4.7 C
Paraná
jueves, julio 9, 2020
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Nulidades y exclusiones probatorias pusieron en crisis la investigación

    Criticaron duramente la investigación que llevó adelante la Policía Federal, calificándola de “vergonzosa” y de “desastre”. Se sostuvo que la fuerza no quiso investigar a los políticos porque “iba a pasar un papelón”.

    Redacción El Diario | [email protected]

    La defensa del ex concejal de Cambiemos, Pablo Hernández, a cargo de Milagros Serra Cullen y Emilio Fouces, pidió la absolución lisa y llana de su cliente. Los  letrados se abstuvieron de solicitar en subsidio otras posibles soluciones para su pupilo. Confían en la desvinculación total del ex edil.

    La defensa de Sergio Marcelo Baldi, representado por Marta Bhöm, pidió la absolución y la inmediata libertad. A su turno, Cintia Duarte, que representa a los hermanos Omar Horacio Ghibaudo y José Raúl Ghibaudo, instó la absolución por el beneficio de la duda y si el Tribunal considera que tienen responsabilidad en la causa Avioneta narco que se les endilgue el rol de facilitadores del lugar y no el de colaboradores.

    La defensa de Alan Nicolás Viola, en manos de Pablo Temon, pidió la absolución. Los alegatos se reanudarán el lunes cuando alegarán las defensas del ex intendente de Paraná, Sergio Varisco, y de la ex funcionaria municipal Griselda Bordeira.

    Grosería

    Serra Cullen y Fouces, en la causa Narcomunicipio pidieron la exclusión probatoria del acta del allanamiento a la casa de Lemos “por serias deficiencias y groseras contradicciones del personal policial, de los testigos y por la firma falsificada de varias hojas, especialmente de la última”.

    También solicitaron la exclusión como prueba de las escuchas telefónicas. Los defensores fueron muy críticos de la investigación que llevó adelante la Policía Federal (PF). La calificaron de “vergonzosa” y de “desastre”. También fueron duros con la investigación que llevó adelante el Ministerio Público Fiscal (MPF).

    En este sentido, sostuvieron que la acusación contra Hernández, Varisco, Bordeira y Viola sobre el financiamiento del comercio de estupefacientes se apoyó en “dos endebles pilares: el testimonio de Frías (Carlos Alberto, sargento retirado de la PF que tuvo a su cargo las escuchas y su interpretación y análisis) y el testimonio de Lemos (Luciana, alias Lu, Lupe o Lupita, como arrepentida).

    Tres renglones

    Respecto de Frías señalaron que dijo “que es una causa de miles de horas de escuchas”, destacando que “pasaron 100 testigos y hay una sola persona que se atreve a decir que Varisco, Hernández y Bordeira financiaban la ilegal actividad de Celis (Daniel, alias Tavi) y Lemos. Lo dice porque lo interpreta, no lo justifica para nada”. Así, criticaron que el sargento “en tres renglones sitúa a Varisco, Hernández Bordeira y Viola; interpreta que el dinero que le daba la Municipalidad a Viola y este a Celis era para comprar estupefacientes” que Celis y Lemos compraban en Buenos Aires.

    La defensa hizo un cálculo, en base a lo que se reprodujo en el debate, para dejar en evidencia que los montos que se mencionan en las escuchas y en el expediente no se corresponden con la realidad. Así, señalaron que Lemos y Celis comienzan el negocio a principios de septiembre de 2018 trayendo a Paraná 15 kilos de cocaína por semana, pagando un precio de 130.000 pesos, lo que arroja un valor de 1.950.000 pesos. Esta actividad se realizó por 20 semanas.

    En este sentido inquirieron: “La PF no se dio cuenta que la primera entrega de dinero fue en diciembre, tres meses después que empezó la actividad”. También cuestionaron que “la investigación de la Policía fue un desastre, lo único que se probó fue que Hernández le dio 20.000 pesos a Lemos; si fuera por la Policía estaría probado cero pesos”, ironizando que se trató de “20.000 pesos que posibilitaron un negocio de 1.950.000 pesos”.

    Orfandad

    La defensa de Hernández cuestionó que no se explicó cuál era el negocio de su defendido, cuál era el ánimo de lucro que habría perseguido, cuando numerosos testigos dieron cuenta que no tiene casa ni auto, especulando con que “seguramente gastó mucha plata en política; es un financista que no tiene nada, es una cuestión de sentido común” volvieron a ironizar.

    También se cuestionó que a pesar que la fuerza escuchó en directo a Hernández y Lemos en una conversación en la que supuestamente acordaron que èsta le llevaría un kilo de cocaína a la Municipalidad, los preventores nada hicieron “porque no tenían tiempo”. Así, la defensa insistió en que no hay “ninguna prueba, no le intervinieron el teléfono a las tres personas más importantes de esta causa, que hace que este juicio sea distinto a los anteriores, y no se los intervino. Es una vergüenza la investigación de la PF”.

    Además, se consideró como “grave llegar al juicio con la absoluta orfandad de pruebas con que lo hizo la acusación. Se interpretó que hubo financiamiento y cuál fue el resultado: nada de nada, y tenemos a cuatro personas en juicio en base a prueba cero”.

    Falsedades

    Serra Cullen y Fouces fueron muy duros con las actas del allanamiento a la casa de Lemos, donde se secuestró tres kilos de cocaína y unos cuadernos con anotaciones, cifras y nombres que referirían al comercio de estupefacientes. Sostuvieron que adolece de “falsedades ideológicas y materiales”.

    Así, cuestionaron que los testigos fueron confundidos por los policías con integrantes de la organización, para luego de 20 minutos de estar sospechados de tal condición, tirados en el piso, convencerse de que no lo eran. Así pusieron en duda que “hayan estado todo el procedimiento” que se extendió de las 19 a las 5.50 del día siguiente.

    ¿Escuchas ilegales?

    La defensa de Baldi sostuvo que las escuchas que constan en la causa en relación a aquel “son ilegales”, cuestionado que “sobre estas se obtiene prueba fundamental para acusar, vulnerando el derecho de defensa”. Bhöm opinó que “la motivación del fiscal en la acusación es deficiente y lo lleva a conclusiones contradictorias”. También resaltó que Fiscalía “tiene que recurrir a los antecedentes penales de Baldi, tiene que juzgarlo por lo que fue y no por lo que es”.

    La defensa de los hermanos Ghibaudo sostuvo que estos fueron engañados por Luis Orlando Céparo y rechazó la acusación por “arbitraria, deficiente y plagada de arbitrariedades”. También señaló que Fiscalía se refirió indistintamente a la situación de los hermanos, cuando no tuvieron el mismo comportamiento, y se mostró “sorprendida de las interpretaciones de la Fiscalía”.

    Temón sostuvo la inocencia de Viola atacando las escuchas que los tienen como interlocutor. También rechazó que fuese el responsable de entregar dinero para que sea utilizado en la compra de estupefacientes para su comercialización. Así, sostuvo que Viola no cumplía “nunca” con los encargos de Tavi Celis, de quien reconoció que es amigo y se preocupó por su familia y sus hijos cuando aquel cayó preso por un robo en Diamante.

    Político

    Serra Cullen y Fouces sostuvieron que la Policía Federal “no quería investigar a los políticos porque iban a pasar un papelón”. Además, añadieron que “hay una cuestión política, situarse en el momento político provincial, lo que significaba Varisco, las aspiraciones de gente que no era de la provincia pero que tenía mucho poder”. En este sentido evaluaron que “la causa excede los límites de la ciudad ¿Servía ponerle el mote de narcotraficante a Varisco? Claro que había interés”.

     

     

     

     

    Lo más leído