la mutual, se invocó como motivo “paliar la situación financiera que atravesaba la mutual. Fiscalía entendió que Varisco afectó fondos públicos que “tenía a su disposición por el cargo que ostentaba”. Rolandelli habría participado emitiendo el 28 de enero de 2016 un dictamen mediante el cual recomendó el otorgamiento del adelanto, a pesar de las observaciones hechas por el contador general de la Municipalidad, Eduardo Campdesuñé.

La acusación sostuvo que la maniobra atribuida a Varisco, Rolandelli y Picazzo, a la que se calificó como “tentativa fracasada” no llegó a concretarse porque la orden de pago que se emitió no se hizo efectiva porque fue anulada el 5 de febrero luego que la mutual iniciara otro expediente con el mismo objetivo, para evitar la objeción que planteara Campseuñé. Como consecuencia de esta segunda presentación efectuada por Picazzo como presidente de la Asociación Mutual Modelo, Varisco, como presidente municipal de Paraná, el 4 de febrero le otorgó el anticipo solicitado, con el objetivo de “paliar la situación financiera que atravesaba la entidad originada en saldos no cubiertos por los agentes municipales”. Para ello, según la acusación, “para concretar la maniobra, en base a lo acordado previamente, Rolandelli, emitió el dictamen Nº 8.416 del 4 de febrero y el mismo día suscribió un convenio con Picazzo y emitió el decreto Nº 371 ratificándolo, todo ellos a sabiendas de las observaciones que días previos y en un expediente efectuara el contador general del municipio, respecto a los riesgos que existían para el recupero de los fondos” para lo que cual se puso en garantía los fondos de ayudas económicas aprobados por el CUAD.

Las fiscales sostuvieron que “el convenio no guarda el más mínimo requisito de legalidad”, cuestionando que “se manejaron los fondos públicos como si estuvieran a disposición del presidente municipal”. También cuestionaron que el primer pedido no contemplaba el pago de intereses por parte de la mutual, como así tampoco una garantía que asegurara a la comuna el recobro del adelanto. En relación al segundo, que si contemplaba el pago de intereses, señalaron que los convenidos estaban muy por debajo de lo que establecía la tasa del Banco de la Nación Argentina.

 

Defensa

Las defensas cuestionaron que se vulneró el derecho de defensa por lo que consideraron un “sorpresivo” cambio de la calificación legal de los hechos. Fiscalía pidió la remisión de la causa a juicio por los presuntos delitos de Defraudación a la administración pública y Negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública. Las fiscales, en los alegatos de apertura adelantaron que aquellas podrían mutar por las de Peculado y Abuso de autoridad. Tal como lo adelantó Emilio Fouces, defensor de Picazzo a El Diario, en una entrevista publicada el 28 de enero, cuando sostuvo que “las defensas tenemos algunas estrategias e intereses comunes a ambas partes”, el vaticinio se vio ayer con claridad.

Las defensas sostuvieron la licitud del pedido de adelanto, destacaron que atravesó todas las instancias administrativas burocráticas sin ningún tipo de observación respecto de la legalidad del pedido, insistieron en los antecedentes por iguales pedidos que se concretaron en las gestiones de José Carlos Halle y Blanca Osuna, de los que señalaron eran legítimos y legales. Así, se preguntaron “¿por qué en la gestión del doctor Halle y de la profesora Osuna eran lícitos y acá no?”.

Los defensores destacaron el testimonio de los funcionarios de carrera que declararon durante el juicio y tras analizar sus declaraciones destacaron que siendo testigos de cargo, sus testimonios favorecieron a los imputados. También destacaron que aquellos no estaban preocupados por la legalidad del pedido sino por la posibilidad de no recuperar el adelanto, por lo que solicitaron garantía de cobrabilidad.

 

Prueba

Respecto del análisis de los testimonios de los testigos de Fiscalía, las defensas destacaron que las fiscales atribuyeron a los testigos dichos que no manifestaron: “”Evidentemente participamos de diferentes audiencias” criticaron, y señalaron que “hemos escuchado atribuciones a testigos que dijeron lo contrario, se dijeron situaciones que no fueron probadas durante el debate”. Respecto de Varisco, se sostuvo que el crédito no se pagó porque le dijo a la secretaria de Hacienda, Cristina Ruberto, que no se pagara y se usara el dinero para otros gastos; respecto de Picazzo, que realizó el pedido porque conocía que era una práctica habitual entre las mutuales y la Municipalidad; y respecto de Rolandelli, que se criminalizó la opinión la llevar a juicio a un profesional por emitir un dictamen, opinión que es vinculante respecto de la cuestión a la que es llamado a dictaminar.

 

Últimas palabras

Más allá de la cuestión penal y sus consecuencias, los imputados dejaron en claro una preocupación predominante: la afectación a su buen nombre y honor. En este sentido, Picazzo sostuvo: “Simplemente ratificar mi inocencia de los hechos que aquí se me acusa. Desde que surgió esta denuncia allá por julio de 2017 tanto yo como mi familia no la hemos pasado para nada bien, me ha generado alteraciones en lo laboral y en lo profesional. He tenido que convivir con mis hijos recién recibidos con 23 años y por ahí han salido artículos nefastos hablando mal de mi persona; también se dio el fallecimiento de mi mamá y eso ha generado un dolor importante, más aún sabiendo ella de todo el proceso que yo estaba viviendo, como toda mamá preocupada por sus hijos. Realmente la pasé muy mal, solo eso, mis abogados defensores fueron muy claros y no tengo nada más que decir. Gracias”

A sus turno, Rolandelli, visiblemente angustiado, manifestó: “Señor presidente, la verdad es que estoy devastado por esto, me ha hecho mucho mal porque simplemente ejercí mi derecho, para el cual estaba habilitado, que era una opinión jurídica, una señor presidente, una sola, y he pasado dos años terribles de mi vida, solo mi esposa que está ahí sentada puede decir lo que hemos vivido, el escarnio público que hemos vivido por esto, que no es nada lindo y todos los que están acá me conocen, tanto el honorable Tribunal, los fiscales, los periodistas, la clase de persona que soy. Verme sentado acá, que me la he aguantado por mis hijos, por mi viejo, que la han sufrido y la siguen sufriendo. Solamente señor presidente hice un dictamen, a Campdesuñe no lo conocía porque hacía poco que estábamos, no lo contradije, no tuve connivencia, solamente dictaminé, nadie me obligó, con Varisco me he contradicho en muchos dictámenes, no sólo en ese, tengo muchos otros, siempre he dictaminado de acuerdo a mi sana crítica, nada más. Por eso señor presidente, solo le pido a usted que Dios y la Virgen lo iluminen y que se haga justicia en su sentencia. Muchas gracias”.