18.2 C
Paraná
miércoles, abril 8, 2020
  • Policiales
Más

    La Policía aconseja estar alerta ante las estafas digitales en alquileres turísticos

    El verano suele ser un momento del año en que los estafadores digitales incrementan su actividad: alquileres truchos, hoteles inexistentes, depósitos que nunca llegan a destino. EL DIARIO dialogó con el jefe de la División de Delitos Económicos de la Policía, Javier González, para conocer las precauciones a tener en cuenta.

     

    Nicolás Bonazzola / coordinacion@eldiario.com.ar

    Estamos en la época de las nuevas tecnologías, la comunicación y la digitalización de las relaciones humanas atraviesan todas nuestras esferas sociales. La tecnología pareciera haber sido diseñada para facilitar nuestras vidas, pero también deja servido el anonimato para quienes hacen un oficio del engaño y la estafa.

    Los estafadores digitales están en todos los sitios virtuales y las vacaciones no son la excepción: alquileres truchos, hoteles inexistentes, depósitos que nunca llegan a destino y personas que desaparecen de la web luego de hacer un depósito.
    ¿Cómo operan? ¿Cómo prevenir las trampas? ¿Qué sitios son seguros y cuáles no? EL DIARIO entrevistó al jefe de la División de Delitos Económicos de la Policía, Javier González, para conocer las precauciones a tener en cuenta a la hora de salir de vacaciones y realizar alguna transacción por Internet.

    –Estamos en enero y sabemos que hay una cantidad de estafadores y gente que trabaja para engañar a otros, haciéndole creer que compra algo y en realidad luego se encuentran con que fueron estafados. ¿Cuáles son los principales peligros o lugares donde se centraliza el negocio de la estafa en estas fechas?

    –El tema de los alquileres es todo el año, pero obviamente enero y febrero son los meses más fuertes. Cuando las compras se hacen por Internet se incrementa el riesgo de estafa, antes la gente viajaba y ya en el lugar veraniego comenzaba a buscar alquileres.

    Ahí no se veían tanto este tipo de estafas, pero ahora con el avance tecnológico de internet y redes sociales, a la gente le facilita mucho mirar previamente a vacacionar, observar por las redes todos los ofrecimientos que hay en relación a alquileres, sean departamentos, casas o casaquintas.

    Una de las cosas más importante es cuando seducen los precios de los alquileres, cuando se ven precios módicos, bueno, ahí hay que sospechar, así empieza el primer enganche, seduciendo por el precio. Los lugares de mayor ofrecimiento son Mar Del Plata, Cordoba, la Costa Atlántica, el Sur.

    El sitio donde más estafas hay es la Costa Atlántica. Ahí se ven distintas publicaciones en las redes, se observan precios irrisorios, se utilizan redes como Facebook o WhatsApp.
    Uno comienza a interactuar, mandar mensajes, ver fotos del lugar, la ubicación, ese es el primer enganche. Usualmente se va pidiendo un porcentaje del alquiler, por lo general un 50%.

    Los estafadores suelen abrir unos meses antes una caja de ahorro para poder depositar el dinero donde van a hacer el fraude.

    Piden los datos, inclusive se dan datos falsos, DNI y nombre de personas que quizás existan, pero no son la que dicen ser. Ahí la gente, muchas veces, accede a este tipo de pago y señas y se va a un Rapipago o Pago Facil, donde le dan un documento diciendo donde depositar el dinero.

    Eso hace que la gente vaya, deposite un 50% y luego del pago sucede que al usuario lo bloquean del teléfono y desaparece de las redes que utilizaba para comunicarse. En ese momento se dan cuenta que fueron defraudados.

    También ha habido casos mucho más graves, donde la gente inclusive ya viaja con el 50% pagado, llega al destino y se enteran ahí que no existe el lugar alquilado o donde se acordó el alquiler.

    Más allá de eso para la persona se frustró el viaje, muchas veces deja de vacacionar porque quizás en ese 50% tenía la ventaja del alquiler y tenia unos pesos para pasar unos días y ahora ya no les cierran los números cómo para tener unas vacaciones dignas.
    Lo primordial es entrar en páginas seguras, hay que fijarse en los sitios, arriba en la barra donde figura la dirección, que esté el candadito con el icono, también la Https que es uno de los códigos que indica que se está en un sitio seguro y obviamente chequear las páginas.

    Si son paginas de inmobiliarias mucho mejor porque uno puede corroborar algún corredor inmobiliario o a la misma inmobiliaria, puede corroborar el lugar, buscar por Google Eearth, inclusive ver donde está ubicada la casa, si están hablando de la misma casa, si las fotos son existentes y verdaderas y si es una inmobiliaria mucho mejor, porque en el corredor inmobiliario uno puede consultar por esa inmobiliaria y obviamente si el lugar también existe.

    Esas son las recomendaciones primordiales y además tener en cuenta que si alguien va a negociar o a señar, corroborar quien es la otra persona, si verdaderamente existe, si el documento existe, si es dueña intermediaria o que relación tiene con el departamento.

    También se puede pedir números fijos telefónicos como el del dueño de la casa o el departamento, como para también corroborarlo de esa forma y tener una mayor tranquilidad al momento de contratar un servicio de alquiler.

    –Hay sitios que son exclusivamente digitales como Booking y otros que parecerían tener algún nivel de certezas a la hora de hacer las compras. Dentro de estos lugares ¿también hay estafadores digitales?

    –Sí, dentro de estos sitios también hay y se infiltran, está fallando un poco el control que deberían tener las empresas, un filtro más efectivo para que estas personas fraudulentas no entren ni ofrezcan este tipo de fraude.

    Eso sería lo ideal, que las empresas mantengan un filtro más adecuado para ver quien es la persona física que está ofreciendo o está tratando de negociar el comercio propio.

    Más allá de eso, hay que ver las publicaciones de seguridad, si es una página segura, si el vendedor es seguro también, ver todas esas publicaciones que a veces salen. Ese es el problema en las redes sociales, tener contacto con personas que uno no sabe si realmente son.

    –Si una persona fue estafada o se percata que están intentando estafarla, ¿Cuáles son las medidas que debe tomar?

    –Bueno, la primera medida es denunciar automáticamente. Si se está dando cuenta que el lugar, el ofrecimiento, las intenciones del locador son estafarla, primero hay que poner en conocimiento al área de derechos del consumidor de la localidad donde se está realizando el alquiler, como así también la denuncia judicial.

    Así sea una seña de 2 mil o 3 mil pesos, hacer la denuncia judicial y dar todos los datos de la persona con la que hicieron el contacto, sea las redes sociales, todos los datos personales que pudo haber brindado el estafador, lugares, paginas, el IP de cada pagina.

    Todo eso sirve para ser aportado a la justicia y se puede realizar una investigación, la titularidad del teléfono que se contactó la titularidad de la pagina también en relación al IP de donde salió la información, quién publicó, los números de cuenta que ofrecieron para poder depositar el dinero, todo eso sirve como prueba o medio de prueba para poder iniciar la investigación y dar con estos estafadores que abren momentáneamente esas cuentas y después las cierran.

     

    Denuncias en la provincia

    –En relación a los últimos meses, ¿han tenido denuncias por estafas a entrerrianos o en Entre Ríos?

    –Hasta el momento nosotros no hemos recepcionado ninguna denuncia en relación a estafas de alquileres, estamos a 13 días del mes de enero y esperemos que no suceda. Pero si hay alguna persona que se haya sentido estafada o que haya caído en este tipo de engaños que no dude y se acerque a la División de Delitos Económicos en calle Montevideo y Pellegrini, primer piso, donde vamos a estar recepcionando la denuncia y asesorándola en relación a los pasos judiciales que se van a ir dando en relación a esa estafa.

    Lo más leído