Tavi Celis desvinculó a funcionarios municipales acusados de narcotráfico

228
Una larga jornada tuvo ayer el juicio por las causas Avioneta narco y Narcomunicipio, donde la nota saliente fue la declaración de Tavi Celis. FOTO: Sergio Ruiz

 

 

Daniel Celis, alias Tavi, declaró este lunes en el juicio por las causas Avioneta narco y Narcomunicipio. Desvinculó de ésta al intendente Sergio Varisco, al edil Pablo Hernández, y a los funcionarios municipales Griselda Bordeira y Alan Viola. Dijo no tener relación con la avioneta que aterrizó en Colonia Avellaneda con 317 kilos de marihuana, que vendió cocaína “por necesidad” y ratificó el “acuerdo político” con la Unión Cívica Radical (UCR) por el que aportó 1.042.000 pesos en 2011.

Redacción El Diario | [email protected]

 

 

En una dilatada declaración indagatoria, Daniel Celis, alias Tavi, considerado la “conexidad subjetiva y objetiva” que motivó que las causas Avioneta narco y Narcomunicipio se realicen en un solo debate, se despegó de la primera causa y desvinculó a varios imputados, y sostuvo que los funcionarios municipales imputados en la segunda, no tienen nada que ver con los hechos que se les imputaron. De acuerdo a la acusación, aquella “conexidad subjetiva y objetiva” probaría el supuesto vínculo entre la causa denominada Avioneta narco, que investiga el aterrizaje de una aeronave que fue secuestrada domingo 28 de mayo de 2017 en un campo de Colonia Avellaneda con 317 kilos de marihuana, y la presunta relación de la organización de Tavi Celis con funcionarios de Cambiemos, en el financiamiento de la actividad política con dinero del narcotráfico y la comercialización de cocaína para financiar la campaña 2018-2019.

CONSIGNACIÓN

Ayer Celis comenzó su declaración sosteniendo que “jamás repartí ni vendí drogas” en el período comprendido entre “marzo de 2016 y mayo de 2017”. “Eso es mentira” afirmó y añadió que “Renzo Bertana, Fernanda Orundes Ayala, Rivero (Hernán Jesús) y Silva (Cristian Javier) no tienen nada que ver con el hecho ese (por la causa Avioneta narco)”. También sostuvo que “jamás financié porque no tenía dinero” y añadió que la venta era “a consignación, se vendía y se pagaba”. En éste sentido, Celis contó que vendió cocaína “por una cuestión de necesidad”. Recordó que al negocio se lo ofreció en el penal de Federal una persona que no quiso nombrar para proteger a su familia. Luego, contó que en Santa Fe ocurrió el robo de 15 kilos de cocaína y los dueños de la droga se lo reclamaron a él y a su ex pareja Luciana Lemos, alias Lu, Lupe o Lupita. Celis sostuvo que la droga valía 150.000 pesos el kilo y que ellos tenían que devolver el valor de los 15 kilos. Así, dijo que “la cocaína que compraba para vender era a consignación. Toda la plata que generaba se iba a Buenos Aires, por eso le decía a Luciana que fuera al municipio” a reclamar que le reintegraran parte del 1.042.000 pesos que había aportado en la campaña 2011.

 

RECLAMO

Si bien Celis desvinculó a Varisco de la comercialización de estupefacientes –“hay personas que están detenidas hace más de un año y no tienen nada que ver en esta causa, Varisco, Hernández, Bordeira, quiero dar fe de ellos” precisó–, no tuvo piedad al contar que el intendente le mintió y no le cumplió nunca con alguna de las cosas que le prometió a cambio de su aporte. Así, manifestó que “con ellos tengo muchos problemas a nivel político”. También dijo: “No sé porque Luciana Lemos los involucró”, reiteró que “nunca” le vendió drogas a aquellos y dijo que “es imposible que Varisco haya comprado porque no consume”. En relación a cómo aparecen los funcionarios municipales en un cuaderno que fue secuestrado en la casa de Luciana Lemos, Celis contó lo que Lemos le dijo. Así, manifestó que aquella le relató que en una ocasión que salió de la Municipalidad la siguió un auto y se asustó mucho, por lo que cuando llegó a su casa tomó el cuaderno y cambió los nombres de las personas que estaban allí por los de los funcionarios municipales.

 

POLÍTICO

Celis recordó que el acuerdo político comenzó con la UCR y luego se trasladó a Cambiemos. También dijo que lo fueron a buscar varios hombres de distintos partidos. Así, mencionó a “Carlos Halle” y a “Fabián Rogel”. Precisó que aportó 60 remises que logró juntar entre los miembros del Movimiento Vecinalista del Oeste (MVO) que “quería que la gestión de Blanca Osuna cambie porque era un desastre”. Celis sostuvo que “cuando empezó la campaña no tenían ni para hacer afiches” y añadió que aportó “1.042.000 en total”, de los que el intendente Varisco le dijo que “los iba a devolver duplicado”. También manifestó que le respondieron desde el MVO que por el tiempo que pasó le iba a reclamar “el 60 por ciento, más la inflación. Esos son los 2.000.000 que le reclamamos, que es el trabajo de la gente, todos colaboramos para que Varisco sea intendente”. Celis se lamentó del acuerdo político con Varisco: “Yo puse la cara por Varisco en muchos barrios, la verdad es que quedé mal, voy a tener que pedir perdón cuando salga”.

Celis negó que, como sostuvieron varios testigos, manejara la Unidad Municipal N° 2. “No tenía poder, tenía compromiso con la gente. La única manera era ir a la Unidad 2 y presionar para que se cumplan los servicios”, señaló. También dijo que acordó con Varisco que Rivero se hiciera cargo de la Unidad, y que decidió ayudarlo porque lo vio “débil”.

INDAGATORIAS

Ayer también declaró Gastón de la Fuente, acusado por su rol de colaborador, logística del transporte aéreo en la causa Avioneta narco. Reconoció que conoce a Miguel Ángel Celis, alias Titi, imputado por su rol de organizador, proveedor, financiador, en aquella causa, a quien conoció en Carlos Paz. También dijo que a Facundo Larrosa, acusado como asistente, colaborador, lo conoció porque era amigo de Titi Celis; y que a Luis Céparo, a quien se endilga los roles de colaborador, transporte aéreo, “no lo he visto nunca, ni lo conozco”.

Renzo Bertana, hijo del corazón de Tavi Celis, imputado como asistente, colaborador, negó los cargos en su contra y relató el contexto que lo terminó involucrando en la mega causa. Recordó que cuando Celis, a quien mencionó como “papá”, quedó preso por el robo en Diamante él se hizo cargo de los comercios del padre y de llevar los hijos que aquel tuvo con Orundez Ayala y Lemos a visitarlo a la cárcel. El joven refirió un incidente que le costó la relación con Celis, episodio que le causó mucho dolor.

Juan Manuel Gómez, acusado por su presunto rol como adquirente, revendedor en la causa Narcomunicipio, negó formar parte de “ninguna organización” y sostuvo que su apodo no es Nacho o Nachito, que de pequeño su apodo es Coti o Cotito. La aclaración tiene relación con que en los cuadernos de Lemos se observan los apodos Nacho y Los Nachitos. Sostuvo que conoció a la mayoría de los imputados en el penal, añadiendo que a Jonathan Jesús Heintz, adquirente, revendedor, en aquella causa, lo conoce “desde hace 10 años porque es vecino de mi señora”.

A su turno, Nahuel Celis, sobrino de Tavi Celis e hijo de Eduardo Celis, alias Cholo, imputado como almacenador, colaborador, asistente, vendedor en la causa Narcomunicipio, y Wilber Figueroa Lagos, acusados respectivamente por sus roles de colaborador, asistente, y proveedor, respectivamente; se desvincularon de las acusaciones. Celis, dijo “soy inocente” y Figueroa Lagos “nunca traje droga a Paraná y nunca le traje droga a la señora Lemos”.

Nueva audiencia en la megacausa