Se intensifica el tránsito en las rutas y la prevención se vuelve clave

259

Por estos meses se intensifica el accionar de distintas áreas con motivo de la temporada estival y el incremento de la actividad turística. Seguridad y Prevención Vial, por su participación en el operativo “Verano Seguro” es una de las reparticiones que registra este impacto. La información que en esa Dirección se genera, sin embargo, es útil para cualquier época del año.

 

REDACCIÓN EL DIARIO

[email protected]

 

Por la inauguración de nuevas instalaciones en el edificio donde funciona en la localidad de Oro Verde y por el lanzamiento del operativo Verano Seguro, la Dirección de Seguridad y Prevención Vial ha resultado actora destacada en esos acontecimientos registrados hace unos pocos días. La repartición de la Policía de Entre Ríos, no obstante, tiene una actividad permanente que se expresa en los controles en rutas provinciales y nacionales, pero en gran medida en la capacitación que promueve para optimizar la prevención y bajar la siniestralidad. En una entrevista con el subdirector, comisario mayor Mario Alberto Rivero, los temas se van entrelazando.

Las instalaciones –que EL DIARIO visitó– se inauguraron el 23 de diciembre; incluyen un salón multi-eventos, construido para contar con un lugar apropiado donde brindar cursos al personal de la Dirección. Se trata de “450 funcionarios que constantemente son capacitados”. El uso de las tecnologías que se utilizan en los controles son materia de esas capacitaciones: PDA, radares, alcoholímetros. No son pocas las oportunidades en que personal de la Agencia de Seguridad Vial tiene a cargo esa formación que permite al personal policial estar en mejores condiciones para el manejo de esa tecnología. Cursos sobre la Ley de tránsito, con frecuencia capacitando a los capacitadores a través de personal de la Agencia también.

Además del uso específico para la fuerza, el salón está pensado para ponerse al servicio de distintas entidades como es el caso de establecimientos escolares.

Todas las actividades que en adelante se desarrollarán en ese confortable espacio, se realizaban en la Escuela de Policía de Villaguay, en la de Paraná o en un salón de reducidas dimensiones en el edificio de Oro Verde.

“Los 450 agentes se dedican en especial a la prevención, tratando de evitar los siniestros viales en las rutas entrerrianas tanto nacionales como provinciales. Están organizados 19 puestos fijos posicionados estratégicamente en toda la provincia y en los límites. Con la implementación del operativo “Verano Seguro” se incorporarán 19 puestos más móviles, ubicados en lugares donde de acuerdo con la estadística lograda, hay mayor siniestralidad vial”, explica Rivero cuando se lo consulta sobre las funciones que desarrollan.

CON EL TURISMO

El personal policial de esta Dirección ha ido sumando a su formación específica otra complementaria que le permite estar en condiciones de brindar un mejor servicio, sobre todo pensando en el visitante. Así, capacitaciones con personal de Turismo con relación al trato al turista, así como de atractivos que tiene la provincia. El personal adquirió el conocimiento que le permite informar sobre lo que cada localidad puede ofrecer al visitante, comenta el entrevistado.

En lo específico, Rivero habló de una actitud docente también en el personal, en el sentido de explicar al conductor el porqué de ciertas normas. “El automovilista pregunta por qué debe ir con las luces bajas. Se le explica el motivo: cuando una persona se va a adelantar tiene mayor visión de un vehículo que tiene las luces encendidas que de otro modo. Hay colores de autos que no son muy perceptibles. Es un modo de evitar las colisiones frontales”, ejemplificó.

Por otra parte, destacó el buen trato del personal policial a los visitantes, lo que incluso, señaló, ha sido puesto de manifiesto reiteradamente por quienes circulan por Entre Ríos. “El trato ha ido cambiando, la capacitación es muy importante, la educación es muy importante”.

ERRORES HUMANOS

Se destaca en la capacitación una formación más integral, la legislación para señalar que “lo ideal sería que no tuviéramos siniestros viales porque es para lo que trabajamos, pero lamentablemente, se producen muchas veces por errores humanos”.

La cantidad de siniestros supera lo que podría admitirse, pero el subdirector asegura que se persevera en la tarea para disminuir la cantidad. El dato contundente sigue siendo “la gran siniestralidad vial sobre la ruta 14 por despiste, ya sea por distracción de la gente y también los días de lluvia porque la gente circula a alta velocidad o continua con la misma velocidad que traía en piso seco. Lamentablemente, se provoca el hidroplaneo y el despiste. Hemos tenido accidentes fatales”, remarca.

Señala que en esa autovía “cuando se asiste a las personas, admiten que se distrajeron por el celular u alguna otra cosa”.

Los vehículos que tratan de ingresar a la autovía también suelen ser el origen de los accidentes. “Gente que viene circulando por la ruta a alta velocidad y se encuentra con conductores que quieren ingresar a la ruta en los retomes y se producen las colisiones”, explicó.

En ruta nacional 12, también por sus características, han previsto ubicar en ciertos puntos, móviles policiales, durante este operativo en los meses estivales.

ALCOHOL.

Alta es la importancia que se le asigna a los controles de alcoholemia. En particular, Rivero se refirió a la posibilidad de detectar vehículos internacionales cuyos conductores circulan alcoholizados. Se los detiene hasta que están en condiciones de retomar el viaje.

Por otra parte, en la provincia las fotomultas no se aplican como tiempo atrás. “Ahora tenemos radares certificados por el INTI e incluso los últimos que hemos incorporado son los Tucano, que toman un breve video del vehículo que viene con exceso de velocidad; le toma una foto y luego en el operativo que está en un radio de 10 kilómetros se le informa al conductor la infracción, se lo notifica, y se labra el acta que puede abonar en el lugar o bien, notificarse, y luego podrá abonarla o dar el curso que decida”, explicó.

El funcionario confirmó que el conductor debe ser notificado personalmente de la infracción, como dice la ley “dentro del radio de 10 kilómetros”. Agregó que en el puesto ubicado dentro de esa dimensión, “le hacemos saber la infracción que cometió y con qué elemento fue captado; en este caso los Tucano, que son radares muy modernos.

Consultado sobre la validez de la correspondencia domiciliaria que suele acercar tiempo después de un viaje, una multa, Rivero dijo que “para nosotros no es válido” pero aclaró que “eso lo evalúa cada juez de jurisdicción”.

Los cinemómetros son móviles y no hay tantos como puestos fijos y móviles de control se disponen en el territorio provincial, por lo tanto “se van desplazando de acuerdo a las necesidades y transitabilidad que haya en una determinada ruta”.

VELOCIDAD.

En cuanto a las velocidades admitidas, precisó que en la ruta nacional General Artigas, 120 kilómetros por hora es la máxima. “Nosotros le damos una tolerancia de manera que después de los 130 kilómetros en la hora se labra el acta. Y en las rutas provinciales, de dos carriles, es 110 kilómetros por hora y pasados los 120 se labra el acta”, precisó.

En las rutas existe cartelería que obliga a una disminución rápida de velocidad en un trayecto relativamente corto. Carteles que indican 100 km, luego 80 y más adelante 60, obligando a una reducción brusca de la velocidad. “En esos lugares no se ubican radares, sino que localizamos móviles policiales justamente para que prevengan y al observar los carteles, los conductores bajen la velocidad”.

A propósito de los móviles policiales que despacio transitan las rutas, tienen relación con la idea de evitar infracciones por velocidad y también controlar animales sueltos, silvestres o bien algún vacuno, equino e incluso uno doméstico, señaló.

Cabe señalar que de acuerdo con lo señalado por Rivero, la no utilización del cinturón de seguridad y de luces bajas lideran el listado de infracciones.

EDUCACIÓN VIAL

“Hay un compromiso de dejar atrás malos hábitos”

En la Dirección de Seguridad y Prevención Vial funciona la División Educación Vial, a cargo de la comisario inspector Griselda Medina.

“Brindamos capacitaciones, charlas en las escuelas, jornadas de educación vial, todo relacionado con el tránsito. Estamos desde Jardín en todos los niveles escolares y si lo requieren las universidades, o los municipios para los inspectores de tránsito. Estamos disponibles para todas las personas que lo soliciten. Abogados, licenciados en Accidentología, licenciados en Seguridad pública se ocupan de trasmitir todos los conocimientos en materia de seguridad vial.

–¿Hay demanda de estas capacitaciones?

–Las escuelas en la actualidad están muy comprometidas, los municipios de todas las provincias también quieren capacitar al personal para que hagan su labor correctamente en cuanto a la aplicación de las normas y en cuanto al trato a las personas.

–¿Cuál es el contenido de las capacitaciones?

–Hay una ley nacional de transito, la Nº 24.449, a la que Entre Ríos está adherida por la ley provincial 10.025 y cada municipio se va adhiriendo a la legislación nacional y provincial. A su vez, hacen sus ordenanzas internas aplicando los mismos criterios que la ley nacional.

–¿A qué atribuye el interés por las capacitaciones?

–Hoy es una política de Estado tanto para el gobierno nacional como para el provincial. Pero hay un compromiso, un interés en generar cambios en todo lo relativo a los malos hábitos que se aplican en la vía pública y que generan los problemas que hoy existen a raíz de un parque automotor que ha crecido mucho y genera muchos conflictos. Además, se contabilizan 5.000 personas que por año mueren en accidentes de tránsito, y más que nada en nuestros jóvenes, donde es la primera causa de muerte. Entonces, se trata de generar cambios en las actitudes. Antes no nos daban estas capacitaciones, era muy fácil sacar un carné de conducir. Hoy hay lineamientos a seguir por parte de todos los municipios con el objetivo de hablar el mismo lenguaje en todo el país.

–¿Por qué se solicita capacitación para los agentes municipales de tránsito?

–Las autoridades quieren profesionalizar el área, en lo que respecta al trato hacia el inspeccionado y además, resguardar su integridad física porque a veces están muy expuestos. Cuando se detiene un vehículo no se sabe con quién se está tratando, entonces hay que tomar medidas de precaución. O en otros casos, porque no tienen claro qué deben controlar. Entonces se les brindan pautas sobre el rol que cumplen como funcionarios públicos y ellos tienen que asumir el papel que cumplen; luego la parte operativa sobre cómo manejarse en el control, no buscar pormenores para generar conflictos. Y qué deben hacer cuando actúan en accidentes donde no hay lesionados. Ellos tienen que estar preparados.

–¿Cambia en el tiempo la actitud de los conductores frente a los controles y a las multas cuando cometen infracciones?

–Los controles los aceptan, hay más tolerancia porque de esa forma creo que se sienten más seguros. Ese es nuestro mensaje, sobre todo en ruta que es nuestra jurisdicción. Y sobre las multas, nunca van a aceptar que están fuera de la norma, aunque nosotros simplemente aplicamos la ley de tránsito que se sabe conocida por todos los ciudadanos a partir del momento que fue publicada. Y más aún si sacó el carné de conducir. A partir de tener el carné, la persona debe ocuparse de saber todo lo que es la educación vial.