Home, Paraná

El río sigue muy bajo: 1,60 metros

El poco caudal en el puerto de Paraná persiste y pone en alerta el suministro de agua potable por la rotura de una de las bombas de la Toma Nueva. Es el nivel más bajo desde el año 2009.

El último registro de la Prefectura Naval en el puerto de Paraná fue de 1,60 metros, el nivel más bajo desde 2009, y los bancos de arena emergen frente a la costa paranaense producto del escaso caudal del río.

Según los datos históricos, relevados por la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), esta bajante es el noveno nivel más bajo de los últimos 30 años.

En diálogo con EL DIARIO, Ignacio Cristina, investigador del Centro de Informaciones Meteorológicas de la FICH, recordó la marca más baja del 2009 e indicó que el nivel crítico se sostuvo en el puerto de Paraná desde fines del 2008 hasta mediados de siguiente año.

En la actualidad, el nivel inferior a los 2 metros se registró el 24 de julio (1,98 mts), si bien después tuvo altibajos, la tendencia fue siempre decreciente.

A su vez, el pronóstico del Instituto Nacional del Agua (INA) indica que para el 2 de octubre el nivel crecerá hasta los 1,70 metros, lo que significará un poco de alivio.

Desde la Municipalidad se informó que “en una de las bombas que está comprometida no es necesaria la draga sino que con una retroexcavadora hay que perforar, pero eso significa tener que sacar la bomba y generar un corte de agua importante, eso tratamos de evitar. Sería como última alternativa”, precisó Roberto Sabbioni, titular del Centro Integrador de Servicios Ciudadanos de Paraná, ante la consulta de EL DIARIO.

Respecto a los sedimentos que deja la bajante, Sabbioni destacó que en el lugar de la Toma Nueva intervino, a fines de julio, personal del equipo de la sección buceo de la Dirección de Operaciones y Seguridad.