Condenaron a dos jóvenes por tener poco menos de medio kilo de marihuana

233

Las jóvenes fueron condenadas en un juicio abreviado. Las partes consideraron que era posible cambiar la calificación legal de Transporte de estupefacientes, con la que se inició la causa, a la de Tenencia simple de estupefacientes. En uno de los casos se unificó la pena con otra que estaba cumpliendo de prisión condicional, aplicándosele una pena inferior a la que se le impuso en la primera condena.

 

El Tribunal Oral Federal de Concepción del Uruguay, en su integración unipersonal en la vocalía de Mariela Emilce Rojas, resolvió condenar a dos chicas que tenían 21 y 24 años, respectivamente, cuando fueron detenidas el 29 de diciembre de 2018, aproximadamente a las 23, por personal del Puesto caminero Gualeguay ubicado en la Ruta Nacional N° 12, a la altura de la localidad de Enrique Carbó, departamento Gualeguaychú, perteneciente a la Policía de Entre Ríos, que se encontraba realizando un operativo rutinario de control. Los efectivos detuvieron la marcha de un Chevrolet Corsa correspondiente a una empresa de remis. La chicas, oriundas de Gualeguay, viajaban en el asiento trasero del auto de alquiler.

En la requisa del rodado, cuando los uniformados solicitaron al chofer que abriera el baúl, aquel movió la alfombra que estaba en el habitáculo y provocó la caída de un porta termos en el interior del cual se observó, a simple vista, una bolsa de nailon blanca que resguardaba la mitad de un paquete de marihuana compactada. De conformidad a las pruebas de campo practicadas, se verificó que el material hallado era marihuana y pesado en sede judicial arrojó un total de 453 gramos. En orden a estos hechos fueron procesadas MSF y CFF como co-autoras del delito de Transporte de estupefacientes, conforme resolución de fecha 8 de enero de 2019, que fue confirmada por la Cámara de Apelaciones de Paraná el 17 de abril de 2019.

En el veredicto, el Tribunal entendió que “conforme a ello, es dable concluir que la prueba colectada en las presentes resulta suficiente para tener por acreditada la materialidad y la autoría de las imputadas en los términos explicitados en el acuerdo abreviado, tratándose a continuación el cambio de calificación a la figura de Tenencia Simple de Estupefacientes…”. En este sentido se señaló que “conforme lo requerido por las partes, en consonancia con la prueba colectada, considero que el hecho atribuido a las imputadas MSF y CFF, que ha sido objeto del acuerdo de partes, es pasible de ser subsumido en la figura acordada, esto es Tenencia simple de estupefacientes”. Además, se destacó que “en efecto, se recabaron pruebas que permiten determinar de manera contundente que la droga la tenían en su poder, no existiendo elementos que confirmen o descarten si la misma tenía como destino su consumo o su comercio, por lo que la figura residual es admisible”.

Con el análisis de la evidencia colectada, la magistrada resolvió condenar a MSF a la pena de un año de prisión y multa de 225 pesos, como autora del delito de Tenencia de Estupefacientes. Asimismo, la jueza resolvió unificar aquella pena con la de dos años y ocho meses de prisión que le fue impuesta por el Juzgado de Garantías N° 2 de Gualeguay el 21 de junio de 2018, por su participación secundaria del delito de Comercialización de Estupefacientes. Así, se le impuso la pena única de dos años de prisión condicional y la observación de normas de conducta.

En relación a CFF, la magistrada resolvió imponerle la pena de un año de prisión, cuyo cumplimiento se dejó en suspenso, y la multa de 225 pesos, por considerarla autora del delito de Tenencia Simple de Estupefacientes. También se le impusieron normas de conducta y a ambas se les ordenó abstenerse de usar estupefacientes.

Unificación

En el veredicto, Rojas destacó que “es dable señalar que las partes requieren que se unifique en un monto de pena inferior al impuesto en la condena anterior; cuestión opinable, que es admitida por parte de la doctrina y jurisprudencia, así: Zaffaroni, Alagia y Slokar: ‘Dado que el poder público puede poner mano punitivamente con la pena principal sobre el sujeto sólo en función de la segunda condenación que impone la única pena, el Tribunal que condena esa pena dispone de una mayor libertad de apreciación que en el caso en que la pena de la primera condenación se está ejecutando. En este caso no hay impedimento en que el Tribunal del segundo delito pueda fijar una pena única impuesto por debajo de la pena impuesta por el primero, puesto que la existencia del obstáculo jurídico para la ejecución de la prime pena -impuesta condicionalmente-, y las circunstancias de que la primera condena se vuelva efectiva por efecto de su primera sentencia, da lugar a que el segundo Tribunal reciba al condenado penalmente ileso, lo que le permite aplicar con amplitud su propio criterio…’”.