El arrecifeño terminó cuarto en el Gran Premio Coronación celebrado en Neuquén y le alcanzó para levantar la corona por tercera vez consecutiva. El paranaense luchó a lo largo de la competencia, arribó sexto, pero no le alcanzó para quedarse con la Copa de Oro. El ganador fue el Pato Silva.

El piloto Agustín Canapino (Chevrolet) se consagró por cuarta vez como campeón del Turismo Carretera, al finalizar cuarto en la competencia desarrollada en la localidad de Centenario, provincia de Neuquén, por la quinta y última fecha de la Copa de Oro. Por su parte el paranaense Mariano Werner (Ford) batalló a lo largo de la competencia, pero el sexto puesto no le alcanzó para coronarse por primera vez en la categoría más convocante del automovilismo en la Argentina.

En tanto que la prueba fue ganada por el chaqueño Juan Manuel Silva (Ford), escoltado por el marplatense Lionel Ugalde (Ford) y el bonaerense Valentín Aguirre (Dodge)

La carrera

En el arranque, Emiliano Spataro hizo unos metros delante del pelotón pero el Torino comenzó a retrasarse con un problema en la transmisión (se cortó un palier), por lo que Valentín Aguirre heredó la punta. Canapino, en tanto, quedó noveno detrás de Sergio Alaux.

Pero la velocidad se interrumpió en la tercera vuelta, cuando en una trifulca, tras un despiste de Santiago Mangoni, Mathías Nolesi se encontró con el Chevrolet de Diego De Carlo cruzado en la pista y quedaron marginados de la final.

Al momento del relanzamiento, se cortó la luz en el autódromo y se largó con bandera argentina, algo que le jugó en contra a Aguirre, quien perdió el liderazgo (y el campeonato) ante Juan Manuel Silva y Lionel Ugalde. Urcera, por su parte, padeció ante Juan Pablo Gianini y Facundo Ardusso, mientras que Canapino superó a Juan Cruz Benvenuti y a Gastón Mazzacane en la caótica largada, se metió séptimo y se encaminó hacia su cuarta corona.

En el noveno giro, el auto de seguridad ingresó nuevamente por un despiste de Luciano Ventricelli, luego de un toque con Mauricio Lambiris. En el reinicio, ya con semáforo, las posiciones se mantuvieron hasta la mitad de la vuelta 13, cuando el Chevrolet se le corrió a Urcera de la línea y Canapino y Mazzacane aprovecharon para dar cuenta del rionegrino.

Cuando promediaba la prueba, Silva se les escapó a Ugalde y Aguirre, mientras que Gianini y Ardusso peleaban al milímetro por el cuarto puesto, con algunos toques incluidos, con Canapino expectante atrás. En el 23 giro, Canapino dio cuenta de Ardusso y Urcera perdió dos posiciones, tras una refriega con Mazzacane.

Dos vueltas más adelante, Canapino trepó al cuarto puesto luego de un trompo de Gianini y se aseguró el cuarto cetro en 10 temporadas.