Ciclovías y bicisendas en Paraná ¿cuándo empezamos?

0
123
Dotar a una ciudad de ciclovías es clave para alentar el uso de la bicicleta en forma segura, sin los riesgos de tener un accidente. Foto Gustavo Cabral (archivo El Diario)

¿Qué son las ciclovías? Un sector de las calles públicas de las ciudades –debidamente demarcado– y exclusivo para la circulación y el traslado más seguro en bicicleta de las personas.

 

COLABORACIÓN (*) El Diario

Dotar a una ciudad de bicisendas o ciclovías (usamos el término indistintamente) es clave para alentar el uso de la bicicleta en forma segura, sin los riesgos de tener un accidente mortal. Como ocurre hoy en muchas ciudades, el uso de las calles públicas está casi monopolizado por el automóvil y sus conductores. En la Argentina mueren 20 personas por día por siniestros viales.

Desde la mitad del Siglo XIX en que se inventa, el uso de la bicicleta no para de crecer. Sea para ir a trabajar o como una de las actividades físicas más saludables y divertidas.

Hacia 1970 se producía en el mundo igual cantidad de bicicletas y autos. En 2017 se produjo el doble de bicicletas que autos y sigue creciendo.

LA BICICLETA, UNA GRAN ALIADA

La bicicleta es una aliada perfecta del medio ambiente, del bolsillo de la gente y de la calidad de vida de las personas.

Como sustituto de automóviles y motos en la ciudad (en la corta o media distancia) es menos dióxido de carbono, menos monóxido de carbono, menos lluvia ácida, menor consumo de hidrocarburos, aire más puro en las ciudades y una gran ayuda para morigerar los riesgos del negativo cambio climático en curso.

Es un interesante ahorro. En muchos casos, la suma de este ahorro cotidiano es equivalente al final del año a un medio aguinaldo extra. Tiene un efecto de redistribución de ingresos. Los más beneficiados son los trabajadores y los jóvenes.

En China y en general, en los países asiáticos, hay una arraigada cultura de vivir austeramente y se constituyen en ejemplo de la importancia que tiene la bicicleta para cuidar el bolsillo. En Shanghai, el 60% de las personas usa ese medio de transporte.

Y en cuanto a la calidad de vida, la bicicleta ayuda, y mucho, al estado físico y mental de las personas; es muy difícil que los cultores de la bici lleguen a sufrir de depresión por ejemplo; es una ayuda inestimable para el equilibrio orgánico de las personas, tiene efectos positivos en el sistema circulatorio, corazón, pulmones y en los miembros inferiores. En muchos casos, es menos alcohol, menos cigarrillos.

Es observable en nuestra ciudad la creciente utilización de la bicicleta por los jóvenes (por suerte), sea para trasladarse en la ciudad como para el uso deportivo. Investigaciones han determinado que el uso regular de la bicicleta para ir al trabajo, en promedio, permite al año una reducción en el peso de 5.9 kg.

Bicisendas y ciclovías colaboran en organizar el tránsito en las calles; esto reduce el estrés y sobre todo… ¡salvan vidas humanas!

LA EXPERIENCIA INTERNACIONAL Y NACIONAL

Tanto en Europa como en Asia, sea por cuestiones ambientales, urbanas, económicas, sabiduría o simple placer, su uso está notablemente extendido. Entre el 35% y 60% de la población lo usa diariamente. Las ciclovías han sido clave.

En la Argentina, la ciudad que hizo punta en el desarrollo de ciclovías es Rosario; pero hoy las principales ciudades del país cuentan con ellas y las siguen extendiendo. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) en diez años pasó en el uso de la bicicleta del 1% al 4% de la población que transita sus calles. La construcción de ciclovías, la instalación de sistemas de bicicletas de uso público y líneas de crédito promocionales para la adquisición de bicicletas fue muy importante.

Paraná cuenta con una bicisenda muy linda y poco conocida en su Parque Urquiza, de uso recreativo, compartida con caminantes. Una mayor iluminación alentaría su uso. Paraná se destaca en el uso deportivo y recreativo de la bicicleta: ha tenido cultores de este deporte que llenaron a la ciudad de premios nacionales e internacionales.

Nuestra ciudad merece y necesita un ambicioso sistema de ciclovías que progresivamente la cruce de Norte a Sur y de Este a Oeste.

Voluntad política

En materia de ciclovías está inventado casi todo; su construcción no requiere costosas inversiones. La clave es la voluntad política de pensar la ciudad a largo plazo y poner límites al imperio urbano del automóvil. ¿Cuando empezamos?

(*) Colaboración para EL DIARIO de integrantes de la Fundación Vida Saludable, de Paraná.

info@vidasaludable.org.ar