Paraná: los residuos afectan el funcionamiento de la red cloacal

194

Al volcarse a la colectora elementos sólidos se originan obstrucciones que impiden el normal funcionamiento de las cañerías.

 

La situación se registra en toda la ciudad, sin distinción de zonas. La Secretaría de Obras públicas de la Municipalidad de Paraná recuerda que el sistema está diseñado para evacuar los líquidos provenientes de sanitarios, lavaderos y cocina.

El adecuado uso de las redes cloacales constituyen un elemento indispensable para las condiciones de higiene y sanitarias de un hogar y de un barrio, por lo que resulta ser un gran aporte para la salud pública.

Los principales inconvenientes en la prestación que brinda el municipio no corresponden a falencias estructurales, roturas de cañerías o fallas en los sistemas de impulsión y bombeo de los líquidos cloacales, sino fundamentalmente a inconvenientes en el mal uso de la red domiciliaria.

A diario, trabajadores de la Subsecretaría de Obras Sanitarias de la Municipalidad de Paraná atienden y dan solución a distintas denuncias por obstrucciones, que afectan el normal escurrimiento de los líquidos cloacales, y como consecuencia de ello provocan desbordes o anegamientos en un hogar o en la vía pública. Las causas recurrentes de taponamientos se deben a la presencia de restos de bolsas, trapos, telas, pañales, algodón, envases plásticos, materiales de construcción, maderas, cartones, es decir todo tipo de elementos o residuos sólidos.
Este mal uso del servicio ocasiona inconvenientes no solo en un hogar, sino en el normal funcionamiento de las redes de desagües, y afectan servicios domiciliarios de una más amplia zona, con líquidos desparramados en la vía pública.
Frente a esta repetida situación, se recuerda a la población que el sistema está diseñado solo para evacuar los líquidos provenientes de sanitarios, lavaderos y cocina.

En tal sentido, corresponde remarcar:

*No se pueden conectar los desagües pluviales a la red cloacal. Esto satura la capacidad de conducción de las cañerías cloacales que no están dimensionadas para captar y drenar las precipitaciones. Ello origina que las tapas del servicio en la vía pública se levanten en ocasiones de lluvias, algo que no debería suceder.

*No verter aceites o grasas, que suelen solidificarse en las paredes de las cañerías y generan taponamientos.

*No arrojar trapos, medias, algodones, pañales, preservativos, maderas, cartones, etc.

*En obras de construcción, se pide a las empresas no utilizar la red para arrojar desperdicios de todo tipo, desde materiales como arenas o piedras, hasta escombros.