22 C
Paraná
martes, febrero 25, 2020
  • Paraná
  • Cultura
Más

    La feria que siempre se renueva

    La tradicional feria de Salta y Nogoyá alberga a puesteros de todo tipo. Allí se consiguen productos frescos de quintas locales pero también hay artesanos, costureras y venta de plantas. Los fines de semana se constituye en un paseo.

     

    A principios de la década del 40 del siglo pasado comenzó a funcionar la feria en la esquina de las calles Salta y Nogoyá. Desde entonces se la identifica con ese nombre. Allí se constituyó como un centro de venta de productos frescos, desde hortalizas y frutas hasta animales vivos.

    Con el tiempo se fue afianzando como mercado y pasó a ser parte de los símbolos de la ciudad. Paraná fue cambiando con los años pero el espíritu de la feria se ha mantenido intacto, conservando un aire de barrio, de lugar de encuentro con vecinos y conocidos.

    En un proceso de continua reinvención, las propuestas que allí se ofrecen se renuevan y no es solamente buena mercadería o precios accesibles lo que ofrece sino también un espacio de paseo y esparcimiento.

    Así, todos los fines de semana de febrero a partir de las 18 abre sus puertas para que un público nocturno pueda disfrutar de alternativas gastronómicas y de entretenimiento.

    Proyecto

    Para el futuro se prevé la apertura de una calle de acceso que va desde Salta hasta Plumerillo y que se usaba como lugar de descarga de proveedores.

    “Actualmente hay un vivero al que se le concedió el espacio por un tiempo que se venció. Le estamos dando la posibilidad que se traslade al interior de la feria”, manifestó en diálogo con EL DIARIO VaninaAlessi, subsecretaria de Inversión y Empleo de la Municipalidad.

    “Se está planeando hacer estos eventos nocturnos en la calle interna, pero no todos los fines de semana sino una vez al mes, con propuestas especiales como la noche de las pizzas o del asado con cuero. Esa calle hoy en día no tiene uso porque para la carga y descarga generalmente se usa la puerta principal. Pero no se tiene pensado para otra cosa. La función de la calle se quiere recuperar que es para uso interno de la feria”, remarcó.

    —¿Cuál es la situación actual de la feria?

    —Se está haciendo una evaluación edilicia. Queremos poner los baños en condiciones, hacer un baño para discapacitados que es lo que se requiere porque es un edificio público. Además estamos haciendo una evaluación de los techos, porque se llueven en ciertos lugares. Ya se limpiaron las canaletas. Estamos esperando un informe técnico.

    —¿Los puestos están todos ocupados?

    —No, no están todos ocupados. Estamos regularizando el tema de los puestos. Todo el tiempo están ingresando nuevos proyectos de gente que quiere ingresar a los puestos. Hay dos puestos disponibles. Estamos analizando porque hay gente que ya no los quiere o tiene dos puestos, es un trabajo que se va haciendo de a poco.

    —¿Los interesados en los locales tienen que presentar una propuesta?

    —Se presenta una propuesta de ocupación del espacio diciendo qué quieren hacer. Puede ser gastronómico, despensa, verdulería. Algo que esté relacionado con la alimentación. Se presenta un proyecto por Mesa de Entradas para Mercados y Ferias y lo evaluamos. Tienen que estar en regla toda la cuestión fiscal y una vez que se tiene eso tienen que generar la habilitación y pagar un canon por el uso del espacio.

    —¿Se hace una concesión?

    —Más que una concesión es un alquiler. Es de renovación mensual. Se paga todos los meses y se avisa cuando se quiere cancelar. Se debe devolver el espacio en las mismas condiciones en las que se recibió.

    —¿Las actividades que se desarrollan siempre tienen que ver con venta de alimentos?

    —No. La función original de la feria estaba relacionada con alimentos. Ahora, hay gente que trabaja en cuero, hay un puesto que trabaja en costura, otro que vende juguetes. Con el transcurso de los años se han habilitado otros tipos de puestos.

    Ventas

    —¿Cómo están las ventas?

    —La Feria tiene un horario comercial de lunes a sábado de mañana y tarde, los domingos solamente a la mañana. La gente de la zona circula todos los días. Los domingos va gente de todos lados. Alrededor del 70% de las ventas se realizan los domingos. Ahora, con el evento de los viernes de noche hay puestos que han aumentado su capacidad de venta. La gente ha vuelto a la feria. Algunos no la conocía, o no sabían que seguía funcionando, o qué puestos hay. Ahora los feriantes han aumentado sus ventas.

    —¿Hay puestos de ventas en mesas?

    —Los meseros pagan la mesa por día. Hay meseros fijos, otros están sábado y domingo. Generalmente son personas que tienen producción en su casa y no se justifica tener un puesto. Tienen un costo no muy alto, no llega a $ 110 por día.

    En otros lugares

    —¿Hay otras ferias en la ciudad?

    —Sí. Hay otras ferias que están integradas en la dirección. Están la Feria de las Pulgas, en calle Perú y el mercado que funciona ahí mismo; también en Barrio 33 Orientales y el Mercado Sur. También Mercado en tu Barrio.

    —¿En qué lugares está Mercado en tu Barrio?

    —Lunes, martes jueves y sábados en Plaza Enrique Carbó y frente al Instituto del Seguro. Ahora estamos renovados los comodatos y vamos a trabajar con las comisiones vecinales, escuelas y clubes para que los dos días de la semana que quedan libres vayan rotando y estén en diferentes puntos de la ciudad.

    —¿Es un programa nacional?

    —Era un programa nacional. Se cayó hace un par de meses y el municipio lo siguió trabajando. Ahora estamos esperando que salga nuevamente el programa nacional. Seguimos apoyando a los emprendedores que muchos viven de esa actividad. No los podemos dejar sin trabajo. Les damos los gazebos, les conseguimos las habilitaciones, entregamos las bolsas. Estamos gestionando los baños. También el seguro de responsabilidad civil.

    Comida y bebida

    Según la municipalidad, en La Feria de Noche –la propuesta que se llevaadelante en el tradicional espacio de Salta y Nogoyá–, en enero se registró un movimiento promedio, por fin de semana, de aproximadamente 500 litros de bebidas y unas 2.400 unidades alimenticias correspondientes a foodtrucks. Los feriantes ubicados en los puestos internos, en tanto, vendieron unas 1.250 unidades y 119 kilos de distintos productos.

     

     

    Lo más leído