Sigue el corte de calle que comenzó el viernes frente al Municipio

122

Empleados que se desempeñaban en distintas áreas de la Comuna mantienen la protesta por la baja de los contratos y continuarán cortando las calles Urquiza y Monte Caseros -en pleno microcentro de la capital provincial- y acampando frente a la Intendencia.

Redacción El Diario | [email protected]

La semana comenzó bastante caótica en el centro de la capital provincial debido al corte de calle que llevan adelante los trabajadores autoconvocados desde el viernes frente a la Municipalidad y que continuarán hasta tener una respuesta por parte del Ejecutivo municipal acerca de la no renovación de contratos.

“Queremos que el señor intendente se siente con nosotros y nos brinde una respuesta sobre qué va a pasar con nuestros compañeros que están en la calle”, resaltó uno de los trabajadores a EL DIARIO.

“Seguimos sin respuestas”, manifestaron los casi 200 trabajadores autoconvocados que se encuentran frente al Palacio Municipal y que hasta ayer no habían recibido ningún tipo de respuesta y atención por parte del Ejecutivo municipal.

En una jornada que fue lluviosa y bajo las carpas que se han levantado cercando los ingresos a la Municipalidad, durante todo el fin de semana los trabajadores esperaban la respuesta o el acercamiento de algún funcionario, cosa que no sucedió.

“Durante estos días no nos han dado ninguna respuesta, no se acercaron ni siquiera para ofrecernos agua, todo lo que tenemos acá es con recursos nuestros y a la lucha no la vamos a levantar hasta que no tengamos una respuesta” resaltaron los trabajadores que prefieren mantener su anonimato para evitar cualquier tipo de presión por parte del sindicato.

Cabe recordar que los trabajadores que se encuentran autoconvocados en su mayoría no pertenecen al Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales (Suoyem) y aquellos que pertenecen y acompañan esta lucha, actualmente no se sienten representados por el gremio.

APORTE

Según pudo saber EL DIARIO, el Suoyem estaría esperando que desde Nación se concrete un aporte al Ejecutivo municipal que alcanzaría para cubrir el pago de 250 contratos.

El principal problema que se plantean los autoconvocados es que se solucionarían 250 puestos de trabajo pero son casi 2.000 los que sufren actualmente la no renovación de su contrato sin ningún tipo de aviso previo.

Llega esta altura del año y la situación económica de un trabajador es mucho más compleja, incluso de varios que están esperando respuestas y que desde hace desde un mes no cobran más su salario.

Es difícil la situación y al no tener respuestas se agrava aún más, porque incluso hay personas que tenían contrato hasta el 31 de diciembre y se encontraron con que se lo rescindieron el 31 de octubre, sin notificación previa.

“Sabemos la crisis económica que atraviesa la Municipalidad, pero si Varisco sabía cómo estaba, para qué tomó gente a trabajar”, se preguntan los manifestantes.

Según indicaron a EL DIARIO, también hay malestar entre quienes están con este reclamo, porque mencionan que sería la propia hija del intendente, Lucía Varisco, quien habría dado la orden de cerrar los ingresos al Palacio Municipal, donde quienes se encuentran acampando sobre calle Corrientes iban al baño o buscaban agua.

La comuna presentó una denuncia por la obstaculización del tránsito

La Secretaría Legal y Técnica de la Municipalidad de Paraná, presentó el pasado viernes por la noche una denuncia formal por la ocupación de la vía pública y también se remitieron las respectivas filmaciones al Ministerio Público Fiscal, las cuales acreditan la obstaculización del tránsito en calle Urquiza y Corrientes (frente al Municipio).

De todas maneras, no se detenta el uso de la fuerza pública ni las facultades que le competen a la Comuna para llevar adelante el desalojo de los manifestantes, que desde el viernes se encuentran interrumpiendo el normal tránsito vehicular por la zona, colocando y quemando cubiertas y también acampando en la puerta misma del Municipio.

Por parte de la Fiscalía, se ha informado que no van a interceder en ese conflicto con los manifestantes.

Además, el sábado por la mañana se denunció formalmente la obstaculización a la prestación del servicio de recolección de residuos, ya que los recolectores, cuando quisieron hacer su trabajo, fueron agredidos y amenazados por este grupo de personas.

Como consecuencia de ello, está en proceso la presentación de una nueva denuncia instando a que el Ministerio Público ordene a la fuerza pública que desaloje la calle para garantizar el tránsito vehicular.

«Todas las denuncias hasta ahora han caído en saco roto», se lamentan desde la Secretaría Legal y Técnica.

 

 

Trabajadores autoconvocados continúan esperando una respuesta