23.2 C
Paraná
lunes, septiembre 28, 2020
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Carribares, centro de la polémica

    Luego de conocida la nueva reglamentación a implementar desde la Municipalidad de Paraná sobre la ubicación de los carribares y puestos de comidas ubicados en la Costanera baja, llegaron las repercusiones sobre la ubicación elegida, que será en el Parque Nuevo “Humberto Varisco”. 

     

    SANTIAGO DALZOTTO

    [email protected]

    Si uno observa geográficamente la ubicación del Parque Nuevo de Paraná no se encuentra demasiado lejos del centro de la ciudad, pero por una razón de costumbre y comodidad la mayoría de los vecinos prefiere la Costanera baja en toda su extensión para salir a pasear diariamente. En tanto en el Parque Nuevo, sólo se observa mucha gente los fines de semana.

    Precisamente, el Parque Nuevo es el lugar definido por lo menos por el momento por parte del municipio para trasladar los puestos de comidas y bebidas que se instalan en la Costanera.

    ¿Complicaría las ventas este nuevo emplazamiento? Es uno de los cuestionamientos de los vendedores, teniendo en cuenta que el Parque Nuevo no suele ser muy transitado por lo menos los días entre semana.

    EL DIARIO recorrió el lugar destinado por el municipio para los puestos, y constató que es un espacio que se fue mejorando con el paso del tiempo y que podría albergar a innumerable cantidad de carribares y puestos de comidas.

    La comodidad en el lugar es casi inmejorable, pero la incertidumbre continuará hasta que se instalen los puestos y se vea la respuesta de la gente.

    Algunos de los puesteros, en diálogo con EL DIARIO, indicaron que “si desde el municipio se piensa crear una especie de feria gastronómica en este nuevo lugar, puede ser que la gente se acerque, costará bastante y perderemos muchos clientes de varios años, pero esperamos estar mejor”, señaló Claudia.

    LA PROPUESTA DEL MUNICIPIO.

    EL secretario Legal y Administrativo de la Municipalidad, Pablo Testa, brindó mayores detalles sobre los trabajos que vienen haciendo de relevamiento y la reubicación de los puestos gastronómicos que ocupaban veredas y espacios verdes en la Costanera baja.

    Respecto al plan de reubicación, Testa aclaró que “estamos estudiando cada caso. Estamos proponiendo una reubicación en forma gradual, porque no todas las situaciones son iguales, no todas las instalaciones son iguales, y obviamente, algunos traslados necesitan más tiempo que otros. Por supuesto, vamos a actuar rápidamente en aquellas instalaciones en las que hemos percibido un riesgo efectivo para la comunidad. Armonizar los intereses no es tarea fácil, queremos respetar y atender los derechos de todos”, señaló el funcionario.

    Con respecto a la nueva ubicación explicó que “se está elaborando un proyecto de paseo gastronómico en un área que se encuentra habilitada para eso, que es el Parque Varisco, en la zona de doble vía con bulevar. En ese espacio todos tienen acceso a la red de agua potable, lo cual facilita la higiene y que puedan cumplir con lo que se exige bromatológicamente y acceso a la red eléctrica sin riesgos”.

    IRREGULARIDADES.

    “Nos encontramos con distintas situaciones irregulares que suponen un riesgo para las personas que conviven en esos espacios y consumen esos alimentos. No en todos los casos, pero hay una gran mayoría que no tiene carnets habilitantes para la manipulación de alimentos, ni las condiciones bromatológicas apropiadas. Hay conexiones clandestinas a las columnas de alumbrado público, junto con garrafas y recipientes con aceite hirviendo”, describió Testa.

    Por su parte los vendedores destacan que si bien no son legalmente las condiciones en las cuales se debe vender, la mayoría de los puestos contaban con la higiene suficiente para la manipulación de alimentos.

    La mayoría de los vendedores que hasta el fin de semana pasado venían trabajando normalmente en la Costanera, mantuvieron una reunión con Testa quien resaltó: “Estamos dialogando con todas las personas que tienen esos puestos en los parques y plazas, que ocupan parte del espacio público para la venta de alimentos y otras mercaderías. Entendemos que es un modo de ganarse el sustento, pero debe desarrollarse dentro de la normativa que rige la actividad”.

    Sin dudas que será una situación muy difícil para ambas partes; en principio, el compromiso del municipio de regular los puntos de venta y mejorar la ubicación y por otro lado la situación de los vendedores que tendrán que ingeniárselas para poder seguir vendiendo como antes.

    Anotados

    Testa señaló que “se anotaron 31 vendedores acá en nuestra oficina, si bien nosotros habíamos hecho un relevamiento que obviamente son muchos más. Ahí tenemos un problema de seguridad y de salubridad porque algunos están enganchados de la luz, hay garrafas, aceites, etc. y ocupan el espacio público en muchos casos de manera desmedida”

    Por su parte con respecto a la reubicación que será en el bulevar que se encuentra detrás del supermercado en el parque Varisco destacó que “tendrán agua y luz entre otros servicios, pero obviamente se les va a cobrar un canon y se les va a exigir las inscripciones correspondientes como cualquier comerciante”,explicó el secretario Legal y Administrativo.

     

     

    Lo más leído