25 C
Paraná
miércoles, enero 29, 2020
  • Deportes
Más

    Patrón jugó mal en el debut de Álvarez y perdió

    El Negro cerró un semestre para el olvido. Gabriel Díaz en contra de su arco marcó el único tanto del partido. El Santo terminó con 10, por la expulsión de Dardo Miloc sobre el final del primer tiempo. Germán Delfino fue el encargado de impartir justicia. Se vienen las vacaciones, la pretemporada y mucho para mejorar. Quedan 18 partidos y está en zona de descenso. Cuando se reanude el campeonato visitará a Banfield.

     

    Juan Manuel López | jlopez@eldiario.com.ar

    Se fue el 2019 de la peor manera para Patronato, volvió a perder este lunes, en este caso estirando a once la sequía de triunfos. Solo tres puntos de los últimos 33, muy poco.

    Gustavo Álvarez dirigió su primer partido y fue con el píe izquierdo. Pero no hay que caerle al DT, que tiene el crédito suficiente para trabajar en la próxima pretemporada buscando lo que desea del equipo y pudiendo incorporar.

    Patrón perdió ayer 1 a 0 ante Vélez Sarsfield en el estadio Presbítero Bartolomé Grella, en el marco de la 16ª fecha de la Superliga Argentina de Fútbol. El juego contó con el arbitraje de Germán Delfino, que otra vez fue polémico.

    El gol del partido fue en contra de la propia  vaya Rojinegra. Gabriel Díaz quiso despejar un centro de Thiago Almada y la terminó metiendo dentro de su arco.

    Sobre el final del primer tiempo el Negro quedó con 10 por la expulsión de Dardo Miloc, que por doble amarilla debió dejar la cancha antes de tiempo.

    ARRANCÓ BIEN. Si bien Vélez tuvo una clara que contuvo Ibáñez en el primer palo, el partido arrancó con Patrón bien parado, jugando en campo de la visita. El equipo de Heinze, parado con un esquema 4-3-3 tenía el balón en el fondo, pero le costaba encontrar claridad. El Negro presionaba  y buscaba ser intenso, aunque también carecía de ideas. Por la derecha estaba el negocio, ahí Compagnucci hacía diferencias y tiraba buenos centros. El Negro también jugaba con el dibujo 4-3-3.

    LO ABRIÓ VÉLEZ. El partido era parejo y estaba abierto. En las dos áreas se arrimaba peligro pero faltaba claridad. Almada arrancó por la derecha pasado los 20´, como extremo por ese sector, tiró un centro al corazón del área y Díaz, que en su intención de despejar, la metió en el arco de Ibáñez. En 23´ la visita ganaba el partido en Paraná.

    PERDIDO. Lo bien que estaba haciendo Patrón antes del tanto rival, lo perdió. El local seguía complicado con el contragolpe, encontraba espacios y podía liquidarlo. Patrón estaba perdido, nadie se hacía cargo del balón, la intensidad bajó y la presión no surgía efecto. Era complicado el panorama del Rojinegro llegando al final de la PT.

    EL PEOR PANORAMA. Patronato no jugaba bien. Faltaban ideas. La precisión no existía y para colmo de males, sobre el final del primer tiempo Miloc cortó con falta un embate velezano que terminó en amarilla. El volante central estaba amonestado y se fue expulsado. Panorama difícil para afrontar el complemento. Con un menos, con un rival que estaba bien y sin ideas ni precisión.

    SALIÓ A BUSCAR PROTAGONISMO. Lemos ingresó por Chicco. Con uno menos el esquema era 4-3-2. Había que salir a buscar el partido. El Negro le puso intensidad a los primeros minutos y exigió sobre el área del equipo visitante. Un par de centros que no pudieron ser conectados, alguna aparición de Tarragona que no definió cuando tenía que hacerlo fueron los primeros intentos. Ante un rival que estaba parado para contragolpear, pero no era preciso.

    COMENZÓ A MOVERLA. Pasado los 15´ Heinze, tras analizar los primeros minutos de Patrón, metió cambios, buscando tener mejor control de la pelota. Las variantes dieron resultado rápido, los dirigidos por el crespense movieron el balón y llegaron a posición de gol en varias ocasiones. Gimenez, Janson, Almada tuvieron sus chances y no pudieron ampliar el marcador.

    El tramo final del partido fue sin demasiadas luces. Patronato intentó por obligación, pero sin fuerzas y sin ideas. Quedo todo el tiempo expuesto al contragolpe, que Vélez no pudo aprovechar.El partido se fue con la sensación de que lo mejor que le podía pasar a Patronato es que termine el 2019, que lleguen la vacaciones, que se renueven energías y que la dirigencia pueda traer los refuerzos necesarios para que Álvarez encuentre herramientas para las 18 finales que va a tener en el 2020. Siete por la SAF y 11 por la Copa de la Superliga.

     

     

    Patronato perdió ante Vélez y se fue al receso en zona de descenso

    Lo más leído