El flamante DT del Santo comenzó este martes y ya dirigió su primera práctica en el estadio Presbítero Bartolomé Grella. Luego tuvo su primer encuentro con la prensa paranaense y vertió sus primeras sensaciones. “Para mí es un honor y un orgullo dirigir en esta institución”, dijo el coach bonaerense.

No tendrá una misión nada sencilla, pues en las fechas que restan deberá hacer que su nuevo equipo sume la mayor cantidad de puntos posibles para lograr la permanencia en la Superliga del fútbol argentino. Para ello deberá trabajar mucho en lo futbolístico, pero también en lo anímico, pues se trata de un plantel que viene golpeado por los malos resultados y además porque casi siempre mereció más de lo que cosechó.

En este marco, este martes puso manos a la obra el flamante entrenador de Patronato, Gustavo Álvarez, quien inició un nuevo ciclo en el equipo paranaense con un partido en el horizonte (el lunes frente a Vélez), pero fundamentalmente con la pretemporada en la cabeza con el objetivo de trabajar la mayor cantidad de horas posibles con sus nuevos dirigidos.

Un rato antes del entrenamiento de ayer, Álvarez llegó a las instalaciones del estadio Grella y lo hizo junto a parte de su cuerpo técnico: Sebastián Cano (asistente), Facundo Peralta (preparador físico) y Nicolás Biondi (asistente). Ya en el club se unión a Exequiel Paoloni (preparador físico) y Damián González (a cargo de los arqueros).

Posteriormente, junto a los dirigentes Miguel Hollman y Esteban Quindoz, fue presentado al plantel que lo esperaba en el verde césped del estadio Presbítero  Bartolomé Grella.

Después llegó la hora de los primeros movimientos, allí los futbolistas que habitualmente son titulares hicieron trabajos físicos bajo las órdenes de Peralta, mientras que los suplentes, tuvieron minutos de fútbol con la Reserva que conduce Gabriel Graciani.

En el poco trabajo con pelota, rápidamente se vio la mano del entrenador, al menos en la formación de los jugadores que no venían siendo titulares con Sciacqua, ya que paró a varios hombres con características ofensivas. Además se lo vio todo el tiempo dando órdenes y arengando, sobre todo a los juveniles de la entidad paranaense.

Después, conferencia

Luego de su primera práctica al mando del Negro, Álvarez fue a la sala de conferencias y tuvo su primer encuentro con la prensa de la capital entrerriana.

“Para mí es un honor y un orgullo dirigir a Patronato, se trata de un club muy serio de la Superliga, que tiene un mérito importante el cual construyó a lo largo de los últimos años. Sé que se trata de una institución organizada y con buena gente”, argumentó en el inicio el nuevo entrenador.

Más adelante fue consultado acerca del momento de su carrera en la que llega esta nueva chance, al respecto manifestó: “Me toma con la premisa de crecer en el día a día, además con un objetivo personal que coincide con el del club que es hacer una gran campaña y así mantener el lugar que Patronato merece en la Primera División”.

-¿Con qué plantel te encontraste?

-De hombres, todos acostumbrados a batallas importantes dentro de la cancha y  que en todas las fechas del torneo se entregó el máximo en busca de la victoria, pero por distintitas circunstancias lo hizo con una cosecha de puntos menor a la que mereció.

En otro tramo de la conferencia de prensa, el DT bonaerense se refirió al entrenador saliente. “Quiero detenerme y destacar el gran trabajo que llevó adelante Mario (Sciacqua), la verdad es que tengo una gran admiración por él, tanto en lo personal, como en lo profesional. Él armó un muy buen plantel y que obtuvo menos puntos de lo que mereció”.

Ya en el cierre, Álvarez contó que presenció el partido del domingo en el Nuevo Gasómetro y contó: “Vi una constante de lo que le viene pasando a Patronato en el torneo, un equipo que propuso, que fue agresivo en ataque, y que padeció un resultado injusto”.

Y cerró: “Por situaciones en cada uno de los arcos, lo de Patronato fue superior a San Lorenzo, pero el resultado fue otro por esas cosas que tiene el fútbol”.