Oferta y demanda: las dos caras del flagelo del narcotráfico

164
Comisario Lucio Villalba, jefe de la Dirección de Toxicología de la Policía de Entre Ríos. Foto El Diario.

Entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019 la Dirección de Toxicología de la Policía de Entre Ríos participó de 627 procedimientos, entre allanamientos protagonizados por la Dirección e intervenciones, en las que se entró por pedido de otras áreas de la fuerza. La oferta es abordada desde las fuerzas de seguridad. La demanda exige otras respuestas de otros organismos del Estado.

 

Néstor Belini | [email protected]

 

El comisario Lucio Villalba, jefe de la Dirección de Toxicología de la Policía de Entre Ríos dialogó con El Diario y diferenció los distintos abordajes necesarios para mitigar las consecuencias del narcotráfico. Así, distinguió entre la oferta de drogas -el ilegal negocio del narcotráfico y el narcomenudeo- y la demanda -focalizada en ciudadanos que por distintas circunstancias deciden consumir sustancias prohibidas por el Estado.

“Lamentablemente esta problemática atraviesa a la sociedad, tanto a los distintos niveles sociales como lo territorial” señaló el efectivo y añadió que “afecta no solamente a las ciudades más grandes sino también a los pueblos más chicos de la provincia y el país. Es importante reconocerlo desde el principio, para poder trabajar ese tema que es muy profundo y difícil de tratar. Sabemos que desde la institución tenemos parte de responsabilidad, vamos contra la oferta, tratamos que la droga, ese veneno, no llegue a las personas, a los jóvenes y a los barrios; pero también está la demanda que necesita un tratamiento, un trabajo, puesto que tenemos que preguntarnos dónde fallamos, porqué como sociedad nuestros jóvenes se drogan, donde se ven familias desintegradas, jóvenes que no encuentran sentido ni su lugar en la sociedad se vuelcan hacia la droga. Siempre hablamos que donde un integrante de una familia entra en el tema de las adicciones lamentablemente termina enfermando a toda la familia. Por ahí terminan buscando respuestas, pero sabemos que es muy difícil porque el tratamiento de una persona adicta es muy costoso, muy difícil y es complicado”.

El Estado no tiene, desde un abordaje sanitarista, una respuesta efectiva que brindar a los ciudadanos afectados por el consumo problemático de estupefacientes.

Prevención

Villalba opinó que “la prevención es muy importante y desde la provincia se viene trabajando y se ha hablado con quienes están en la temática y hay una preocupación y se están ocupando del tema. Esto se enmarca un trabajo muy amplio que no es solamente de las fuerzas de seguridad que tenemos una responsabilidad muy grande en que la droga no llegue al consumidor y eventualmente a las personas que pueden entrar en esa cuestión”.

Las cifras hablan con elocuencia: entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019 la Dirección intervino en 319 allanamientos y participó, a pedido de otras áreas de la fuerza, en 308 intervenciones.

Los departamentos que lideran las estadísticas son Paraná, con 59 allanamientos y 120 intervenciones; lo siguen Gualeguaychú y Gualeguay con 41 allanamientos y 44 intervenciones, y 39 allanamientos y 12 intervenciones, respectivamente. El departamento Concordia está cuarto con 29 allanamientos y 35 intervenciones.

La Dirección trabaja bajo la órdenes de la Justicia Federal, en función de la vigencia de la Ley nacional N° 23.737; y de la Justicia provincial, por mandato de la Ley provincial N° 10.566 de Desfederalización del narcomenudeo.

A partir de la inminencia de la sanción de esta Ley, Villalba precisó que desde la fuerza “se empezó a preparar el personal para agregar y fortalecer las delegacías”, a las que “se les dio otro rango y pasaron a ser divisiones en las 16 departamentales restantes al departamento Paraná. Esto le daba otra organización, como para llevar adelante la implementación de la Ley sin dejar de trabajar con los juzgados federales. Esto ha dado sus resultados porque a partir de la implementación los números son importantes”.

Villalba precisó que el personal que fue destinado a las divisiones se capacitó en nuestro país, como así también en España y Colombia, y adelantó que “en poco tiempo egresarán de la fuerza funcionarios capacitados con orientación en la temática”.

Clamor

El comisario recordó que “siempre que había reuniones por seguridad en cualquier punto de la provincia la queja era por la problemática de la venta de estupefacientes a menor escala, los denominado quioscos ubicados en distintos barrios, que generan violencia, enfrentamientos, balaceras, que tienen complicado al vecino que se gana la vida trabajando en forma diaria pero tiene que estar soportando ese accionar de gente que lamentablemente no se adapta a vivir en sociedad y hace su negocio a través de la venta de estupefacientes y genera todo estos inconvenientes. Esa era la queja”.

Villalba precisó las características que se derivan de trabajar bajo las órdenes de la Justicia Federal y la provincial.

“Al trabajar con la Ley 23.737 se comenzaba una investigación en un barrio, que generalmente es muy larga, por la que se podía determinar cuál era la organización hacia arriba y terminábamos allanando en otro lugares de la provincia y en otras provincias. Generalmente nuestra provincia no es productora de estupefacientes, tanto de cocaína como de marihuana, y eso nos llevó en 2015, 2016 y 2017 a realizar procedimientos en Misiones, Gran Buenos Aires, Santa Fe y otras provincias con resultados favorables, pero eran investigaciones mucho más amplias. Esto no se dejó de hacer, se continúa trabajando de esa manera; pero (con la Ley de narcomenudeo) se está dando una respuesta mucho más rápida al vecino que está reclamando. Generalmente llega la información, se comunica a la Fiscalía en turno en Tribunales, se comienza una investigación, se establece cómo funciona esa venta al último eslabón que es el consumidor, y una vez completado los elementos de prueba se otorga la orden de allanamiento y se procede”.

Vinculación

Villalba opinó respecto a la identificación –polémica para otros organismos e instituciones que abordan la compleja problemática  del consumo de estupefacientes- entre consumo de drogas y delito: “Sabemos que el tema de drogas y consumo está ligado muy cerca a distintos delitos,  como homicidios y delitos contra la propiedad, que también se trabajan en forma coordinada con otras áreas de la Policía, no es algo estanco específicamente del área Toxicología, se trabaja coordinado en las departamentales, con la División Operaciones y Seguridad, con Investigaciones, vinculado muy de cerca con las comisarías, y acá en Paraná con la Dirección Investigaciones y sus distintas áreas, con la Jefatura Departamental  porque es algo que atraviesa a la sociedad y eso implica las vinculaciones de los delitos contra la propiedad y las personas”.

Coordinación

A la hora de abordar la compleja problemática, el efectivo distinguió: “Son dos puntos muy importantes para tener en cuenta en lo que es la lucha contra el narcotráfico: hay que trabajar en forma coordinada contra la oferta y la demanda. Ahí está el eje de la problemática de las drogas y las adicciones, por un lado tenemos la demanda, hay que trabajar en la prevención, siempre digo que hay que iniciarla desde la escuela primaria como también, y trazo una línea paralela, con seguridad vial. Son cuestiones fundamentales en la educación vial para la prevención de adicciones porque por ahí el desconocimiento y lo prohibido llevan a la curiosidad y por ahí las personas entran por ese motivo y después no pueden salir. El otro punto es ir contra la oferta que es pura responsabilidad de las fuerzas de seguridad y en esto hago hincapié no solo en lo que es Policía de Entre Ríos sino en fuerzas nacionales con la cuales se trabaja muy de cerca como Policía Federal, Gendarmería, Policía Aeroportuaria, con las cuales no hemos tenido ningún inconveniente en pisarnos con las causas. Ahí aparece otra cuestión, cuando fue inminente la sanción de la Ley de Narcomenudeo se trabajó con la Justicia provincial, con el procurador y a procuradora adjunta y los fiscales en un trabajo tendiente a elaborar un protocolo de intervención para que precisamente no se intervenga en causa federales con la Ley de Narcomenudeo. Se trabajó en un protocolo muy amplio” que fue elogiado y requerido por otras provincias.

Números

Durante el período comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019 la Dirección Toxicología secuestró 2.228.642 millones de pesos; detuvo a 374 ciudadanos -273 hombres y 101 mujeres-; 99,184 kilos de marihuana y 10,5 kilos de cocaína. Tanto en los allanamientos como en las intervenciones, se secuestraron 14 armas y 571 plantas y 681 celulares.