Co Working: Surge en Paraná otro espacio innovador donde trabajar

333
Como en otras ciudades, en Paraná existe un espacio para el coworking. Foto: Ricardo Holle. El Diario.

Una zona nueva para el trabajo colaborativo se ha conformado en Paraná. Allí profesionales independientes, empresarios y freelancers compartirán un mismo espacio físico (70 puestos de trabajo entre mesas comunes y mesas de trabajo, más dos salas de reuniones y 3 oficinas).para desarrollar sus negocios, con la posibilidad de intercambiar conocimientos, ideas y proyectos.

 

REDACCIÓN EL DIARIO | coordinacion@eldiario.com.ar

 

Co trabajo, la traducción al español de coworking, quizá no da real dimensión de las posibilidades que se abren a partir de un espacio que permite a personas, individualmente, a grupos, a empresas, en forma presencial o virtual desarrollar proyectos y actividades diversas, simultáneamente. Incluso, ser impactado por la sinergia que puede generarse y terminar en iniciativas que inicialmente no estaban planteadas.

“Hemos visto una demanda importante tanto en el hotel como también empleados de empresas, profesionales, desarrolladores freelancers que necesitan su lugar de trabajo”, comentaron a EL DIARIO, Marcelo y Andrea Svetliza responsables de Paraná coworking, que desde hace unos diez días quedó habilitado en inmediaciones de la rotonda del Parque Urquiza, en Alameda de la Federación 684, pegado a Maran Suites & Towers.
Como está inscripto en una de sus paredes, se trata de compartir un mismo espacio de trabajo, atravesado por el concepto de comunidad, sin perder la independencia. La definición está directamente vinculada al abanico de servicios que se brindan. “Una persona puede venir a alquilar un espacio de trabajo individual; puede venir por un día, determinadas horas, tres veces a la semana, mensualmente; puede traer su equipo de trabajo para ocupar una mesa u otro tipo de servicios, También se puede alquilar la sala de reuniones que hay, o las oficinas. Dentro de esto incluye el café, un kit de bienvenida, wifi, hdmi para poder ver proyecciones, los lockers, el servicio de limpieza”, enumeraron los entrevistados.

Disponible para personas o representantes de empresas que lleguen a Paraná, así como para residentes en la ciudad.

Está abierto desde el miércoles 5, pero un encuentro que tuvo lugar el jueves último lo dejó formalmente habilitado. Los días previos sirvieron, de acuerdo a lo que trasmiten, para poner a punto especialmente los aspectos vinculados a la tecnología: que funcionaran todas las conexiones así como wi fi, pero también, la iluminación, el aire acondicionado, en fin, una serie de recursos que vuelven al lugar confortable, amigable y con los servicios necesarios para trabajar.

COLABORAR

“La filosofía del coworking es la sinergia que se puede llegar a generar entre los coworkers y sus diferentes proyectos, uniéndose”, explicaron al dar cuenta de una posibilidad. No obstante, también se destacaron que ese ámbito garantiza seguridad, privacidad, confidencialidad. “Hay una política interna planteada en un reglamento, un código de convivencia, para poder resguardar todos esos aspectos. Quien contrata el servicio, se registra y debe firmar ese protocolo y cumplirlo en tanto son las normas de respeto hacia el trabajo y las otras personas”.

Básicamente hay dos modalidades de trabajo. Se puede ir y trabajar solo o bien, con otros de una misma empresa, por ejemplo, para lo cual se puede alquilar una oficina en la cual trabajar con los colaboradores.

Por otra parte, se puede trabajar solo en lo propio o interactuar con otros profesionales del mismo rubro o no para generar proyectos nuevos. “Esta bueno que se sepa que se puede generar trabajo compartido. En ese orden, en la web va a haber un soporte para eso, para que se suban currículos y se puedan ir interlinkeando los eslabones. Pero –reiteraron- se puede venir a este espacio en lugar de trabajar en una casa u otro tipo de oficina cerrada. Es moderno, hay respeto y muchísima comodidad”, subrayaron.

Aseguran que es una tendencia que se está imponiendo y que ya funciona en otras ciudades argentinas y obviamente, en otros países.

En particular pareciera que no hay demasiada certeza en cuanto a los destinatarios de esta modalidad. “Pensamos en gente que recién se inicia (en una profesión), pero luego fuimos viendo que había diversas necesidades en la ciudad. Puede ser un estudiante que tenga un ingreso para abonar el uso, o bien, que trabaja en paralelo. También hemos recibido consultas de gente más grande que tampoco esperábamos, lo que los lleva a pensar en el funcionamiento para un amplio rango de edades”, comentaron.

Igualmente diversas son las propuestas que existen para contratar ese servicio: mensual, diario, media jornada, tres veces por semana. Hay un total de 7 planes individuales y grupales que generan un abanico donde quien quiera utilizarlo podrá hacerlo. No obstante, estiman que a medida que avancen las consultas verán si surgen nuevas demandas y consecuentemente, otras opciones.