Doce años de prisión para Céparo por delitos de lesa humanidad

145
En la puerta del juzgado se realizaron intervenciones artísticas. Foto. Sergio Ruiz.

Estaba acusado de ser partícipe necesario en la aplicación de torturas, por la privación ilegítima de la libertad en abuso de sus funciones y agravado por la utilización de violencia y amenazas.

Redacción El Diario | [email protected]

En el marco de los juicios de lesa humanidad celebrados en la provincia de Entre Ríos, en la mañana de este viernes el Tribunal Oral Federal de Paraná condenó al ex policía de la provincia Atilio Ricardo Céparo a la pena de 12 años de prisión.

En la puerta del juzgado se realizaron intervenciones artísticas, y además los organismos de derechos humanos celebraron la sentencia.

El tribunal condenó al ex policía de Entre Ríos al entender que fue participe secundario del delito “Privación ilegal de la libertad, con abuso funcional, agravada por violencia y amenazas” (Art. 144 bis, inc. 1 y último párrafo del C.P.) y coautor de “Vejaciones y apremios ilegales” (Art. 144 bis, inc.2 del C.P.).

A su vez, lo inhabilitó especialmente por doble tiempo para ejercer la función pública. El lunes 16 de diciembre a las 9 serán presentados los fundamentos de la sentencia.

La causa tuvo esta vez la particularidad de contar con tres víctimas mujeres: Marta Inés Brasseur, Maria Cristina Lucca y Graciela Inés López.

Organismos e instituciones de derechos humanos hicieron hincapié en la cuestión de género suscitada en este caso y los nuevos enfoques que inscriben los tormentos en el marco de la violencia de género.

El juicio se inició el pasado 17 de octubre, durante las primeras sesiones la defensa solicitó que se declare a Céparo fuera de sus facultades mentales, pero la jueza desestimó el pedido.

Desde los organismos de derechos humanos y las querellas entienden que esto forma parte de un modus operandi que se repite en una gran cantidad de casos a nivel nacional.

El objetivo sería victimizar al victimario, haciéndolo pasar por un anciano y fuera de sus cabales para declararlo inimputable.

Por su parte el fiscal José Ignacio Candioti solicitó la pena de 14 años de prisión para Céparo mientras que la defensa pidió su absolución.

La jueza Noemí Berros, quien contextualizó los delitos en el marco del terrorismo de estado ocurrido entre 1975 y 1983, entendió que el ex policía deberá cumplir la prisión en su domicilio.

Según manifestaron desde los organismos de derechos humanos, una de las pruebas fundamentales fueron los registros de la directora de la Unidad Penal numero 6 de mujeres de Paraná, quien anotó detalladamente los movimientos de las tres presas y de los funcionarios de las fuerzas armadas que venían a buscarlas y también los tormentosos estados anímicos en que las mujeres regresaban al penal.

En los libros de guardia figuran los nombres de Céparo y el fallecido Zapata, quien también es un ex policía de la provincia pero que murió en vísperas de ser sentenciado en la causa “área Paraná”.

Esta es la segunda sentencia por crímenes contra la humanidad que recibe Céparo, el hombre ya había sido condenado a 11 años de prisión durante el año 2016.

La causa se originó a partir de la denuncia de una mujer secuestrada en el sanatorio La Entrerriana, donde trabajaba cuidando a una mujer oriunda de La Paz.

El marido de ésta fue quien reconoció a Céparo y se lo comentó a la mujer secuestrada. La victima lo denunció en la APDH con la vuelta a la democracia, pero debió esperar hasta el 2016 para poder verlo en la justicia. Ahora deberá computar a esta pena la nueva sentencia de 12 años.

En la puerta del juzgado, organismos de derechos humanos dijeron presente, colocando carteles con las imágenes de los detenidos desaparecidos de Entre Ríos.

También se realizó una intervención artística por parte de estudiantes de Artes Visuales, quienes habían participado durante el proceso judicial escuchando los testimonios de las victimas.

Alrededor de las 11:30 se leyó el veredicto, que hizo estallar en aplausos a los participantes. También se vio a las víctimas brindarse cálidos abrazos.

 

En la puerta del juzgado se realizaron intervenciones artísticas. Foto. Sergio Ruiz.

 

Nueva percepción

Lucía Tejeira, abogada del movimiento de derechos humanos, consultada por EL DIARIO sobre el fallo señaló que: “Con la sentencia de hoy estamos satisfechos y contentos. El fiscal hizo un excelente trabajo, un alegato contundente en relación a las pruebas. Nosotros intervenimos desde el Registro Unico de la Verdad, como amigos del tribunal, por lo cual no pudimos alegar”

En relación a la incorporación de la perspectiva de género destacó que “nos parece importante, valoramos que se estén juzgando hechos de hace 40 años pero con criterios actuales, en este caso el de la perspectiva de genero, entendiendo que si bien no se les imputaba el delito de violencia sexual nosotros no podemos dejar de decirlo, ya que las tres victimas eran mujeres. Muchas de ellas resaltaron esas perspectivas con las que ahora ven algunos hechos de los que fueron víctimas, hacen una nueva percepción de lo que antes consideraban una tortura, ahora lo consideran una tortura pero por su condición de ser mujer; vejaciones, violaciones, la desnudez forzada, etc.”.

 

 

Comienza el juicio contra el expolicía acusado de privaciones ilegítimas durante la dictadura