Nueva audiencia en la megacausa

0
116

Tres funcionarios de la Municipalidad debilitaron un informe de la División Lavado de Activos de la Federal.

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

César Ferrari, Eduardo Campdesuñé y Viviana Politti, tesorero, contador general y subcontadora General de la Municipalidad de Paraná, respectivamente, declararon en relación a un informe que realizó la División Lavado de Activos de la Policía Federal, con la información que le requirió el juez federal Leandro Ríos y les fue aportada por los distintos organismos de la comuna allanados por orden de aquel.

El informe fue respondido oportunamente por los defensores del intendente de Paraná, Miguel Ángel Cullen y Rubén Pagliotto, que consta en el expediente de la causa Narcomunicipio. Allí, sostienen que el informe consta de “libres interpretaciones que sobre el mismo efectuara” el juez, y cuestionan que “el mentado dossier contiene una serie de afirmaciones, no solamente inexactas, imprecisas, contrarias a la ciencia de la administración y la contabilidad públicas, sino también  totalmente alejadas de la realidad y de la prueba documental habida en la Municipalidad y  que fuera analizada por la propia fuerza, a través de una división supuestamente conformada por cuadros técnicos de jerarquía”.

Ayer, los funcionarios aportaron información y documental que abona la hipótesis de descargo y brindaron detallados relatos de los trámites burocráticos que se deben respetar para cobrar una orden de pago por cualquier concepto.

Así, pusieron en crisis que se hubieran realizado pagos duplicados y contrataciones irregulares de servicios y personal. Ferrari sostuvo que los pagos se realizan de acuerdo a una normativa que los autoriza. El contador dio precisiones respecto de lo que en la jerga bancaria se denomina “cuenta espejo”.

Allí, según explicó, se ingresan en la caja de la Municipalidad, mediante cheques, las retenciones que por distintos motivos se les realizan a los empleados de la comuna, despejando así las dudas respecto del destinos de millones de pesos.

Ferrari se defendió de la publicación de una información que dio cuenta que cobró un cheque “autolibrado”, según surgió del informe de la Federal. El contador presentó pruebas que recolectó en el Nuevo Banco de Entre Ríos, que demuestran que el cheque se depositó en aquella entidad y por un error que atribuyó al cajero del banco, se hizo efectivo. Dijo que el empleado fue sancionado por aquella anomalía.

Sostuvo que el cajero no utilizó la cuenta espejo, que explicó, se usa para reflejar los cheques, para débitos y créditos, del mismo titular. Ferrari dijo que el cheque se depositó y añadió que el cajero se equivocó al operar en efectivo. En un tramo de su declaración manifestó que “el perito inventó esa información”.

Inconsistencias

Campdesuñé suscribió el informe que presentaron Cullen y Pagliotto. Su testimonio fue más técnico y preciso que el del tesorero y apuntó lo que consideró “inconsistencias en el informe de los peritos”. En relación a las contrataciones que se realizaron para el evento Tecnópolis, el contador señaló que el informe de la Federal no “tuvo en cuenta todo el procedimiento de contrataciones del evento”.

Así, explicó que la licitación la ganó una empresa de Buenos Aires que a pocos días del evento informó que no podría cumplir con el contrato y pretendió cambiar los puntos acordados en el pliego, por lo que se acudió en contratación directa a la empresa local que salió segunda en el proceso licitatorio. En este sentido, explicó las supuestas irregularidades, apuntadas en el informe de la Federal, en la contratación de vallas y baños químicos para el evento y el correspondiente pago.

Respecto de la duplicidad en algunos pagos de órdenes, el contador afirmó que no las hubo. Así, explicó que las publicidades se realizan por vía de excepción, no por licitación, y precisó que desde la comuna se brindó en papel toda la información que se le requirió a su área, negando haber entregado información en un pendrive con listados de publicidad y un apartado con órdenes de pago.

En este sentido, sostuvo que el informe contiene conclusiones que no se condicen con la información que está guardada en los sistemas informáticos de la comuna. En otro punto que no coincidió con el informe de cargo, que sostuvo que 28.000.000 de pesos destinados a publicidad entre septiembre de 2017 y mayo de 2018 eran “excesivos”, Campdesuñé sostuvo que la conclusión de los federales “es subjetiva”, añadiendo que la cifra, respecto del Presupuesto de la Municipalidad, no le pareció “significativa”.

Desmentida

A su turno Politti recordó que tomó parte del informe que respondió al de la Federal para “aclarar puntos en los que no coincidía con el informe”. Así, sostuvo que le llamó la atención el señalamiento de la duplicidad de las órdenes de pago “porque nos toca directamente”. En este sentido, recordó que “desmentimos que hubo duplicidad”. La funcionaria llegó a manifestar que “no sé de dónde sacaron ese dato, está mal”, en relación a una supuesta situación de duplicidad en el pago de una orden.

Evidencia

La declaración de los testigos fue tan contundente que la presidenta del Tribunal llegó a exclamar que lo que estaba sucediendo en la audiencia era insólito, en relación a la nueva evidencia, de carácter técnico, que se estaba incorporando en el juicio. Así, en varias ocasiones señaló que era mucho el caudal de información que se estaba vertiendo, por lo que al Tribunal se le dificultaba procesarlo y realizar las preguntas correspondientes. La defensa solicitó que se incorporara como nueva evidencia, pero Fiscalía se opuso por considerar fuera de tiempo el pedido. El Tribunal adelantó que dará a conocer hoy su decisión.

Yo no fui

Sergio Baldi declaró ayer y negó ser la persona que el sargento de la Federal Carlos Frías sostuvo haber escuchado en las conversaciones que a la sazón, determinaron su procesamiento. “Cómo voy a hacer eso si estoy preso desde 2014” manifestó Baldi para responder a la acusación que sostiene, “falsamente” según él, que entre el 16 de marzo y 28 de mayo de 2017, comercializó “en forma conjunta y organizada con otras personas imputadas en dicho expediente ideológicamente fraguado, y con otras personas cuya identidad y rol aún no se ha podido establecer estupefacientes marihuana, en diversas cantidades, asumiendo y ejerciendo diversas funciones de provisión, organización, distribución, logística de transporte aéreo, logística de transporte terrestre, aprovisionamiento, almacenamiento, fraccionamiento, abastecimiento y venta del referido tóxico a consumidores particulares y a pequeñas organizaciones dedicadas a la comercialización de estupefacientes”.

Baldi, que es defendido por Marta Böhm, también negó conocer a Daniel Celis, alias Tavi, y su hermano Miguel Ángel Celis, alias Titi, desde antes de estar presos en la Unidad Penal N°1 de Paraná.

El imputado negó haber tenido en su poder un celular: “No tengo celular, nunca tuve” y dijo que pudo haber llamado desde el teléfono fijo de la cárcel, del que dijo que “está intervenido y van a salir mis llamadas”.

Baldi negó ser la persona que habla con un hombre identificado como “Chavo” que está preso en Santa Fe. También negó ser quien habló con otro imputado en la causa, al que le dijo que el jefe, en relación a Celis, fue intervenido quirúrgicamente. “No soy yo” insistió.

Investigador interpretó que había un acuerdo político entre Varisco y Celis

Megacausa: Un testimonio explicitó disímiles miradas de los relatos de testigos

Revelaron que Celis daba órdenes de gestión comunal desde la cárcel