Contradicciones complican a uno de los acusados del crimen de Larsen

147
Los tres acusados, junto a sus abogados defensores. Foto El Diario.

Alberto Daniel García dio, el día del crimen de Pedro Esteban Larsen, una versión que generó fundadas sospechas en los investigadores. El imputado se presentó como testigo-víctima pero las contradicciones en su relato forjaron su imputación. Su testimonio permitió llegar a los otros dos sospechosos del violento crimen: Rafael Valentín Martínez, alias Rafa, y Diego Gabriel García. Este viernes será la etapa de alegatos.

Redacción El Diario | [email protected]

 

En la primera y única jornada de testimoniales declararon efectivos de la Policía de Entre Ríos que estuvieron en el lugar del crimen del jubilado Pedro Esteban Larsen.

Los testimonios complicaron la difícil situación en la que se encuentran, al menos dos de los tres sospechosos de quitarle la vida a Larsen, para robarle dinero que guardaba en un lugar secreto de su casa.

El viernes a las 9 será la etapa de alegatos. Fiscalía adelantó ayer que pedirá la pena de prisión perpetua para Alberto Daniel García, de 40 años; Rafael Valentín Martínez, alias Rafa, de 26 años; y Diego Gabriel García, de 27 años. Las defensas, en el caso de Martínez y Diego García, a cargo de Jorge Balbuena y Jorge Sueldo, y la de Alberto García, responsabilidad de José Velázquez y Leopoldo Cappa, instarán la absolución.

Los imputados, que este miércoles se abstuvieron de declarar, son juzgados por el crimen ocurrido el sábado 1 de diciembre de 2018 aproximadamente a las 16.30, en la casa de la víctima, ubicada en calles Procesión Náutica y Cortada H, en el barrio Bajada Grande de Paraná.

Este miércoles 5 de febrero, los efectivos de la Policía de Entre Ríos, Ángel Ricle, Sebastián Villanueva, Marcelo Mitchel y Damián Borgetto, fueron coincidentes en señalar que el relato que dio Alberto Daniel García estuvo signado por una serie de contradicciones que sembraron dudas en los investigadores. La particularidad del relato de García estribó en que en los primeros momentos de la investigación apareció como víctima, puesto que estaba con Larsen cuando ocurrió el hecho.

Las dudas que surgieron en los policías e hicieron crecer las sospechas respecto del verdadero rol que habría desempeñado García, consistieron en que adujo un golpe en la frente propinado por una persona a la que él le abrió la puerta, que le hizo perder la conciencia; no obstante la observación de Borgetto, que es médico de la fuerza, que sostuvo que se trató de una “pequeña escoriación” que “no es compatible con una lesión importante para generarle un desmayo en el momento”.

También fue inconsistente al precisar cuántas personas ingresaron a la casa. Primero dijo que fue una y luego dijo dos. Tampoco pudo explicar en aquel momento en la casa de Larsen, porqué abrió la puerta si conocía que aquel era una persona que tomaba muchos resguardos en materia de seguridad.

También declararon ayer Alfredo y Cristian Larsen, hijos de la víctima. El primero opinó que el móvil del crimen fue el robo. Así, manifestó que su padre había ganado 100.000 pesos en el casino, monto que depositó en una cuenta.

Ambos evaluaron que su padre pudo comentarle a alguien, incluso a García, que había ganado aquella suma. Cristian, que llegó a la casa de su padre el día del crimen, recordó que el imputado le manifestó “Sé quien lo mató pero no te lo puedo decir”.

Los hermanos fueron contundentes al afirmar que su padre no era un hombre de prestar sus pertenencias. Así, rebatieron la versión de García que dijo que Larsen le había prestado su TV para ver un partido, que fue hallado en la casa del acusado con la suma de dinero que Larsen había retirado un día antes del crimen de un cajero automático, sin el control remoto que quedó en la casa de la víctima. Incluso la versión quedó más debilitada puesto que el día del allanamiento a la casa de García, la vivienda carecía de luz y la requisa se realizó con linternas.

Más de una persona

El médico del Cuerpo Médico Forense de Tribunales, Walter Daniel Aguirre, declaró sobre el resultado de la autopsia. El galeno sostuvo que Larsen presentaba lesiones defensivas y ofensivas.

Señaló que los cortes de la camisa y la camiseta que vestía la víctima al momento del hecho son compatibles, como asimismo lo es la herida, consecuencia de una estocada mortal, con el cuchillo que se secuestró en la casa de Martínez. El médico también expresó que los actos defensivos fueron con la mano izquierda, por lo que no tiene heridas en la derecha. Así, evaluó que alguien lo sujetaba desde atrás, por lo que en el lugar hubo más de una persona.