22.1 C
Paraná
lunes, agosto 3, 2020
  • Nosotros
Más

    Los “terceros en discordia” definen prioridades legislativas

    La recolección de residuos sólidos y el servicio de transporte público son indicadores de problemas urgentes que los concejales Anabel Beccaria y Emiliano Murador pretenden que el próximo cuerpo legislativo aborde de manera integral. Los ediles son parte de una primera experiencia política, al calor de Paraná Futura, una propuesta que buscará proyectarse al resto de la provincia.

     

    REDACCIÓN EL DIARIO

    [email protected]

     

    Una de las notas destacadas de las últimas elecciones ha sido la irrupción en el escenario político de la ciudad de una fuerza autónoma, con fuerte presencia de ciudadanos jóvenes y de mediana edad, que no surgió como producto de un desprendimiento de las expresiones partidarias tradicionales y que, de hecho, las cuestiona tanto en sus métodos como en sus resultados. La experiencia de la lista “Paraná Futura”, cuyas propuestas aún están on line, derivó en la obtención de dos de las quince bancas que estaban en juego.

    Mientras, en términos territoriales procuran convertirse en una fuerza provincial, los representantes institucionales del sector en la capital han definido una agenda legislativa, con prioridades surgidas al evaluar lo urgente pero incorporándolo a la necesidad de abordarlos de manera integral.

    “Somos los concejales electos de Políticas para la República, un espacio nuevo en la consideración de la ciudad pero con ocho ya en los que nos dedicamos a prepararnos y a construir las propuestas y plataformas de gobierno”, dijeron Anabel Beccaria y Emiliano Murador, en visita EL DIARIO, al apuntar que “nuestro lema es ética, saber y voluntad, en contraposición a desidia, corrupción y mediocridad de las expresiones políticas tradicionales.

     

    –¿Cómo evalúan el rol que ha desempeñado el Concejo?

    –Es un espacio institucional clave. Está llamado a ser expresión de la pluralidad y la búsqueda de consensos. A ese camino hay que transitarlo proponiendo ideas y estando abiertos a sugerencias para mejorarlas, con la intención de alcanzar las mejores soluciones para la ciudad y la ciudadanía.

    Creemos que en los últimos cuatro años y antes también, se ha visto poco de eso: el mayor interés pareció puesto en resolver cuestiones intestinas, partidarias y no advertimos que haya habido un marcado afán en habilitar espacios de propuestas superadoras. La ciudad que hoy padecemos es consecuencia de toda esa forma de ver las cosas.

    Nos interesa que el debate de ideas se dé dentro y fuera del Concejo, en relación con los vecinos y las organizaciones de la sociedad. En ese sentido, estudiaremos todos los proyectos que se presenten, los analizaremos, intentaremos mejorarlos; y aspiramos que el resto de los concejales haga lo propio con las iniciativas que promovamos.

     

    –Los problemas de la ciudad están a la vista…

    –Basta con salir a la calle para toparse con los síntomas, como la anómala gestión de residuos sólidos o el deficiente servicio del transporte público. Pero lo que tenemos responsabilidades debemos advertir que el problema es más profundo y debemos apuntar allí: la falta de respeto al ciudadano, la carencia absoluta de planificación y la ausencia de un ordenamiento básico.

    Hay una serie de urgencias que reclaman nuestra atención a gritos, pero creemos que mientras se afrontan hay que aspirar a un modelo de ciudad que conecte la actualidad con las transformaciones de mediano y largo plazo, estructurales.

    Dada la situación económica financiera del municipio, hemos decidido centrarnos en problemáticas puntuales, para abordarlas conforme un programa integral, de aplicación gradual y progresiva, donde lo urgente y el modelo de ciudad no son nociones incompatibles.

     

    –¿Cuáles son esas problemáticas puntuales que consideran prioritarias?

    –La gestión de residuos sólidos urbanos y la movilidad urbana.

     

    –Movilidad, no transporte…

    –Movilidad es un concepto más amplio, abarca a todos los actores y a diferentes aspectos. La mirada integral permite que la solución de un problema puntual no derive en nuevos trastornos.

    La movilidad es un asunto complejo e involucra a todos los que nos movemos en la ciudad. Nos interesa insistir en la multimodalidad como base o fundamento, que involucre a los colectivos, pero también al tren, a los vehículos particulares, a los taxis y remises y, naturalmente, al ciclista y al olvidado peatón. La integración de esos subsistemas tiene que producirse desde la perspectiva del usuario, del ciudadano.

    Proponemos en ese sentido que, como sugiriera el BID, los terrenos del ferrocarril, le sumen a la estación de trenes, una terminal de ómnibus de media y larga distancia y que, allí mismo y en distintos puntos de la ciudad, se constituyan nodos de trasbordo e intercambiadores de movilidad.

    Consideramos que esa nueva centralidad permitirá resolver muchas dificultades y desarrollará un sector olvidado. Las definiciones sobre tarifa, recorrido y frecuencia de los colectivos, sustentabilidad del transporte privado (taxis y remises), la jerarquización de los espacios para el ciclista y las mayores garantías para lo que denominamos ‘caminabilidad’ en la ciudad, deben ser tomadas desde esta mirada integral y multidimensional.

     

    –Habían mencionado los residuos, anteriormente…

    –Sí, es otro servicio básico que la ciudad padece. La basura y el transporte son problemas fundamentales y urgentes que Paraná debe resolver. Pero, nuevamente allí, no se trata sólo de asegurar que los camiones vuelvan a recolectar los residuos con alguna asiduidad, sino de integrar ese gesto administrativo elemental de parte de la Municipalidad a un programa que tienda a generar menos basura, a producir la separación domiciliaria en origen, a considerar la basura como un bien que permite un reaprovechamiento parcial y asegurarnos que lo que llegue al relleno sanitario sea la mínima expresión del total, porque si no en poco tiempo el proyecto se agotará.

    Y, naturalmente, hay que ser conscientes de que el tema tiene un componente social que debe ser atendido.

     

    El problema de la basura

     

    –¿Cómo sería la separación en origen?

    –Distinguimos tres tipos de residuos. Los orgánicos (pasto, hojas, yerba, frutas y verduras, podas chicas); los reciclables limpios (luego de consumir un yogur, por ejemplo, habría que lavar el envase para extraer desechos de alimentos); por último, estarían aquellos residuos que quedan fuera de estas dos categorías: un papel film o aluminio usados, una caja de cartón para pizza que queda sucia, que podrían reciclados en la planta mediante algún procedimiento.

    La separación domiciliaria en origen es clave para que el sistema sea sustentable y produzca el máximo provecho. La gente cumple a medias porque el municipio está ausente, no educa, no concientiza y cuando junta la basura lo hace al bulto, lo que mella la actitud de lo que voluntariamente separan en sus casas. Esto debe ser una política de Estado: la separación en los domicilios, la reorganización de la recolección, la instauración de mayores controles y la detección de generadores particulares de basura, como los bares y restoranes, pollerías y pescaderías, por poner algunos ejemplos.

     

    A días de la entrega del mando, Varisco anunció acuerdo con Nación por el Puerto

    A días de la entrega del mando, Varisco anunció acuerdo con Nación por el Puerto

    Lo más leído